Basel FC 0 – 0 Sevilla FC: Emery lo deja todo para la vuelta

El Sevilla FC empató a nada en la ida de los octavos de final de la UEFA Europa League ante el Basel FC, tras un partido en el que los sevillistas controlaron la pelota y tuvieran varias (y buenas) ocasiones para marcar antes de que a poco del final Steve N’Zonzi se fuera a la calle tras ser esperpénticamente expulsado después de cometer dos faltas inexistentes, y que hizo temer al final por el empate. Todo queda por tanto fiado para la vuelta en el Ramón Sánchez-Pizjuán, terreno en el que los sevillistas se muestran intratables esta temporada.

Así parecía dispuesto por Unai Emery, quien a pesar de ver cómo su equipo dominaba y apenas pasaba apuros ante uno de los rivales más flojos que quedan en la competición, prefirió no apretar con algún cambio más ofensivo que terminara de decantar la balanza a su favor. David Soria, titular por la lesión de Sergio Rico, fue un espectador más dado el poco trabajo al que fue sometido durante el partido. Salvo un remate a bocajarro de Janko al poco de comenzar el partido (y para el que también fue espectador de excepción, pues hizo la estatua) que se marchó fuera, apenas tuvo trabajo en toda la noche.

Era el Sevilla el que dominaba la pelota en el estadio que servirá de escenario para la final de la competición. Banega mandaba en la medular, bien escoltado por Cristóforo y N’Zonzi y asistidos a su vez por Kröhn-Dehli, un fijo para Emery que no juega ni en banda, ni en centro del campo, sino en todas partes y en ninguna en concreto.

Sin embargo, ese dominio no se traducía en ocasiones. Vitolo no estaba especialmente acertado, y Kevin Gameiro corría y se fajaba con la defensa, pero muy lejos de encarar el área. Además, el recurso del balón parado parece proscrito esta temporada. Es difícil entender la directriz dada desde el banquillo de sacar en corto todo libre directo, ya sea córner o falta, a tenor del paupérrimo rédito logrado no ya en forma de goles, sino tampoco en ocasiones. Algo muy mejorable en un equipo que cuenta con auténticas torres en su plantel.

El partido caminaba hacia el final con alguna ocasión entre bostezo y bostezo, especialmente una de N’Zonzi tras espectacular asistencia de Banega u otra de Gameiro que el meta local despejó a córner.

Todo apuntaba al empate o incluso a una victoria visitante (realmente hubiese sido noticia) cuando todo se complicó a pocos minutos del final debido a la expulsión de N’Zonzi. El espigado centrocampista trataba de cortar una internada de Steffen, éste le superaba y al pasar a su lado se cobraba la falta y la primera tarjeta para el francés merced a un piscinazo. Casi al final, en una buena acción en la que ganó la pelota a Bjarnason con un ágil reverso, su brazo se despegaba del cuerpo debido a la propia fuerza del movimiento impactando levemente en la cara del futbolista del Basel. Segunda amarilla, a la calle, y a seguir quejándonos de los árbitros españoles.

Por fortuna para Emery y los suyos el gol local no llegaría, quedando el empate a nada en el marcador. Todo se decidirá en una semana en Nervión, pero queda la sensación de que un planteamiento menos reservón por parte sevillista hubiese servido para traerse la eliminatoria resuelta de donde, en unos meses, se corona al nuevo campeón de la UEFA Europa League.

Ficha técnica:

FC Basilea (0): Vaclik; Lang (Traoré, m.46), Suchy, Samuel (Hoegh, m.90), Safari; Xhaka, Zuffi; Bjarnason, Matías Delgado (Fransson, m.82), Steffen; y Janko.

Sevilla FC (0): David Soria; Coke, Rami, Kolo, Tremoulinas; Cristóforo, N’Zonzi; Vitolo (Konoplyanka, m.64), Banega (Carriço, m.92), Krohn-Dehli; y Kevin Gameiro (Fernando Llorente, m.72).

Árbitro: Anthony Taylor, inglés. Expulsó a N’Zonzi por doble amarilla en el minuto 86. Amonestó a los locales Walter Samuel y a Steffen; y a los visitantes Éver Banega, Cristóforo y Tremoulinas.

Incidencias: Partido disputado en el estadio St. Jakob Park.

Luis Vilches

Periodista sevillano, fue al fútbol por primera vez a ver a D10S y la estrella fue Rafa Paz. Vivió en Londres, entrevistó a Gabilondo, jugó en el Tomares, le quiso el Betis y le dijo a un tal Sergio Ramos (de 14 años) que era mejor que él... Ahora en Madrid juntando letras donde le dejan.

También te podría gustar...