Un 2016 mágico para el Sevilla FC

Se acaba 2016, un año mágico en el seno del Sevilla FC. Un año en el que los nervionenses volvieron a consagrarse campeones en la UEFA Europa League, al igual que en los dos anteriores. Pese a ello, se ha tratado de un año de muchísimo cambio en el seno del conjunto sevillista: cambio en el banquillo, cambio en el plantel, cambio en el modo de juego. Una circunstancia que no ha acusado el cuadro hispalense, que despedirá este gran 2016 con vida en las tres competiciones que afronta: LaLiga, la Copa del Rey y la UEFA Champions League.

El año inició con Unai Emery siendo el inquilino en el banquillo. Durante el primer semestre de 2016, el Sevilla FC se caracterizó por ser un equipo bastante fiable en las competiciones por eliminatorias que tuvo que afrontar: la UEFA Europa League y la Copa del Rey. Todo lo contrario que en el campeonato liguero, donde los nervionenses no pudieron festejar ninguna victoria lejos del Ramón Sánchez Pizjuán. Los partidos a domicilio fueron la principal losa del equipo sevillista, que en LaLiga tuvo que conformarse con ocupar la séptima posición, con 52 puntos.

Las alegrías del equipo andaluz no estuvieron en LaLiga, sino en el resto de competiciones. Tras haber cuajado una irregular participación en la fase de grupos de la UEFA Champions League, el Sevilla FC obtuvo el premio de consolación de disputar la UEFA Europa League. La competición que hizo grande al equipo, en la que había sido campeón en las dos ediciones anteriores. Un objetivo que pasó a ser prioritario para los de Unai Emery: lograr la tercera corona consecutiva, algo que jamás había podido ningún otro conjunto. Un reto que los andaluces acabaron consiguiendo: primero, clasificándose para la final tras dejar en el camino a Molde, Basilea, Athletic Club y Shakhtar Donetsk; luego, derrotando al Liverpool en el partido por el título en St. Jakob Park.

Fue el único título conseguido por el equipo andaluz, que sin embargo llegó a afrontar otra final en ese primer semestre de 2016: la de la Copa del Rey. Los sevillistas compaginaron sus buenos resultados en las eliminatorias de la UEFA Champions League con muy buenas actuaciones en el torneo del k.o., donde llegaron al partido por el título. Un encuentro disputado en el estadio Vicente Calderón, donde el equipo nervionense no pudo doblegar al FC Barcelona.

Acabada la temporada 2015-2016 se vivió un verano de gran intensidad en el seno del club. Los cambios comenzaron desde el banquillo: Unai Emery abandonó la banca sevillista, dando paso al inicio de la era de Jorge Sampaoli. El argentino daba el salto al Viejo Continente después de haber conseguido brillantes resultados en la zona de CONMEBOL tanto a nivel de clubes como de selecciones. Asimismo, hubo cambios de gran trascendencia en la plantilla, pues pesos pesados como Banega, Coke o Gameiro dejaron la nave hispalense. Bajas que el equipo consiguió cubrir con la llegada de refuerzos de calidad como Samir Nasri, Franco Vázquez, Luciano Vietto o Ben Yedder.

La era Sampaoli inició con mucha intensidad: el equipo peleó por dos títulos, en los que acabó conformándose con el subcampeonato. El primero fue el de la Supercopa de Europa 2016, en el que el Sevilla FC rozó el título: cuando el partido agonizaba, gozaba de una ventaja de 2-1 ante el Real Madrid CF. Los goles de Sergio Ramos sobre la hora y de Carvajal en la prórroga frustraron el intento nervionense de consagrarse por segunda vez en su historia campeón en este certamen. Posteriormente llegó el subcampeonato en la Supercopa de España 2016, tras no poder superar a doble vuelta al Barcelona.

No obstante, en el resto de competiciones que el equipo andaluz ha disputado bajo la dirección técnica de Sampaoli, ha mostrado una gran solidez. En LaLiga los sevillistas se han erigido en la gran alternativa a Real Madrid y Barcelona, ocupando la tercera posición. En la UEFA Champions League, los nervionenses han conseguido clasificarse para los octavos de final, logrando el segundo puesto en un grupo donde tuvieron que competir con equipos de la talla de Juventus y Olympique de Lyon. En Copa del Rey, el actual subcampeón del torneo mostró su poderío ofensivo a costa del modesto SD Formentera.

Tras golear a los baleares en el Ramón Sánchez Pizjuán en el partido de vuelta de los dieciseisavos de final, el Sevilla FC despidió 2016. Un año en el que los andaluces afrontaron un total de 64 compromisos entre seis competiciones distintas: 37 con Unai Emery y 27 con Jorge Sampaoli. Su balance fue de 32 triunfos, 13 empates y 19 derrotas, anotando 117 goles y recibiendo 77. Números positivos, que ahora el equipo tratará de mejorar en 2017. ¿Será el nuevo año igual de positivo que el que estamos a punto de dejar para los nervionenses?

Diego Belmonte

Periodista. Redactor del CD Leganés en Los Otros 18. También me puedes leer en Cadistasfinos y Proyecto Premier.

También te podría gustar...