Un arroz sin habichuelas

Está claro que el arroz de una de las canciones del verano que hemos escuchado hasta en la sopa sí tenía habichuelas. En cambio, al arroz de Moyes le falta algo. Le falta gol, juego, concentración, regularidad y puntos, sobre todo puntos. Y cuidado, porque aparte de ser soso, también se le está pasando el arroz a Moyes.

Y es que si el año pasado a estas alturas Jagoba Arrasate estaba en el alambre por llevar tan sólo 5 puntos de 21 posibles, este año Moyes no se libra por llevar uno más. Es más, la preocupación aumenta si comparamos los rivales de un año y del otro. La Real de Arrasate cosechó los 5 puntos tras jugar contra Eibar, Real Madrid, Celta, Almería, Valencia, Sevilla y Espanyol, mientras que la de Moyes lo ha hecho contra rivales, a priori, más asequibles. Únicamente ha logrado la victoria contra el Granada (último clasificado) y tres empates contra el Deportivo, Sporting y Athletic Club, y mordió el polvo contra el Betis, Espanyol y Málaga.

Dicen que los próximos cuatro partidos marcarán el destino del escocés, fácil no lo tiene ya que en el próximo se enfrentará al Atlético de Madrid, pero se esperan resultados inmediatos de una platilla que se reforzó de manera notable este verano.

Si bien es cierto, hay que decir el juego del cuadro realista ha mejorado con el paso de los partidos, pero no se está viendo reflejado en la tabla clasificatoria y siempre falla algo: cuando no es el gol, es la concentración defensiva, el juego ofensivo del equipo o portero de turno. La Real de los dos primeros partidos (Deportivo 0-0 Real y Real 0-0 Sporting) se mostró férrea en defensa y nula en ataque. En el Benito Villamarín, el equipo txuri urdin perdió por la mínima (Betis 1-0 Real) y los de Moyes volvieron a mostrar una falta de profundidad preocupante ya que no obligaron a intervenir a Adán hasta el minuto 78, y además jugaron con un hombre más todo el segundo tiempo.

En la cuarta jornada, el conjunto guipuzcoano volvió a caer derrotado (Real 2-3 Espanyol), esta vez en Anoeta. El equipo dejó buenos destellos y Agirretxe anotó el primer tanto de la temporada para poner a la Real por delante en el marcador, pero la expulsión de Rulli con penalti incluido puso cuesta arriba un encuentro que se le escapó a los donostiarras en los últimos minutos. La primera victoria llegó en la quinta jornada, en Los Cármenes (Granada 0-3 Real), donde el equipo de Moyes sí cuajó un buen encuentro aunque propiciado por los graves errores de la zaga nazarí.

El derbi se saldó con un soso y aburrido empate (Real 0-0 Athletic) en el que ambos equipos pusieron intensidad y respeto, pero poco fútbol y escasas ocasiones. Y, en el último encuentro (Málaga 3-1 Real), el conjunto vasco tuvo rachas de buen fútbol y la posesión, e incluso jugó en superioridad más de veinte minutos, pero dos errores individuales de Iñigo Martínez al comienzo del encuentro lastraron pronto a una Real Sociedad que luchó hasta el final por conseguir un punto.

Sea como fuere, la Real Sociedad de Moyes no ha cuajado un partido completo en lo que vamos de temporada y los nervios comienzan a aflorar. Siempre le ha faltado algo al cuadro del preparador escocés. La afición sigue ilusionada. La plantilla tiene calidad y fuerzas de sobra. Moyes tiene una bonita oportunidad para redimirse ante el Atlético de Madrid, pero tendrá que dar una vuelta de tuerca a su plantilla. Moyes tiene que buscarse las habichuelas para enderezar esta delicada situación.

Iván Herrero

Periodista deportivo en ciernes. Realista y Unionista. Su máxima: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

También te podría gustar...