Real Sociedad 1 – 1 Barcelona: un adiós de campeón

Una ciudad volcada. Una afición que se desvive por sus colores. De fondo, el glorioso recuerdo del 87. Una Real con el ánimo en alza en los últimos meses recibía al Barcelona con ganas e ilusión para lograr la remontada que, casi 27 años después, le diese acceso a una final de Copa. Sin embargo los astros no quisieron estar del lado donostiarra en esta eliminatoria, y si en la ida fue González González quién privó a la Real de un mejor resultado, ayer los de Arrasate se encontraron con el renacer de la mejor versión del Barcelona.

Los blanquiazules partieron de inicio con una formación 4-4-2 y algunas rotaciones en el once, con la incorporación de Gaztañaga, Zaldúa, Zurutuza y Seferovic. La idea sin embargo no variaba respecto a la del Camp Nou: aguantar ordenados la posesión rival y explotar las debilidades en el repliegue de los del Tata Martino con la velocidad de Vela y Griezmann. Pero Piqué y Mascherano se empeñaron anoche en demostrar que las debilidades no eran tales y estuvieron magistrales.

El partido pudo cambiar a los ocho minutos en la primera ocasión clara del conjunto txuri urdin, pero el linier tuvo a bien anular el mano a mano de Seferovic con Pinto por un dudoso fuera de juego. Poco a poco los azulgrana se fueron acomodando, y para desgracia de la Real encontraron las sensaciones de sus mejores días. Iniesta y Messi dirigían la función moviéndose y haciendo mover el balón a su antojo ante la impotente mirada de los de Arrasate, que sin embargo no se descompusieron.

El golpe que dejaba la eliminatoria casi sentenciada llegó a los veintisiete minutos, tras un error de bulto de José Ángel. El lateral se equivocó al bajar un despeje de la zaga culé y se la regaló a Messi. El argentino controló y con instinto asesino aceleró encarando a los centrales, para acabar con un potente disparo raso mientras Gaztañaga y Mikel González seguían reculando esperando el regate. Zubikarai tocó el cuero, pero como si una fuerza superior actuase al margen de la voluntad realista, el balón acabó en la red tras un inoportuno rechace.

Tras el tanto a los locales les empezaron a pesar el cansancio y los nervios. Carlos Vela se jugó la expulsión en dos acciones al límite en apenas un minuto. Precisamente el mexicano tendría la opción de hacer el empate antes del descanso, pero entre Pinto y Alves mandaron el esférico a córner. Unos últimos minutos en los que el Barcelona tocó con precisión milimétrica hicieron que el descanso llegase como agua bendita para la Real.

Pese a que la remontada ya parecía una utopía el equipo de Arrasate recargó las pilas en el vestuario y salió a morir con las botas puestas. Pero la fortuna se resistía a abandonar a los catalanes, y a los pocos minutos del segundo acto Carlos Vela se topó con el larguero en un espectacular disparo sin apenas ángulo. Con una Real desatada en busca del gol el partido entró en una fase de ida y vuelta en la que Zubikarai y las imprecisiones arriba cogieron el papel protagonista.

El meta se olvidó de su mala suerte y con una doble intervención en un mano a mano con Messi y el posterior rechace de Fàbregas se ganó la ovación del respetable. Posteriormente sacaría otro pie salvador a un disparo de Alves sólo en el interior del área. En el otro lado, los txuri urdin demostraban que también saben tocar con clase, pero precisaban cuando llegaban cerca de Pinto.

Poco a poco las fuerzas se fueron apagando a causa del alto ritmo del encuentro, pero no bajó la intensidad. Cada decisión arbitral encendía a la grada y al banquillo realista, que aun tenían latente en la memoria el penalti no pitado a Vela en Barcelona. Esto desembocó en una fase tensa que acabó con una entrada completamente fuera de lugar de Cesc a Zaldúa que el colegiado castigó con amarilla.

Los blanquiazules acabaron encontrando el merecido premio del gol. Un gran pase largo de Canales a Chory Castro -ambos suplentes en el día de ayer- descolocó a la zaga culé, lo que aprovechó Griezmann para llegar sin marca de segunda línea y empatar. El poco tiempo que quedaba no hizo que la Real se conformase, y los de Arrasate no cesaron en su empeño hasta el pitido final. Una afición que estuvo de diez, agradecida por el esfuerzo, cantó sin parar durante el tiempo de descuento dándole al equipo la despedida que se merecía, una adiós más que digno a esta Copa del Rey.

Ficha técnica

Real Sociedad: Zubikarai; Zaldúa, Ansotegi, Mikel González, José Ángel; Gaztañaga (Elustondo 66′), Zurutuza, Xabi Prieto (Canales 80′), Griezmann; Carlos Vela y Seferovic (Chory Castro 60′)

Barcelona: Pinto; Alves, Piqué, Masquerano, Jordi Alba; Busquets (Bartra 89′), Xavi (Song 65′), Fàbregas; Pedro (Alexis 76′), Messi e Iniesta

Goles: 1-0: Messi (27′). 1-1: Griezmann (87′).

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (colegio cántabro). Amonestó a Carlos Vela, Gaztañaga y Zurutuza por la Real Sociedad y a Sergio Busquets y Fàbregas por el Barcelona.

Alejandro Galante

Periodista. Co-fundador de futboldesdefrancia.com y anteriormente encargado de la Ligue1 en masliga.com. Fanático del fútbol a todos los niveles.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *