La Real finaliza la liguilla de la Champions como la empezó

No pudo ser. La Real Sociedad no pudo dedicar una victoria a los más de 23.000 seguidores que asistieron a Anoeta para ver la despedida, por ahora, de las competiciones europeas. Como si de un dejavu se tratara, los blanquiazules volvieron a sufrir en sus carnes lo sucedido en el primer partido de la liguilla allá por septiembre. Aquel día el Shakhtar lograba los tres puntos gracias a dos genialidades de Teixeira en un partido totalmente controlado por los locales. Ayer el encuentro fue mucho más igualado pero, quitando un cuarto de hora tras el descanso, los alemanes del Bayer Leverkusen no dieron la sensación de ser superiores a la Real.

Fue tras el paso por los vestuarios cuando el Bayer demostró lo que se jugaba en el envite. El primero en avisar fue el goleador teutón Kiessling, que obligó a Zubikarai, titular ayer, a hacer una buena parada. Y minutos después llegó el mazazo del gol. Corner que lanzan los visitantes, Toprak gana la espalda a su defensor, cabecea a puerta sin fuerza con la fortuna de que el balón queda suelto en el área y es otra vez el turco el que remata a portería. Un gol que vale el pase a octavos para los alemanes. Una circunstancia que debe hacer reflexionar al cuerpo técnico donostiarra es que el Bayer logró sus goles antes del descanso, tras éste o en el tiempo de prolongación. Después del gol, los de Hyypia no se relajaron y buscaron ampliar el marcador en los siguiente minutos.

Cerca lo tuvieron con un cabezazo a la cruzeta de Kiessling y un disparo de Gonzalo Castro que despejó la defensa txuri urdin. La entrada al campo de Xabi Prieto por un voluntarioso Elustondo dio calma y toque a los locales, que volvieron a meterse en el partido. Sorprendió que Arrasate dejara en el banquillo al donostiarra para poblar el medio campo con dos hombres de fuerza como son Markel y Elustondo. Fue la única novedad en el once donde sí estaban Zubikarai bajo palos y Jose Ángel en el lateral zurdo, como había informado el mister en la rueda de prensa previa.

Con este equipo la Real salió al césped a presionar al Bayer impidiéndole una fácil salida de balón. Así llegaron las primeras ocasiones locales, casi todas acabadas por un motivado Griezmann, la luz del faro de este equipo. Pero el Bayer no se asustó y empezó a llegar a la portería realista tirando de su mejor recurso: las jugadas a balón parado. De esta manera llegaron las ocasiones teutonas en la primera parte, primero mediante un lanzamiento al palo y después con un cabezazo alto tras una falta. La Real dejaba todo su potencial ofensivo al servicio de Griezmann que lo intentaba desde todas las partes del campo. Justo antes del fatídico descanso, llegó la mejor ocasión de los guipuzcoanos: Griezmann se cuela en el área rival y le da un pase de la muerte a Vela que no llega por poco. El mexicano no ha demostrado toda su calidad en esta edición de la Champions. Tras el gol de Toprak, el Bayer dio un paso para atrás, a sabiendas que ese resultado le servía para clasificarse, y dejó el peso del partido a la Real.

Griezmann empujó

Los donostiarras siguieron intentando la igualada, sobre todo en las botas de Griezmann, pero ni el ímpetu del francés ni los cambios de Arrasate pudieron meterle el miedo en el cuerpo a Leno, portero alemán. No pasaba lo mismo la otra área, donde los teutones tuvieron ocasiones para ampliar su ventaja en un par de contragolpes mal finalizados. Como había sucedido en la primera parte, la última la tuvieron los donostiarras en la cabeza del, ayer capitán, Ansotegi tras una falta sacada por Vela.

Al final, la Real se despide de esta edición de la Champions, con un punto de 18 posibles y después de haber marcado solo un gol en 480 minutos. Números muy pobres que deberían hacer reflexionar a los directivos de la LFP sobre si el modelo de reparto audiovisual que defienden garantiza la competitividad de lo que ellos mismo califican como «la mejor liga del mundo».

 

Santiago Elgoibar

Periodista alegre e inquieto, aficionado al deporte y al chocolate. La noticia: cortita y al pie.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *