El comienzo liguero de la Real Sociedad: al parón con muchas dudas

La Real arrancó la Liga de manera espectacular. En el primer partido, visitaba Balaídos. Una nueva temporada empezaba en el mismo escenario en el que terminaba la anterior, con aquel fatídico gol de Juanmi en el último segundo que metía a la Real en Europa League. Vigo siempre ha sido una ciudad de amargo recuerdo por aquel título de Liga que los txuri-urdin perdieron allí, pero los dos últimos partidos han hecho más dulce un estadio complicado. Si al final de la temporada pasada una victoria le daba el billete a Europa, esta temporada le dio su primer motivo para soñar. En un partido que no jugó bien para nada, los de Eusebio consiguieron ganar un partido que perdían en el minuto 80. El vallisoletano fue atrevido y acabó jugando con dos delanteros, lo que le permitió marcar dos goles en los últimos 10 minutos.

Un arranque histórico con el coliderato

La Real arrancaba con una victoria importante, aunque con dudas en su juego. Estas dudas se disiparon en Anoeta. La Real recibía a una de sus bestias negras de los últimos tiempos, y el resultado no pudo ser mejor. Los donostiarras le dieron un repaso al Villarreal de Escribà, que aún seguía como entrenador del ‘Submarino‘, y le endosó un 3-0 en una primera parte de escándalo. Juanmi y Willian José volvían a marcar por segunda jornada consecutiva y Xabi Prieto, en su partido 500 con la elástica txuri-urdin, cerraba el trío de goleadores. La Real disfrutaba y hacía disfrutar, y así llegó al partido en A Coruña.

Xabi Prieto celebra su gol ante el Villarreal en su partido 500 / Foto vía La Liga

Xabi Prieto celebra su gol ante el Villarreal en su partido 500 / Foto vía La Liga

Con 10 primeros minutos sublimes, los vascos se pusieron 2-0 y parecían sentenciar pronto otro partido más, pero se despistaron. El Deportivo reaccionó y logró empatar el partido, pero con la entrada de Canales la Real volvió a controlar el partido, y tiró de pegada para llevarse otros 3 puntos, en una segunda parte espectacular, donde marcó otros dos goles postreros para acabar con las ilusiones deportivistas. Después, en su debut en Europa League, arrasó al Rosenborg en un Anoeta lleno hasta la bandera, salvo el fondo sur que estará desocupado toda la temporada por la reforma.

Derrota ante el Madrid y primeras dudas

Así, tras 4 partidos, la Real igualaba el mejor arranque de su historia y se situaba colíder en Liga y Europa. Nada hacía presagiar que, unas semanas después, la Real estaría en una situación tan complicada. La visita del Real Madrid lo cambió todo. Durante toda la primera parte, los de Eusebio se vieron sometidos por la presión madridista, que llevaron al conjunto de Zidane a ganar 1-2 al descanso, resultado corto para lo visto. En el segundo tiempo, cambió la tónica del partido y los de Eusebio dominaron el balón, pero sin mordiente. Una mordiente que sí tuvo el Madrid para salir a la contra, con un Bale que sentenció.

La lógica llevaba a pensar que un partido ante el Madrid se podía perder y no tenía que significar nada. Pero sí significaba, y mucho. La Real se había destapado como un conjunto con una de las mejores pegadas de la Liga, pero también como un conjunto con muchas dudas defensivas, algo nuevo tras la solidez mostrada la anterior temporada. 7 goles encajados en 5 partidos no eran unos números muy preocupantes si se tenía en cuenta que se habían marcado 15 goles, más del doble, pero sí que lo eran pensando en que la pegada no se mantiene durante toda la temporada.

16 goles encajados en 5 partidos

Esto quedó claro tres días después en el Ciutat de Valencia. Un Levante invicto y con una gran solidez defensiva recibía a los de Eusebio, y el resultado muy desalentador. A los valencianos solo les hizo falta defender sin fisuras para no encajar gol, ya que sabían que a la contra la Real estaba siendo muy frágil. Y así fue, el Levante les endosó un sonrojante 3-0 a los donostiarras, que mostraban problemas defensivos serios. Otro equipo de la costa levantina, el Valencia, se encargó de demostrarlo. En un partido muy bonito, los de Marcelino se llevaron los 3 puntos en el minuto 85 en otra contra, tal y como había anotado los otros dos goles para ganar 2-3, en un partido en el que la Real siempre fue a contracorriente.

Bardhi cierra la goleada ante la Real / Foto vía La Liga

Bardhi cierra la goleada ante la Real / Foto vía La Liga

Los txuri-urdin visitaban Rusia con esas dudas, y en Europa se pagan más caro. Con un 3-1, la Real firmaba 4 derrotas consecutivas con 3 goles encajados en cada partido, algo que dejaba claro los problemas atrás ante un equipo al que le bastó, como al resto, con contragolpear para machacar a la Real. Así se llegaba al último partido antes del parón de selecciones. Los de Eusebio habían pasado de maravillar con su juego y su pegada a avergonzar a sus aficionados con su fatal rendimiento defensivo. Mal compañero de baile era el Betis de Setién, un equipo con un juego alegre que siempre puso en peligro a los txuri-urdin. Al final, un 4-4 rescatado en las postrerías del partido, dejaba tocada a la Real.

Necesidad de cambios tras la euforia inicial

Así, tras 9 partidos, los de Eusebio tienen un bagaje de 4 victorias, 4 derrotas y 1 solitario empate. Los donostiarras han exhibido una de las mejores pegadas, con 22 goles a favor, pero también una de las defensas más endebles de Europa. 20 goles en contra, 17 de ellos en Liga, convierten a la Real en el segundo equipo más goleado de las grandes ligas europeas, solo por detrás del modesto Benevento, colista en Italia con 22 goles encajados en 8 partidos y solo 2 marcados.

Por tanto, en este parón, tanto el entrenador vallisoletano como los jugadores que no viajan con sus selecciones, entre ellos todos los defensas salvo Odriozola, convocado con la absoluta, tienen mucho trabajo. Si el equipo quiere aspirar a hacer algo grande esta temporada, como han afirmado todos los integrantes del club desde la pretemporada, deberán mejorar mucho en la parcela defensiva, y cimentar su juego de toque a partir de una solidez que le proporcione seguridad a la hora de imponer su estilo de juego. Además, hombres que ahora están en segunda fila como Bautista, Pardo o Agirretxe deben dar un paso al frente para ayudar al equipo a salir de la mala racha, tras un arranque muy discreto de todos ellos.

También te podría gustar...