Anoeta disfrutará otro año de su mago

En el futbol de hoy en día, donde se mueve tanto dinero y los contratos de otras ligas más poderosas económicamente son tan apetecibles, es raro tener una noticia como la que ha dado la Real Sociedad hace apenas unas horas. Xabi Prieto, auténtico buque insignia del club, ha renovado su contrato con el club txuriurdin por un año más. Una noticia que los aficionados realistas esperaban con ansia.

Y es que el capitán, quien cuenta ya con 33 primaveras, llevaba deshojando la margarita desde principio de temporada respecto a su continuidad. Su contrato finalizaba el próximo mes de junio, y desde un principio aseguró que su decisión no iba a depender del dinero, sino de cómo se encontrara él física y mentalmente.  Como todos hemos podido ver desde la jornada 1, su estado físico no iba a ser el problema. El ’10’ está haciendo, sin lugar a dudas, una de las mejores temporadas de las 13 que lleva en el primer equipo.

Por lo tanto ya sólo quedaba esperar a que Xabi valorase si seguir otro año más o retirarse y comenzar a disfrutar de la vida de manera diferente, dedicándose a la familia y haciendo cosas que no ha podido hacer desde que es miembro del primer equipo. Para el bien de la Real, del fútbol y de la liga, el donostiarra ha decidido escoger la primera opción. A buen seguro que la buena temporada que están realizando los de Eusebio y la posibilidad de pasear por Europa el nombre de la Real a partir del mes de septiembre ha ayudado a tomar la decisión.

Eso y que este año se está sintiendo más importante que nunca en el equipo. De hecho, no se ha perdido un solo encuentro, habiendo sido titular en 22 y llevando 6 goles. Lo extraño en el caso del capitán es que ninguna de esas dianas ha sido de penalti, un arte que domina. Pero este año son Vela o Willian José quienes se encargan de las penas máximas. Con Eusebio en el banquillo, el diestro ha sido pieza clave hasta el punto de que menos en un partido, el vallisoletano ha contado con él en todos.

Con su renovación hasta 2018, la afición realista se asegura poder seguir disfrutando de su clase y verá orgullosa como sigue portando el brazalete con la ikurriña en el brazo. Cuando termine el contrato, se retirará y llegará el momento de darle el homenaje a un jugador que no ha vestido otra camiseta que no fuese la txuriurdin. Para entonces ya serán más de 500 los partidos que lleve.

También te podría gustar...