Real Betis – RCD Espanyol: El duelo de los irregulares

Es muy difícil acertar un resultado del Betis de Gustavo Poyet o del Espanyol de Quique Sánchez Flores. En el inicio de la actual temporada, los dos equipos se han mostrado irregulares y en sus partidos suele verse un poco de todo: goleadas en contra, idas y venidas en el marcador, remontadas… La última, espectacular, la protagonizaron los pericos en casa contra el Eibar, al que le igualaron un 0-3 en una segunda parte pletórica para los blanquiazules.

Por su parte, el Betis viene de una victoria agónica en Pamplona contra Osasuna. Los dos conjuntos iniciaron un nuevo proyecto este verano y sus entrenadores han acaparado mucho protagonismo. En ambos casos hay dudas y necesidad de gustar a dos aficiones todavía escépticas. La verdiblanca abroncó de manera muy seria a Poyet después de recibir seis goles del Real Madrid ofreciendo una muy mala imagen. El reencuentro puede significar una reconciliación o la confirmación de que el técnico uruguayo no convence al respetable del Benito Villamarín.

Si en el Betis hay dudas por la irregularidad en los resultados y, sobre todo, en el juego, su adversario no se queda atrás. Con una plantilla muy reforzada y un entrenador de prestigio como Quique Sánchez Flores en el banquillo, el nuevo Espanyol unido a la moda del dinero chino no termina de arrancar. Picos de forma durante los encuentros y poca consistencia. No es que pierda muy a menudo (tres derrotas en nueve jornadas), pero solo ha sido capaz de ganar una vez y empata demasiado. Lleva tres igualadas consecutivas y cuatro partidos sin conocer la victoria. De momento, su realidad es la zona baja de la tabla, aunque da la sensación de que en Cornellà van a dar tiempo a su proyecto.

Quique Sánchez Flores, durante el partido contra el Eibar Foto vía laliga.es

Quique Sánchez Flores, durante el partido contra el Eibar
Foto vía laliga.es

Ganar sería una bocanada de oxígeno impagable para los dos clubes. El Betis tendrá que intentar hacerlo sin su lateral zurdo titular, el danés Durmisi. También causan baja por lesión el belga Musonda y el holandés Donk. Bruno es la principal novedad en la convocatoria de un Gustavo Poyet que ha dado muchas vueltas a su once en lo que llevamos de curso. El charrúa parece decidido a renunciar a su amado 4-3-3, sistema en el que Rubén Castro (indiscutible estrella bética) no parecía estar nada cómodo con su nuevo rol más cercano a la banda. Todo apunta a que ante el Espanyol, el canario volverá a moverse por el área acompañado por Sanabria. En el nuevo dibujo, Joaquín se mueve por detrás de los puntas y Jonas Martin, Petros y Felipe Gutiérrez se han hecho con el centro del campo.

Quique Sánchez Flores tampoco termina de encontrar una alineación fija. En el Villamarín causará baja Caicedo, por su expulsión frente al Eibar, y no estarán por lesión Óscar Duarte y Álvaro Vázquez. Además, se han quedado en Barcelona por decisión técnica Javi López y Víctor Álvarez. El Espanyol volverá a apostar los jóvenes Aarón y Marc Roca de inicio, David López (quien casi recala en el Betis en verano) se ha asentado en la posición de central y Víctor Sánchez lo ha hecho en el lateral derecho. La decisión de jugar con dos delanteros, Leo Baptistao y Gerard Moreno, da la sensación de ser indiscutible para el cuerpo técnico perico.

Posibles alineaciones:

Real Betis: Adán; Piccini, Mandi, Pezzella, Álex Martínez; Petros, Jonas Martin, Felipe Gutiérrez, Joaquín; Sanabria y Rubén Castro.

RCD Espanyol: Diego López; Víctor Sánchez, David López, Diego Reyes, Aarón; Hernán Pérez, Marc Roca, Javi Fuego, Piatti; Leo Baptistao y Gerard Moreno.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Colegio Vasco).

Estadio: Benito Villamarín, 18.30 horas.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...