Wilfred nunca será olvidado

En el verano de 1990, Wilfred Agbonavbare, portero nigeriano de 24 años sin apenas experiencia en Europa, recaló en el Rayo Vallecano debido a que Felines, entonces entrenador franjirrojo, decidió darle la oportunidad de jugar en la élite. Nadie podía imaginar que aquel meta se convertiría en una leyenda del club, llegando a disputar 177 partidos con la franja.

Wilfred vestido de chulapo en el Estadio de Vallecas. Imagen vía marca.com

Wilfred vestido de chulapo en el Estadio de Vallecas. Imagen vía marca.com

Trayectoria en el club

Wilfred Agbonavbare conquistó a la afición rayista desde que se puso bajo palos, encajando tan solo 35 goles en la temporada 90-91. Al año siguiente el Rayo lograría el ascenso a la máxima categoría del fútbol español con Wilfred como uno de los pilares básicos de aquella plantilla, encajando solo 26 goles en 38 partidos, con una media de 0,6 goles por encuentro.

Sus comienzos en Primera División no fueron fáciles, pues fue expulsado en la jornada 2 contra el Logroñés y perdió la titularidad en las jornadas siguientes, pero pronto lograría recuperarla. Wilfred fue titular en uno de los partidos que con más cariño recuerda la afición rayista, la victoria en Vallecas por 2-0 contra el Real Madrid. Sin embargo su mejor partido no fue ese, aunque también tuvo el mismo rival: el 9 de mayo de 1993, los de Vallecas lograron un valioso empate (1-1) del Bernabéu, con Wilfred como héroe absoluto, parando incluso un penalti a Míchel. El partido desgraciadamente se ha recordado por las barbaridades que se le cantaron a Wilfred desde la grada, tales como “negro cabrón recoge el algodón”. El nigeriano no quiso darle mayor importancia en la entrevista después el partido, demostrando que estaba muy por encima de los que le insultaban.

Wilfred continuó defendiendo la portería del Rayo hasta la temporada 95-96, en la que alternó la titularidad con la suplencia, pero jugó la vital fase de promoción contra el Mallorca que dejó al Rayo en primera. En la temporada siguiente ficharía por el Écija para acabar retirándose un año después.

Vida después del fútbol

Tras dejar el fútbol, Wilfred trabajó como mensajero y como entrenador de porteros del Coslada, apareció en el programa El Jefe Infiltrado de La Sexta, empleado en la empresa MRW. Los problemas económicos caracterizaron esta época de su vida, sobre todo cuando a su mujer le fue diagnosticado un cáncer de mamá en 2014 y, a pesar de que Wilfred trató de costear su tratamiento, falleció.

Tras la muerte de su mujer, Wilfred se quedó solo en España, ya que sus hijos estaban en Nigeria. Poco después le fue diagnosticado un cáncer óseo y pidió ayuda económica para traer a sus hijos a España y despedirse de ellos. El Rayo Vallecano se volcó con él, incluso Doña Carmen, la anciana a la que el club ayudó económicamente para frenar su desahucio, donó parte de lo recaudado para traer a sus hijos. Desafortunadamente, Wilfred falleció en el Hospital de Alcalá el 27 de enero de 2015 sin poder despedirse de sus hijos, que no llegaron a tiempo de verle una última vez por un problema de visado.

Homenajes a su figura

En 2011, Wilfred fue homenajeado por Bukaneros con motivo de las jornadas contra el racismo que organiza anualmente el grupo de aficionados rayistas. Un evento que le sirvió a la afición para recordar las grandes paradas y la carismática personalidad del nigeriano.

Tras su fallecimiento, el Consejo de Administración del Rayo aprobó renombrar la puerta número del estadio de Vallecas, que ahora llevará para siempre el nombre de Wilfred Agonavbare.

Jugadores del Rayo posan delante de la puerta Wilfred Agbonavbare. Imagen vía instagram.com/rvm.oficial

Jugadores del Rayo posan delante de la puerta Wilfred Agbonavbare. Imagen vía instagram.com/rvm.oficial

Los homenajes a Wilfred siguen sucediéndose tiempo después de su muerte. Buena prueba de ello es que en octubre de este mismo año se ha renombrado el polideportivo Alberto García, que desde entonces lleva el nombre del portero nigeriano.

Daniel Diego Lagar

Estudiante de 20 años en la Universidad Complutense de Madrid. Gran aficionado al fútbol.

También te podría gustar...