R. Majadahonda 1 – 0 Nàstic: Una solitaria chilena de Luso hunde aún más al Nàstic

Luso fue el autor del gol de la victoria del Rayo Majadahonda (1-0)

Rayo Majadahonda y Nàstic disputaban esta tarde toda una final para eludir el descenso. Los locales llegaban al borde del precipicio, con la necesidad de sumar tres puntos para huir del pozo. Los visitantes, por su parte, llegaban últimos con unos números paupérrimos.

Con un 11 plagado de nuevas incorporaciones, Enrique Martín buscaba darle un golpe de efecto a su equipo que consiga meter a su equipo en la competición. Enfrente tenía a un equipo que ha ido de más a menos en esta liga, que ya venció en el Nou Estadi en el partido de ida.

El Nàstic salió al césped del Cerro del Espino con mucha intensidad, con una altísima presión zonal a todo campo -más propia del baloncesto- con la intención de no dejar al Rayo salir con el balón jugado y robar en zonas peligrosas. El plan apenas duró cinco minutos. Los locales no titubearon en ningún momento y sortearon con eficacia la presión visitante.

El Nàstic dio un paso atrás, al ver que no robaba un balón en campo contrario, y cedió la posesión del balón por completo, buscar cazar al Rayo en alguna contra. El Rayo, que ya había probado a Barragán en el minuto 2, tuvo la primera gran ocasión en el 9′, con un disparo de Benito en el uno contra uno que se marchó ligeramente cruzado.

Cinco minutos después, en el 14′, llegaría el único gol del partido. Golazo, para ser más exactos. Tras una jugada a balón parado, Luso engatilló un rechace con una chilena desde fuera del área y batió a Barragán, mal colocado y sorprendido a partes iguales. EL Rayo, superior pero no arrollador, se adelantaba en el marcador.

El Nàstic trató de reaccionar con más fe que eficacia. A los dos minutos del gol del Rayo, Fali se asomaba a la frontal con un tímido disparo raso que blocó sin problemas Basilio.

La segunda mitad de la primera parte fue para el Rayo. En el 29′ Fali salvó bajo palos un gol cantado, tras un error garrafal de Barragán y Salva. Cinco minutos después, sería Del Moral el que probaría al portero del Nàstic.

Los granas no gozaron apenas de opciones cara el gol en todo el partido. Una de las pocos “uy” de los tarraconenses vino de los pies de Abraham, quien en el 44′ soltó un violento zurriagazo desde fuera del área que se marchó rozando el larguero.

Mucho lirili, poco lerele

Enrique Martín aprovechó la segunda parte para exhibir fichajes. Debutaron Palanca (más apto para dar de comer a las palomas que para esto del fútbol) y Cotán, a priori, el mejor de los recién llegados. Ninguno de ellos -ni Sadik, ni Barrada, ni Noguera, ni Villanueva- demostraron más capacidad que los jugadores que formaban la plantilla del Nàstic el 1 de septiembre. Tan solo Imanol y Pipa, posiblemente los mejores del Nàstic en el partido de hoy, demostraron aptitud para jugar en Segunda.

La segunda parte duró 22 minutos, el tiempo que tardó Fali en autoexpulsarse -otra vez- con una entrada a destiempo que le costó la segunda amarilla. Tampoco mientras estuvo con once jugadores demostró el Nàstic motivación por, al menos, empatar el partido. Es más, la mejor opción fue para el Majadahonda en el 53′, con un lejano disparo de Verza que se marchó lamiendo el poste. Poco más ocurrió hasta el 88′, cuando Barragán salvó la sentencia con una buena parada.

Terminó el partido con una cómoda y fácil victoria del Rayo Majadahonda, que le permite ampliar el colchón respecto a la zona de descenso en cuatro puntos. El Nàstic, por su parte, seguirá último con 17 puntos, a nueve -de momento- de una salvación que parece ya ciencia-ficción.

También te podría gustar...