RCD Espanyol 3 – 0 CA Osasuna: Europa comienza a ser tangible, el descenso una realidad

El encuentro del domingo a las 12 era el partido de la ilusión. Dos equipos que llegaban con la esperanza de sumar los tres puntos para volver a dar forma a sus objetivos. El Espanyol quería unirse al tren por Europa, mientras que Osasuna quería acercarse a los puestos de salvación. Todo no podía ser, y puesto que el empate no parecía contentar a ambos equipos, el espectáculo estaba garantizado.

Osasuna y Espanyol comenzaron el partido atacando, luchando por encontrar el camino al gol. El equipo visitante, con rotaciones en su once, fue el que primero encontró el área rival pero sin llegar a crear peligro dando alas a sus aficionados para seguir creyendo en ellos. Este inicio dominador no fue más que un oasis. Los pericos enseguida se hicieron con el balón.

Fue en el minuto 17 cuando el partido cayó definitivamente del lado del Espanyol. Primero un centro de Piatti que la defensa de Osasuna no consiguió despejar y los delanteros pericos tampoco acertaron a rematar, y luego con un segundo centro, esta vez de Hernán Pérez desde la otra banda, esta vez sí Caicedo remató para poner a su equipo por delante.

El equipo rojillo no supo reaccionar, solo un tiro desde el borde del área de De las Cuevas que Diego López atrapó sin complicaciones. Y poco más, Osasuna no tenía argumentos para desmantelar el bloque defensivo rival. Por su parte, el Espanyol controlaba el balón y sin ser un equipo que domine la posesión, se sentía cómodo y jugaba a placer.

Las ocasiones iban cayendo, pero por parada de Sirigu o por falta de acierto de los pericos, la sentencia no llegaba. Gerard Moreno se quedó delante de Sirigu en una gran acción combinatoria de su equipo, y sólo por la llegada por detrás de Oier para molestarle impidió que marcara, pero el árbitro vio clara la jugada y señaló penalti y expulsión para el defensa navarro. Penalti que paró Sirigu y dio esperanzas a un abatido conjunto rojillo para conseguir el empate.

El resultado se mantuvo fijo hasta el descanso. Escasa renta para el conjunto catalán que había dispuesto de ocasiones muy claras incluso de un penalti para irse con más ventaja. Osasuna, sin embargo se iba con la sensación de que lo mejor era el resultado, con un hombre menos, sin futbol y sin ideas el corto resultado daba aire a los jugadores rojillos para conseguir el empate en alguna jugada aislada.

Pronto desapareció esa ilusión. El Espanyol comenzó la segunda parte atacando, forzó un córner en la primera jugada de ataque y en el rechace de este, Jurado cazó el balón para cruzarlo y hacer el segundo en el marcador. Los pericos doblaban su ventaja y tenían toda la segunda parte para disfrutar.

Las jugadas de peligro se multiplicaron y la defensa rojilla era incapaz de parar las múltiples llegadas pericas. Pases cortos, largos, diagonales, el fútbol de ataque del Espanyol se enriqueció ante la impotencia de los aficionados osasunistas que veían una sombra de lo que fue su equipo.

Vasiljevic tuvo que cambiar a Vujadinovic por un choque fortuito con Diego López, y dio entrada a Mérida para intentar tener algo el balón; así con la entrada de Unai García por Kodro en la primera parte, para tapar el lateral de Oier, se gastaron las tres sustituciones en Osasuna. Dejando en el banquillo y sin disputar un minuto a Roberto Torres, Sergio León y Oriol Riera, los que sin duda, la afición osasunista declararía como sus mejores jugadores.

Quique, por contra, con el partido en su pizarra, dio descanso a jugadores importantes como Hernán Pérez que se movió a su antojo por todo el frente de ataque y a Jurado, que dominó el balón y organizó a su equipo desde el control del esférico. Y además, se dio el gusto de sacar a  Melendo, un canterano perico zurdo con gran proyección y que ofreció a los aficionados minutos de lo que puede llegar a ser.

El partido llegaba a su fin, pero en el museo de los horrores de Osasuna en Cornellá aún quedaba una última obra. Causic, de lo mejor del conjunto pamplonés, cedió un balón a Sirigu sin darse cuenta que Gerard Moreno rondaba con la caña lista. El delantero agradeció la asistencia del centrocampista, encaró al portero italiano y deleitó a su afición con una vaselina para cerrar el partido con un tercer gol en la cuenta perica.

El pitido final alivió a los aficionados rojillos que siguen sin creer la mala temporada que está realizando su equipo. Un Osasuna que ya es incapaz hasta de pelear los partidos, y que hoy pese a la expulsión de Oier (que no puede servir de escusa) tampoco daba la sensación de mejoría y poder ganar. Vasiljevic tendrá que seguir trabajando y buscar soluciones para una zaga que no defiende y se ve superada constantemente, quizá el problema no está en la delantera como parece creer el entrenador rojillo, ya que es lo que más cambia. La solución tiene que ser inmediata para poder disfrutar e ilusionarse, porque si no, los 14 partidos restantes pueden ser una auténtica pesadilla.

14 partidos que por contra, para el Espanyol van a ser para disfrutar y soñar con Europa. Con un equipo en continua mejora, con futbolistas recuperando su nivel y con el aporte de canteranos cargados de ambición, parece que a los aficionados pericos les toca sonreir mañana de camino al trabajo y lucir la camiseta en el cole.

Ficha técnica:

Espanyol: Diego López; Marc Navarro, Duarte, D. Reyes, Aarón; Jurado (Marc Roca, min. 64), David López, Hernán Pérez (Reyes, min. 73), Piatti; Caicedo (Melendo, min. 89) y Gerard Moreno.

Osasuna: Sirigu; Oier, Vujadinovic (Berenguer, min. 59), D. García, Clerc; Loé, Causic, Jaime (Mérida, min. 64), De las Cuevas; Kodro (Unai García, min. 32), Riviere.

Árbitro: Clos Gómez (colegio aragonés). Amonestó con amarilla a: David López por parte del Espanyol; y a Riviere, David García, Berenguer y Mérida por parte de Osasuna, además de expulsar con roja directa a Oier.

Goles: 1-0 (min. 17) Caicedo remata un centro de Hernán Pérez; 2-0 (min. 46) Jurado bate con tiro cruzado desde la frontal; 3-0 (min. 90) Gerard Moreno de vaselina ante la salida de Sirigu.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...