Osasuna: Una primera vuelta de menos a más

Pocos podíamos pensar después de las cuatro primeras derrotas que en enero Osasuna se encontraría en una posición como en la que se halla ahora mismo. Cinco puntos sobre los puestos de descenso, en octavos de Copa y con un equipo que da la sensación de que cada vez va a más. Mucho ha ayudado el nuevo entrenador, Javi Gracia, a que así sea: con un estilo propio ha conseguido que los navarros vuelvan a ser un equipo competitivo.

Comenzó la Liga con muchas dudas tras una continuidad de Mendilibar con la que pocos contaban. Su crédito parecía acabado tras la mala temporada anterior, pero Miguel Archanco decidió, vista la salvación, que el de Zaldibar siguiese dirigiendo otra temporada más a Osasuna.

El primer partido fue un calco a los de la temporada pasada. Mismos errores y mismos defectos. Poca creación y grandes desajustes defensivos. Solo Puñal pudo tirar del carro con un gol que no evitó la derrota (1-2) frente al Granada.

Anoeta acogió el siguiente compromiso liguero entre Athletic y Osasuna por las obras del nuevo San Mamés. Este fue sin duda el mejor partido de Mendilibar esta temporada. Los navarros desplegaron buen fútbol pero volvieron a carecer de acierto de cara a puerta. Sus rivales sin embargo se aprovecharon de nuevo de la debilidad defensiva para infligir otra derrota (2-0).

La tercera jornada y última de Mendilibar fue un esperpento. El Villareal dio un repaso en toda regla en El Sadar. Arribas, Lotiés y Joan Oriol no encontraron a los  amarillos y la dura paliza  recibida (0-3) fue motivo suficiente para cambiar de entrenador. El fracaso de la decisión de la directiva de no cambiar de mister en junio se hizo palpable.

Llegó Javi Gracia y el panorama pintaba negro. Osasuna, último en la tabla, volvió a perder en Getafe por 2-1 y la sustitución, aunque era pronto, parecía no surtir efecto inmediato. Aun así sí que hubo un cambio importante en su primer partido: la entrada de Roberto Torres. Defenestrado para Mendilibar, Gracia le dio un papel importante y los rojillos lo notaron y lo siguen notando.

Los navarros consiguieron la primera victoria frente al Elche en la jornada cinco. No realizó un buen encuentro pero esta vez sí, Osasuna  encontró el gol y se hicieron con los tres primeros puntos de la temporada. Ahí apareció por primera vez Oriol Riera quien se ha convertido en el hombre de referencia con sus siete goles.

El estilo de Javi Gracia se va imponiendo

El estilo impuesto por el nuevo entrenador se ha ido notando. Gran capacidad táctica la que tiene el de Pamplona, que ha conseguido extraer de Osasuna un equipo férreo sin balón y muy organizado. Estar bien colocados en campo propio y una buena salida de balón son sus señas de identidad. Osasuna concede pocos espacios y es capaz de crear más ocasiones debido a su mejor trato en la conducción. Menos posesión pero más aprovechada.

Derrotas duras en casa frente a Levante y Almería y una goleada frente a la Real Sociedad, de nuevo en Anoeta, no dejaban a Osasuna escaparse de los puestos de peligro, aunque la mejora era evidente. Un importante triunfo se produjo en Málaga donde se jugaron los mejores 45 minutos de lo que llevamos de Liga. Osasuna dominó la primera parte y el 0-1 con el que se fueron al descanso pudo ser mayor de no ser por Willy Caballero. En la segunda mitad se defendió el resultado con uñas y dientes. Quizá este fue el punto de inflexión donde el equipo tiró hacia arriba.

El hecho de que Osasuna sea un buen equipo sin balón se demuestra cuando es el rival el que tiene la obligación de tenerlo. Ni el Barça ni el Real Madrid han sido capaces de vencer en El Sadar. Contra los primeros, los navarros supieron defenderse ordenadamente para no dar opciones a los catalanes y conseguir un buen empate a 0. Contra los madrileños, en cambio, Osasuna mereció más ya que empezó ganando por 2-0 pero la mayor calidad de los blancos hizo que terminaran empatando.

Un lastre que ha tenido el equipo de Javi Gracia han sido las expulsiones. Es con siete, el equipo que más ha sufrido. Muchos han sido los minutos en los que Osasuna ha jugado en inferioridad. Frente a Valencia o Sevilla no se pudo competir en igualdad numérica por las tempraneras rojas que vieron Puñal y Arribas.

Las dos últimas sufridas victorias consecutivas en Enero, contra Espanyol y Betis, y los cuatro partidos sin perder, dejan a Osasuna con 21 puntos cinco por encima del descenso. Además llama la atención el nivel de forma de los laterales Marc Bertrán y Damiá. Así como el gran rendimiento de Lolo en el centro y el resurgir de Cejudo.  En Copa, sin embargo, tiene pie y medio fuera tras perder 2-0 en el partido de ida en el Bernabeu. Aun así consiguió un meritorio pase en dieciseisavos contra el Málaga después de pasar de un 3-0 a un 3-3 en La Rosaleda.

Además de los entrenadores, ha habido otros nombres propios como los de Patxi Puñal, que cumplió 500 partidos en el mes de diciembre en Copa, agrandando su leyenda. De Puñal a José García, que debutó con 16 años en El Sadar y llenó al osasunismo de ilusión de nuevo. El fortín navarro también estuvo de aniversario ya que precisamente contra el Málaga en Copa cumplió 1000 partidos albergados.

Sin duda esperanza es lo que tiene ahora mismo el aficionado rojillo de poder celebrar por el mes de junio la que sería una nueva salvación de Osasuna. Y es que todavía en el siglo XXI no sabe lo que es jugar en la división de plata.

Javier Frías

Estudiante de 4º curso de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Natural de Fitero (Navarra), apasionado del fútbol y especialmente de Osasuna.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *