Osasuna aventurero

Hay personas que por su forma de ser no se sienten cómodas en la tranquilidad. Como todos aquellos deportistas aventureros que se juegan la vida por pura adrenalina, la sensación de peligro es su estilo de vida. Osasuna se asemeja mucho a estos amantes del riesgo. Su naturaleza parece impedirle dar a sus aficionados un final de temporada relajado.

La victoria por 3-0 frente al Atlético de Madrid ponía 7 puntos de distancia frente al descenso y lo que es más importante, una sensación de que la maquina roja estaba ya engrasada. Pero como decía el exentrenador Pedro Mari Zabalza: “Si nos relajamos, somos muy malos”. A partir de entonces, 4 derrotas consecutivas que vuelven a meter a Osasuna en la zona caliente, con solo 1 punto de margen con los tres últimos clasificados. Aunque lo que es peor es la sensación de que el equipo no encuentra ni argumentos arriba (1 gol en los 4 últimos partidos) ni solvencia atrás (13 goles encajados en estos cuatro encuentros).

Ante el Rayo, primera final

Las urgencias empiezan a llamar a la puerta, y la primera de las últimas nueve finales se disputa mañana en Vallecas. Un equipo en alza como el Rayo y otro en caída como Osasuna. Aun así hay motivos para el optimismo. Osasuna se mueve como pez en el agua en este tipo de situaciones. Cuando la situación es más complicada, cuando más aprietan las urgencias, es cuando los navarros sacan lo mejor de sí mismos.

El barco rojillo está ahora mismo pasando por una zona fuerte de oleajes, aunque si se sigue la lógica de las últimas 14 temporadas, el bote debería llegar a buen puerto tarde o temprano. Aunque bien es cierto que cuando juegas con fuego, alguna vez te sueles quemar.

Javier Frías

Estudiante de 4º curso de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Natural de Fitero (Navarra), apasionado del fútbol y especialmente de Osasuna.

También te podría gustar...