Osasuna 2 – 1 Leganés: El Sadar, inexpugnable una semana más

Tercera victoria de la temporada para Osasuna, segunda como locales, ante un Leganés que plantó cara en todo momento. El partido, que se auguraba muy intenso, seguramente no habrá decepcionado a los más de doce mil espectadores hoy presentes en el Sadar.

Rojillos y pepineros saltaron al terreno de juego con las ideas muy claras y alardeando de su buen estado físico.  Tras un toma y daca contínuo durante el primer cuarto de hora, Nino disparó  con potencia y precisión desde fuera del area, pero Jon Ander Serantes  despejó el balón al golpearle en el pecho. Un minuto después, los jugadores de Osasuna reclamaron mano de Cesar Soriano, tan clara como involuntaria,  que no fue señalada por el colegiado De la Fuente Ramos.

Osasuna se mostraba muy activo en ataque, abriéndose por banda, sobre todo a la izquierda, mas la siguiente gran ocasión fue del Leganés, en concreto de Jorge Miramón en el 24′, plantándose frente a Nauzet y superándolo con un tiro raso, si bien el esférico fue al palo.

El conjunto local, que no empleaba demasiado tiempo en elaborar sus jugadas, firmaba las mejores ocasiones, como un disparo de Mikel Merino en el 33′ o un libre indirecto botado por Roberto Torres en el 40′ que acabó en saque de esquina, pero el gol no llegaba. Hasta que, en el minuto 42, el árbitro señaló libre directo tras una falta  sobre Olavide. La golpeó Roberto Torres y la coló por la escuadra derecha, un golazo frente al cual Serantes no pudo hacer nada.

Sonó el pitido que indicaba el descanso y ambos equipos ya habían mostrado sus cartas. Los pupilos de Enrique Martín apostaban por el llamado «fútbol total», con un ritmo muy rápido, juego directo y vertical, sacando partido a las bandas. El equipo pepinero, dirigido por Asier Garitano, optó por el orden y las jugadas más elaboradas, con un ritmo más pausado que les permitía mimar el esférico, obteniendo pocas, pero certeras ocasiones.

Fueron estos últimos quienes comenzaron  la segunda mitad más enchufados. Tras ejercer una notable presión sobre el área local y habiendo dominado la posesión hasta el momento, en el minuto doce de la segunda parte el Leganés obtuvo la recompensa del empate. Borja Lázaro cabeceó un centro de Víctor Díaz, una jugada en la que los madrileños dejaron clara la impronta de su estilo. Alexander Symanowski pudo anotar el segundo dos minutos después, pero la defensa y Nauzet estuvieron atentos.

La intensidad bajó debido al desgaste y ambos entrenadores reorganizaron sus respectivas tácticas dando entrada a nuevos jugadores. Roberto Torres lo volvió a intentar primero con centro-chut y luego con un libre indirecto, pero la defensa visitante, liderada por Mantovani, consiguió despejar el peligro. No fue hasta el minuto 75 cuando Osasuna marcó el 2 a 1 definitivo, cuando el sustituto de Olavide, Kenan Kodro, envió al fondo de la red con un espectacular cabezazo un centro de Berenguer desde la banda derecha.

Los cambios se sucedieron en ambas filas, Osasuna buscaba un tercer gol que no llegó mientras que el Leganés defendía y no renunciaba al empate jugando contraataque. Al final, los tres puntos se quedaron en casa, para alegría de los aficionados rojillos. Una victoria merecida de los locales frente a un rival de sobra competitivo. Si mantienen su personalidad, ambos conjuntos darán que hablar esta temporada.

Ficha técnica:

Osasuna: Nauzet, Javi Flaño, Unai García, David García, Tano, Oier, Merino, Roberto Torres (Maikel Mesa, min 85), Alex Berenguer (José García, min 75), Olavide (Kenan Kodro, min.63), Nino.

CD Leganés: Serantes, Mantovani, Alberto Martín, Eizmendi (Gabriel, min 64), Miramón (Omar Ramos, min 75), Szymanowski, Borja, César, Víctor Díaz, Insúa, Sastre (Guillermo, min 70).

Goles: 1-0, m.42: Roberto Torres. 1-1, m.57: Borja Lázaro. 2-1, m.66: Kenan Kodro.

Árbitro: Oliver De la Fuente Ramos. Mostró tarjeta amarilla al local Kenan Kodro y a los visitantes Víctor Díaz, Cesar Soriano y Omar Ramos.

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de la Liga Adelante disputado en El Sadar ante 12.152 espectadores.

Miguel G. Barea

Periodista, de Linares y azulillo, da igual en qué orden. Odio eterno al fútbol moderno.

También te podría gustar...