Granada CF 1 – 0 CA Osasuna: Los nazarís quisieron y tuvieron más

Osasuna y Granada se enfrentaban en un duelo de Copa caracterizado por las necesidades de ambos conjuntos en la Liga. Una eliminatoria con el único interés para sus entrenadores de levantar el ánimo de sus jugadores y hacerles ver que pueden ganar. Pero tampoco querían sacrificar a sus mejores futbolistas, por lo que ambos equipos rotaron, con la esperanza de un buen resultado basado en la ilusión por convencer a sus místeres de los menos habituales.

Con estas expectativas el partido comenzó vibrante, con ambos equipos luchando por hacerse con el control del juego y repartiéndose las ocasiones. Sin embargo, el paso de los minutos dio el balón al Granada, que basado en la movilidad y calidad de la línea de mediapuntas comenzó a dominar el partido y las ocasiones.

La más clara llegó en las botas de Ponce, que tras un gran centro remató a puerta solo, pero Mario adivinó la intención del delantero nazarí y detuvo el tiro. Osasuna sufría y apenas conseguía llegar a la portería rival, salvo en jugadas aisladas y a balón parado.

El Granada continuaba con su goteo de ataques sobre la puerta rojilla. Al borde del descanso, una falta lanzada por Alberto Bueno salía rozando el palo de Mario en lo que parecía la última ocasión de la primera parte. Pero en el siguiente minuto, en lo que parecía una jugada intrascendente en la que el Granada saca un centro forzado, Toral remata, el balón pega en Ponce, y este no acierta frente a Mario, el hoy portero osasunista.

Tras el descanso, ambos equipos salieron con ánimos renovados en un calco de la primera parte. Primero fue un tiro lejano de Javi Márquez, y la réplica llegó en un centro de Buñuel que desvió la defensa granadina, pero que De las Cuevas cazó para volear, en un tiro que golpeó en la defensa y fue a corner. Y en uno de estos intercambios de golpes, llegó el gol andaluz. Jon Toral recibió un pase interior, giró sobre sí mismo con un control excelso y golpeó con pierna izquierda un disparo inapelable que se coló por la escuadra.

La reacción de Osasuna tardó en llegar, y con más ímpetu que cabeza consiguió enlazar alguna jugada de peligro, siempre en las botas de Sergio León. El delantero andaluz de Osasuna se las ingeniaba una y otra vez para sacar los colores a la defensa granadina. Fue de lo mejor del equipo pamplonés, por lo que cuesta descifrar su ausencia en el partido del pasado domingo frente al Atlético de Madrid. Quizá fue una decisión técnica, un toque de atención por no entrenar conforme las directrices de Caparrós, o simplemente porque no se encontraba bien. Habrá que ver lo que dice el técnico rojillo y cómo se dan los próximos partidos.

Los cambios nos dieron el debut de Entrena, el mediocentro granadino que dispuso de sus primeros minutos con el equipo de su tierra. Poco tardó en tocar balón y a los cinco minutos de entrar controlaba solo dentro del área, presto para redondear una noche mágica para él con el gol que certificara el triunfo de su equipo, pero la buena salida de Mario, muy atento, echó por tierra el sueño del joven jugador.

En el final del partido, Osasuna no consiguió asediar la portería de Ochoa. Incluso el Granada pudo ampliar su ventaja, primero en un córner en el que el conjunto rojillo realizó un cambio, algo que según los cánones del fútbol no se debe hacer. Y por último, en el añadido, cuando Carcela acorralado por los defensas consiguió ceder a Ponce, que giró y disparó en el área pequeña, pero el balón se estrelló en el palo.

El marcador reflejó un 1-0 para el equipo local, una pequeña renta para el equipo local con la que viajará a Pamplona para refrendarla. Osasuna, por su lado, deberá mejorar ofensivamente para poder remontar y darle una alegría a su afición. Un resultado que no refrenda el trabajo de ningún equipo, y que deja las espadas en todo lo alto para que cualquiera pueda ofrecer un pequeño regalo prenavideño a sus seguidores el 21 de diciembre en El Sadar.

Ficha técnica:

Granada: Ochoa; Cuenca, Lombán, Gastón Silva, Tabanou; Angban, Márquez (Entrena 78′); Toral (Carcela 81′), Bueno, Atzili (Pereira 62′) y Ponce.

Osasuna: Mario; Buñuel, David García, Iván Márquez, Fuentes; Imanol García, Fausto (Unai García 89′); Fran Mérida (Olavide 74′), De las Cuevas, Riviére (Jaime Romero 66′) y Sergio León.

Goles: 1-0, Toral (51′)

Árbitro: Iñaki Vicandi Garrido, del colegio vasco. No amonestó a nadie.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...