Copa del Rey: Competición expulsa a Osasuna del torneo del K.O

A pesar de haberse impuesto por 1-2 al Mirandés el pasado 9 de septiembre, Osasuna no disputará la próxima ronda de la Copa del Rey. Así  lo ha decretado el juez de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). ¿La razón? alineación indebida del central Unai García, sancionado por las dos amarillas que vio en un partido de Copa de la temporada pasada ante el Deportivo Alavés.

Un despiste del que el Mirandés se percató rápido, impugnando el partido ante la Federación apenas un día después, y que va a costar caro a los navarros. En concreto, 6000 €, sanción establecida de acuerdo con el artículo 76 del Código Disciplinario de la RFEF. Todo un jarro de agua fría para las arcas de Osasuna, cuya precaria situación económica le obligó a reducir su plantilla y a librarse de las fichas más altas para afrontar la temporada venidera.

De nada ha servido el recurso interpuesto por el club de Pamplona ante el Comité de Apelación, dado que la sanción impuesta es la mínima establecida según el reglamento. El presidente de Osasuna, Luis Sabalza, ha declarado que el error se debe a «un cúmulo de circunstancias» derivadas de la mala organización interna del club y se ha disculpado ante la afición. “Pedimos una disculpa a los aficionados. Nosotros nos habíamos ilusionado con la Copa del Rey pero no ha podido ser. No vamos a designar a ningún culpable; la responsabilidad es compartida. Nadie es perfecto. El error es humano”. 

El entrenador rojillo, Enrique Martín, ha asumido la responsabilidad de la alineación indebida, aunque no cree que vaya a afectar a la moral del equipo. Yo alineé a todos los que estaban en condiciones físicas. Ha sido un error y pedimos perdón a la afición. Nos hemos equivocado y, si queréis un culpable, colgadme a mí”. “Sin embargo, deportivamente no nos sentimos eliminados y nuestra autoestima ha subido tras este partido, porque los futbolistas se manifestaron y me demostraron que puedo contar con ellos en cualquier momento”.

Sea como fuere, la Copa no se consideraba una prioridad para Osasuna esta temporada. Dicen que no hay mal que por bien no venga, y la afición espera que la eliminación y su consecuente reducción del número de partidos permita a la plantilla concentrarse de lleno en la competición liguera. Un torneo que, dicho sea de paso, ha comenzado muy bien para los pamplonicas.

 

Miguel G. Barea

Periodista, de Linares y azulillo, da igual en qué orden. Odio eterno al fútbol moderno.

También te podría gustar...