CD Numancia 1 – 1 CA Osasuna: Torres equilibra el partidazo del Numancia

vía: laliga.es

Emoción. Así se podría definir lo vivido esta tarde en Los Pajaritos de Soria. Osasuna quería seguir con su buena racha, y con una gran primera parte, daba sus motivos para llevarse el encuentro. Sin embargo, con un claro dominio rojillo, el Numancia se adelantó en el marcador gracias a un gol de Diamanka. En la segunda parte, el rumbo del partido viró, los locales se hicieron con el dominio y secaron el ímpetu visitante. No obstante, cuando los sorianos comenzaban a visualizar su posición en la tabla con tres puntos más, Torres empató para equilibrar el partido y repartir los puntos.

Numancia y Osasuna comenzaron con un ritmo altísimo. No era un partido para estudiar al rival o dar por perdido un balón sin dejarse el alma. Los locales querían hacer valer su condición de local y seguir con las buenas condiciones en su feudo. Por su lado, los rojillos, en vuelo rasante, querían encaramarse a lo alto de la clasificación tras el empate del Albacete ayer.

Los primeros minutos se jugaron sin profundidad, con la intensidad y la presión con la que basaban los dos equipos su juego, era difícil encontrar precisión para quebrar las líneas defensivas. Pero era cuestión de tiempo que el cansancio bajase la precisión de la presión y las jugadas de peligro aparecieran. Primero avisó Rober Ibáñez, que se adelantó a la defensa en un centro pero su testarazo se marchó a la derecha de la portería.

El que no avisó fue el Numancia, o si avisó lo hizo en la misma jugada. Porque en una falta lateral, la defensa rojilla no despejó, sino que prolongó la jugada al segundo palo donde esperaba Diamanka. El centrocampista esperaba con la caña preparada para pescar el gol, primero remató de cabeza pero Ruben se estiró para despejar el remate, y después capturó el balón para rematar con pierna derecha al fondo de la red.

El gol no arredró a los rojillos que venían creciendo en el partido. Siguieron con su buen nivel ofensivo pero sin la precisión de cara al gol durante el resto de la primera parte, donde los navarros impusieron su juego y monopolizaron las jugadas de peligro. Villar tuvo primero un remate de cabeza a centro de Vidal pero su remate lo atrapó con facilidad Juan Carlos. Después fue Torres, quien se hizo con un balón sobre la frontal del área tras una salida rápida de los rojillos, el extremo de Arre controló y no dudó en chutar con la izquierda pero su gran disparo se topó con la estirada del arquero y el palo numantino. Y la última de Osasuna en esta primera parte, y la más clara la dispuso Villar. El delantero entraba al segundo palo en un corner desde la izquierda, el centro prolongado le llegó para que el punta rematase sobre la línea en un cabezazo picado que cuando cruzaba la línea Juan Carlos sacó la pierna para despejar y evitar un gol cantado.  Los jugadores pedían el gol y los cerca de 1.500 rojillos en el estadio conforme se recuperaban del «shock» también lo hacía.

La segunda parte comenzaba y todos esperábamos 45 minutos igual de instensos y vibrantes que los primeros. No fue así. Los locales redoblaron sus esfuerzos y consiguieron calmar la fogosidad rojilla. Villalba cogió el timón del partido y enseñó a su equipo el modo de llevar los tres puntos a su casillero sin sufrir. El extremo volvió locos a los jugadores de Osasuna dando un recital de regates y controles orientados con los que se iba de su par.

Arrasate movió el banquillo. El técnico veía que su equipo necesitaba algo más si quería al menos empatar el encuentro. Sacó a Barja por un desesperado Ibañez, que vio una amarilla en la primera parte por protestar tras ser objeto de dos faltas clarísimas y no ser señaladas ninguna. Y después entró Xisco por un voluntarioso y luchador Brandon.  Sin embargo, los cambios no consiguieron el empuje que buscaban y la única ocasión de peligro que trajeron fue un magnífico centro de Torres que remató Xisco desviado.

La defensa numantina parecía demasiado para Osasuna, e incluso el equipo de Aritz López Garai era quien llevaba el peso del encuentro. El descuento llegaba y pese a ser cuatro de añadido no parecían suficientes para los navarros para empatar el encuentro. Más aún viendo que tras un primer intento de ofensiva rojilla, los siguientes minutos la posesión fue del Numancia. Pero cuando sólo quedaba uno de la prolongación el balón cayó del lado rojillo. Rubén pegó en largo una falta casi en el área visitante, Villar se hizo con la segunda jugada y cedió para la llegada de Torres, el extremo de Arre lo vio claro, golpeó con pierna derecha desde la frontal del área, y puso el balón en la cepa del palo derecho, lejos de la estirada de Juan Carlos.

Osasuna empataba el encuentro en el descuento, agrandado su fama de equipo remontador y sumando una jornada más. El Numancia, por su lado, veía echar por tierra todo el buen trabajo realizado y encima también tendrá que afrontar el próximo encuentro sin Atienza, que vio dos amarillas por protestar mientras los rojillos celebraban el empate.

El resultado final puede parecer injusto para el conjunto de López Garai por cómo se desarrolló la segunda parte. Sin embargo, en el cómputo general del encuentro, y si se tratara de una partida de ajedrez, el resultado hubiera sido de tablas. Ninguno de los dos equipos consiguió borrar del tablero a su rival, por lo que el empate parece justo.

Ficha técnica:

Numancia: Juan Carlos; Nacho, Atienza, Derik (Carlos Gutiérrez, min. 55), Ganea; Diamanka (Kako, min. 82), Escassi, Gus Ledes; Yeboah, Guillermo (Higinio, min. 70), Fran Villalba.
Osasuna: Rubén; Nacho Vidal, David García, Unai García, Clerc; Oier, Fran Mérida (Íñigo Pérez, min. 76); Rober Ibáñez (Kike Barja, min. 62), Roberto Torres, Brandon (Xisco, min. 67); Juan Villar.
Goles: 1-0: min.21: Diamanka. 1-1: min.90+3: Roberto Torres.
Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité andaluz). Enseñó cartulina amarilla a los locales Diamanka, Derik y Yeboah; y a los visitantes Clerc, Rober Ibáñez y Juan Villar.
Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima sexta jornada de laLiga 1/2/3.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...