CA Osasuna – Villarreal CF: El Submarino visita el fondo de la tabla

Osasuna comenzó la segunda ronda liguera con ilusión, después del último cambio de entrenador, dos empates seguidos y un muy buen partido ante el Sevilla con un resultado adverso, volvieron a enganchar a la afición en sus esperanzas por la salvación. Ahora, tras cinco partidos de la segunda vuelta, este globo de optimismo se ha pinchado. Los malos resultados siguen siendo la tónica de un equipo rojillo y su imagen está devolviendo a los aficionados a la dura realidad de ser el farolillo rojo de la tabla. Aún queda mucha liga, pero cada vez quedan menos ilusos que sigan creyendo en opciones de salvación. El barco se hunde, y aunque la orquesta está desilusionada, seguirá animando hasta el final.

En el Villarreal, por su parte, están viviendo en una montaña rusa. La Liga ofrece el bálsamo tras la eliminación europea, siguiendo en los puestos de honor de la clasificación y con un fútbol de toque que encandila a su afición. Y prueba de este vaivén emocional fue el último partido, donde fueron capaces de sacar dos goles de ventaja al líder, para que posteriormente este les remontase no sin alguna ‘rigurosa’ decisión arbitral.

Ahora, liberados de la competición europea, el equipo alicantino se centrará en la liga y en afianzar su posición en la clasificación para el año que viene volver con más fuerza a la competición internacional y volver a hacer soñar a sus aficionados.

El primer paso para ello es visitar el fondo de la clasificación, visitar Pamplona. Un estadio habitualmente hostil para cualquier equipo, con un equipo enfrente capaz de la mayor de las gestas y once guerreros temibles a los que enfrentarse en continuos duelos durante noventa minutos. Historias que este año parecen provenir del abuelo que nos cuenta sus batallitas de joven. Porque si nos centramos en lo acaecido esta temporada, todos los equipos que han visitado El Sadar han puntuado, y sólo el Granada en Copa cayó derrotado. Por lo que sobre el papel, parece un campo propicio para seguir puntuando, recuperarse del golpe moral que el Villarreal sufrió el último partido y seguir en lo alto de la tabla. Aunque ya ha avisado Escribá: «El de Pamplona es un partido complicado y que nos preocupa».

Vasiljevic, para este partido, vuelve a virar el rumbo del equipo, saca a tres titulares y no los convoca, y en su lugar mete a tres canteranos (Imanol García, Olavide y Buñuel) en una convocatoria de 19, ya que Oier, expulsado el domingo, estaba en duda si podría jugar a la espera de la decisión del Comité de Competición. Confirmación que se ha recibido a lo largo de la tarde, y con la que Osasuna podrá alinear a su capitán. Hombre importante para el equipo navarro ya que el polivalente futbolista es pieza clave en cualquiera de las alineaciones que plantea el técnico, y más aún teniendo en cuenta las numerosas bajas en defensa y en el centro del campo con las que cuentan los rojillos.

Escribá, por su parte, tendrá que recomponer el equipo. Cuatro son los futbolistas con los que no podrá contar del 11 inicial que jugó el domingo. Bruno y Mario que vieron la quinta tarjeta, Adrián por una lesión muscular, y Sergio Asenjo que volvió a romperse la rodilla. A estas hay que sumarle otras dos de futbolistas habituales en las alineaciones como son Sansone y Jose Ángel, que no jugaron el anterior partido por lesión y que no se han recuperado a tiempo para el duelo en Pamplona.

La lesión de Asenjo da la titularidad a un viejo conocido de la afición rojilla, Andrés Fernández, que alternó grandes partidos con algunas cantadas notables, pero que en general dejó buen recuerdo en la grada rojilla. Además, entre las filas amarillas hay otro ídolo de la hinchada local, «el gudari» Roberto Soldado. Un goleador de raza que maravilló a toda una ciudad por los tantos logrados por el ‘9’ cada domingo.

El encuentro se plantea apasionante, con un Villarreal decidido a volver a la senda de la victoria, aprovechando el hambre de minutos de los menos habituales y con los argumentos futbolísticos de toque y posesión que lleva poniendo en práctica toda la temporada. Y con un Osasuna que buscará alejar fantasmas y volver a enganchar a su afición que espera cualquier gesto de su equipo para volver a creer. Una afición que espera que el viaje de su guerrero errante termine y encuentre al canterano perdido que sepa despertar y montar al dragón dormido que esta temporada es su equipo.

La visita del Submarino al fondo de la tabla promete ser un partido clave para las aspiraciones de ambos conjuntos para el resto de la temporada. La Liga se acelera vertiginosa hacia su final, las espadas siguen en alto y aún no hay nada decidido.

Posibles alineaciones:

Osasuna: Sirigu; Berenguer, Unai García, Vujadinovic, David García; Oier, Roberto Torres, Causic; Sergio León, Oriol Riera.

Villarreal: Andrés Fernández; Rukavina, Victor Ruiz, Mussachio, Jaume Costa; Dos Santos, Trigueros, Rodri, Castillejo; Soldado, Bakambu.

Árbitro: González González (colegio castellano-leonés).

Estadio: El Sadar (19:30).

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...