CA. Osasuna: en el último «looping» de la montaña rusa

vía: laliga.es

Mucho se asemeja la temporada de Osasuna a una montaña rusa. Continuos altibajos, descensos frenéticos y duros ascensos, vueltas eufóricas para seguir en el mismo sitio y giros dramáticos que al final no llevaban a nada. La única metáfora que no encaja dentro de esta alegoría es la que el devenir del conjunto rojillo no ha ido precisamente sobre raíles.

El último cambio de guión ha venido dado por la victoria en Tarragona con la inestimable ayuda del Nastic. Con esta, unida a los pinchazos de los equipos con los que luchan los navarros, los hinchas rojillos han visto renovadas sus opciones de ascenso.

El aficionado pamplonica, visceral y pasional por naturaleza veía cómo el fuego del ascenso se iba extinguiendo empate tras empate, y prácticamente quedaba en ascuas y ceniza con el empate ante el Lugo, Pero esas brasas han sido reanimadas por el último aliento de lo que parecía un equipo moribundo. Y en esta lucha entre luz y oscuridad para el club navarro, en la que crecía el pesimismo y la desesperación por seguir otro año en la división de plata, también crecía la ilusión por resurgir del fuego como el ave fénix, con un club saneado, con los objetivos claros y una política enfocada en los jugadores de cantera y la reconexión del equipo con la grada. Pero entre todos estos suspiros rojillos, dormitaba la chispa que reavivara el fuego del ascenso este año. Esta despertó el pasado domingo con tres puntos sorpresa a domicilio y tanto jugadores como hinchas, quieren mantenerla hasta el final.

Por delante quedan cuatro partidos cargados de tensión y emoción. Tres rivales directos como Oviedo (a 1 punto de «play-off»), Numancia (en «play-off»), y Valladolid (a dos puntos de «play-off), además del Lorca, un rival que no se jugará nada frente a Osasuna. Y para rizar el rizo, los pamplonicas cuentan con su ídolo y artífice del último ascenso en otro de los banquillos de segunda. No es otro que Enrique Martín, que se enfrentará con su equipo a Valladolid y Zaragoza, y que seguro querrá echar una mano a los colores que visten su corazón.

El club es consciente de que el equipo ha despertado a tiempo y el sueño sigue intacto, por eso, han bajado el precio de las entradas para el encuentro de este fin de semana contra el Oviedo a 15 euros. Desde la directiva quieren evitar otra mala entrada como la del último partido y sobre todo que El Sadar vuelva a lucir como siempre lo ha hecho y sea el temible jugador número 12 con el que contaban los rojillos.

Viñeta de Cesar Oroz

Viñeta de Cesar Oroz

El último «looping» en la temporada de Osasuna ha dejado al equipo a tres puntos de los «play-off», con  cuatro jornadas y con tres rivales directos en el punto de mira. Ocho equipos luchan para entrar en estas eliminatorias, el rellano del ático con vistas a primera, y sólo cuatro tendrán el privilegio de disputarlas. El club navarro tendrá que dejarse todo en las cuatro finales y esperar resultados para entrar en la fase final.

Así, la pelota queda en los pies de los jugadores rojillos. Quedan 270 minutos de espectáculo, lucha, emoción y sufrimiento por delante, pero cada lágrima, cada gota de sudor y cada metro de esfuerzo pueden tener una recompensa inolvidable.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...