CA Osasuna – Real Madrid: Solo queda la épica

Ser del Madrid y jugar en El Sadar se ha vinculado habitualmente al miedo escénico, al pánico de la estrella, al descorche de los algodones de la cueva. El miedo que debe sentir una mega estrella mundial de todo un Real Madrid al visitar la aldea cuasi-gala de la vieja Iruña puede haber sido comparable a lo largo de las últimas décadas a las citas con los dentistas o los urólogos, fechas imposibles de aplazar, obstáculos a ser superados por la fuerza, números subrayados en el calendario, pesadillas después de navidad. Los locales saben de su afamada garra cuando se trata de jugar contra los equipos señoriales y es que cuando un desposeído se enfrenta a todo un príncipe heredero, uno tiene mucho que perder, y al otro le queda todo por ganar, o al menos este ha sido un axioma básico inoculado en la sangre de todo canterano rojillo (jugador y aficionado/a).

El viejo feudo del Reino de Navarra abrirá pacíficamente sus puertas a la caravana de merengues que siguen el camino real desde Madrid hasta el nuevo césped del Sadar. Acompañados por toda su fanfarria y tropas mercenarias, pocos focos quedarán sin iluminar y bellos (incluso púbicos) sin repeinar antes de que a las 20:45 horas el balón se ponga
a rodar. Para entonces, las espadas estarán en todo lo alto, y la referencia es literal, Osasuna tras el mercado de invierno ha decidido reforzar su faceta aérea con tres fichajes de altura: Sirigu, Loé y Vujadinovic, nuevos caballeros para el estandarte rojillo que con sus cerca de 1.90m pretenderán insuflar al balón parado y a la defensa por lo alto un nuevo aire en el viejo Sadar. Debemos recordar en este aspecto que Osasuna es el equipo más goleado de la competición de cabeza, incluso de todas las competiciones profesionales europeas, por lo que dicho aspecto será de especial relevancia en el partido.

Las novedades tácticas de Osasuna no pasarán, no en vano, tan sólo en la implementación de nuevas caras en su posible tapete, puesto que durante la semana, el co-técnico/chico de los recados/portavoz oficioso/presidente de facto de Osasuna, Vasiljevic, ha estado planeando junto a su segundo, Alfredo, un planteamiento con 4 defensas y un solo delantero. En esta estela, la principal hipótesis sería imaginar un Osasuna que podría dibujar un 5-3-2 o un 4-1-4-1 según la fase del partido en el que se encontrara. El planteamiento parece lógico al enfrentarse a un rival peligroso en la conducción rápida y las transiciones (una sangría para los locales) y no tanto a un rival potente en lo que se refiere a las posesiones largas y el control del balón en el centro del campo. De plantear el esquema de cuatro atrás, Alfrejevic propondría un equipo más dividido en dos tareas, una de apoyo defensivo (extensible a todo el equipo, pero con cierta libertad para el punta) y otro de simple posicionamiento en su campo a pesar de la posesión.

Las claves del partido residirán entonces en un cómputo de factores, resultado del sumatorio de suerte, concentración, seriedad defensiva, agresividad en el centro del campo y posicionamiento táctico de los carrileros o laterales. Es posible que la banda de Danilo sea la más observada y la que más instrucciones reciba a lo largo del partido por parte de ambos banquillos.

Posibles alineaciones:

CA Osasuna: Sirigu, Tano, Oier, Vujadinovic, Clerc, Causic, Tienza, Berenguer, Jaime, De las Cuevas y S. León.

Real Madrid: Keylor, Marcelo, S. Ramos, Varane, Danilo, Kovacic, Casemiro, Isco, C. Ronaldo, Benzema, Lucas.

David Vilches

Intento de muchas cosas, aborto de casi todas. Psicosociópata de libro, zigoto de escritor y aprendiz de cortador. Extrovertido de día, culo de sofá de noche. Lo que me ahorro en el plus, me lo gasto en apuestas que nunca gano. Siéntame, dame un pan, ponme fútbol y seré feliz. Orgulloso rojillo.

También te podría gustar...