CA Osasuna: Mirando desde arriba

Un equipo, con treinta jornadas jugadas, 46 puntos y sin haber bajado del octavo puesto en la clasificación.

Ese es Osasuna; y parece mentira que estas tres ‘pistas’ nos lleven a dar con el equipo navarro. Ese equipo que terminó la pasada temporada con el agua al cuello, con pie y medio en Segunda B. Ese equipo que tuvo que dirigirse al artífice del famoso milagro del 97 y que lo volvió a hacer en Sabadell: Enrique Martín Monreal. Ese equipo que se ha armado de jugadores de casa, eso que tanto se echaba de menos en la grada de El Sadar. Ese equipo que ha conseguido sumar 46 puntos. Ese equipo que no ha estado más abajo del octavo puesto en la clasificación. Por lo tanto, es ese equipo, uno de los equipos, que tiene muchas papeletas para estar, a final de temporada, en puestos de acceso directo o en puestos de play-off.

El once inicial del Osasuna - Lugo. Vía lfp.es

El once inicial del Osasuna – Lugo. Vía lfp.es

Así descrito parece que ha sido un camino de rosas. Pero la familia rojilla, en estas treinta jornadas, ha vivido infinidad de sensaciones. Partidos buenísimos que dejan un gran sabor de boca, y partidos que prefieren no recordar.

Todo queda entre vecinos

¿Qué dirán los rojillos de aquel 4 – 0 en Anduva? Después de haber perdido por 3 – 0 frente a la Ponferradina, Osasuna encadenó cinco partidos puntuando (empatando ante el Bilbao Ath., Nástic y Oviedo y ganando al Huesca y al Llagostera). En la jornada 23, Osasuna visitaba al Mirandés. Se trataba de una cita que hacía mucha ilusión a ambas aficiones y más de un millar de aficionados navarros decidieron viajar a Anduva.

Eguaras celebra uno de sus goles que anotó frente a Osasuna. Vía lfp.es

Eguaras celebra uno de los goles que anotó frente a Osasuna. Vía lfp.es

Pasados noventa minutos del pitido inicial, los casi 1.500 aficionados salían cabizbajos. Osasuna había encajado cuatro goles (Eguaras x2, Salinas y Abdón Prats) y no consiguió marcar ninguno. Un partido nefasto de los hombres de Martín Monreal. En lo que va de temporada este ha sido el marcador en contra más abultado que Osasuna ha sufrido.

Pero los malos tragos en los que el Mirandés ha sido también protagonista, no terminan aquí. ¿Qué les sugieren a los rojillos de ambos conjuntos las palabras Copa del Rey y alineación indebida? Sensaciones antónimas, seguro.

Osasuna consiguió clasificarse para la tercera ronda de la Copa del Rey ganando al Mirandés por 1-2. Los burgaleses jugaron con uno menos y, por lo tanto, el partido se puso de cara para los navarros. Pero el Mirandés recurrió el encuentro por la alineación indebida de Unai García. El despiste en la alineación lo pagó caro el conjunto de Martín Monreal.

Los momentos más amargos parecen haberse vivido entre vecinos. El osasunismo también recordará el 3 – 0 recibido en Mendizorroza. Osasuna llegaba como líder, después de ganar al Lugo por 4 – 0, empatar ante el Córdoba y de ganar al Zaragoza en La Romareda. Un Osasuna convencido y confiado. He ahí el problema. Confiado. Pedro Mari Zabalza, entrenador que regaló unos históricos años al Club, ya lo dijo en su día: “Si nos confiamos somos muy malos”.

El Alavés vistió su mejor versión y a los siete minutos, con un gol de Toquero, desequilibró a Osasuna. Ya en la segunda mitad Dani Estrada y Manu García, de penalti, cerraron el marcador. Pese a la derrota, Osasuna no perdió la primera posición.

Fue tres jornadas más tarde, en la undécima, cuando Osasuna perdió su liderazgo; entonces el Girona se llevó los tres puntos de El Sadar. No volvió a la primera posición hasta dos jornadas después (13º) tras ganar al Mallorca por 2 – 1, pero no conoce el primer puesto desde la jornada catorce.

En la jornada 29, en un partido más reciente, los aficionados salieron con mejor sabor de boca de El Sadar. Los navarros tuvieron la oportunidad de devolvérsela al Alavés, esta vez en un Sadar lleno. Se trata de uno de los partidos más bonitos y recordados esta temporada, tanto por juego y por ambiente. Con la reaparición de “Rojillo”, la mascota que catorce años después volvió a pisar el césped del estadio, Osasuna ganó por 3-1 a sus vecinos alaveses. RobertoTorres –de penalti-, Urko Vera y Nino fueron los goleadores.

Los jugadores rojillos celebran su primer tanto del Osasuna - Alavés. Vía lfp.es

Los jugadores rojillos celebran su primer tanto del Osasuna – Alavés. Vía lfp.es

Hoy desde la séptima posición, sigue soñando con el ascenso. Ha ganado trece encuentros, ha empatado siete y ha perdido diez. Lo que hacen un total de 46 puntos, empatado con el Real Oviedo y el Zaragoza.

Goleadas: la otra cara de la moneda

En esta temporada han sido dos las ocasiones en las que Osasuna ha conseguido mantener la portería a cero habiendo marcado tres o más goles en la rival. Ambas en El Sadar.

En la séptima jornada Osasuna venció por 4 – 0 al Lugo. Roberto Torres consiguió un hat trick –dos de ellos de penalti- y Nino marcó el cuarto.  Osasuna, con 16 puntos, se afianzó así el primer puesto, aumentando la distancia con el segundo clafisicado -el Numancia con 13-.

En la jornada 22 Osasuna recibía al Llagostera. Gracias a los goles de Nino, Alex Berenguer y Maikel Mesa, los rojillos volvían a la tercera posición siete jornadas después, a un punto del ascenso directo. Así finalizaba la mala racha de los navarros como locales, que acumulaban cuatro partidos sin ganar en casa.

Recta final

Al campeonato le quedan doce jornadas que Martín Monreal afirmó que las  afrontarían como si de finales se tratasen. Cuatro serán frente a rivales directos. Elche –jornada 33-, Alcorcón –jornada 36-, Nástic –jornada 40- y en la últma jornada de liga se medirá al Real Oviedo.

El Elche tiene, a día de hoy, dos puntos menos que Osasuna que tiene 46,  el conjunto madrileño uno menos que los navarros (45), el Nástic es tercero con 48 y el Real Oviedo tiene también 46 puntos, al igual que los rojillos.

De momento Osasuna tiene que preparar el próximo encuentro. El Tenerife visita Pamplona este sábado a las 18:00.

Verónica Satrustegi

Navarra y rojilla, ¿qué más se puede pedir?

También te podría gustar...