CA Osasuna 2 – 1 AD Alcorcón: Los de Santo Domingo tampoco pueden con El Sadar

vía: laliga.es

El Sadar era el escenario para dos equipos con rachas contrapuestas. El Alcorcón, que venía de dos derrotas seguidas y Osasuna, que llegaba tras una victoria como local y un empate a domicilio. Sin embargo, el equipo amarillo era quien estaba en puestos de «play-off», mientras que los rojillos estaban fuera aunque querían más. Con esto y la magia que vuelve a flotar en el ambiente en cada partido en Pamplona, los ingredientes hacían presagiar un partido divertido para el espectador.

El encuentro comenzó de la forma esperada, con los dos equipos luchando cada balón, peleando cada centímetro del campo y con una intensidad por encima de lo que ambos equipos podrían aguantar.  Las ocasiones no llegaban pero se intuía que en cualquier descuido el gol podía llegar por parte de los dos contendientes.

Sin embargo, la primera aproximación seria a portería no llegaría hasta pasados los 25 minutos. Esta llegó en los pies de Juan Muñoz que consiguió hacerse con un balón llovido en profundidad pese a la presencia de los dos centrales rojillos, pero su tiro, quizá un pelín forzado, se marchó por encima de la portería de Rubén.

Los rojillos tardaron más en encontrar el área de Raúl Lizoain. Un buen centro lateral encontraba el salto de David García pero su remate picado fue atrapado por el arquero del Alcorcón. Esta jugada de peligro de los de Arrasate fue rápidamente contestada por los amarillos. Raúl rápidamente lanzó la contra, el balón llegó a Nono que bailó a la defensa rojilla hasta quedarse con tiro franco, pero a última hora se cruzó David, que volvía con la lengua fuera tras su remate y pudo desviar el tiro para que Rubén atrapara sin apuros.

Parecía que el cansancio hacía mella en los dos conjuntos y el partido podía desatarse en dos ataques continuos sin defensas capaz de retenerlos. Pero la gasolina había durado hasta muy entrada la primera mitad y el descanso llegó sin que se acabara de descoser el control.

Con la segunda parte llegaron las ocasiones y con ella, los goles. El Alcorcón salió mejor colocado y con más ímpetu. Logró las mejores ocasiones y muy pronto el gol. Un corner lanzado desde la izquierda merodeó la zona de Silvestre, que saltó más que Unai y remató en dirección portería. El cabezazo tras tocar los guantes de Rubén besó la red. Los de Santo Domingo se adelantaban en el marcador.

El gol trastocó los planes rojillos que dieron un bajó tras verse detrás en el marcador. Fueron los mejores minutos del Alcorcón. Nono ganaba cada acción a Nacho Vidal y Toribio y Silvestre se imponían a los tres medios de Osasuna para organizar el partido a su antojo. Es cierto que Osasuna dispuso de alguna ocasión de peligro, e incluso Raúl tuvo que trabajar para evitar la igualada, pero estas eran jugadas aisladas, o lanzamientos a balón parado, como un oasis en el desierto.

El Alcorcón tuvo el balón de la sentencia. Dorca chutó escorado pero casi sobre el área pequeña, el balón se paseó por la portería y Juan Muñoz no llegó en el segundo palo con la fe necesaria para tocar ese balón.

Arrasate vio en esta ocasión la gota que colmaba el vaso y llamó a Xisco e Iñigo Pérez para cambiar el signo del partido. No fue sólo un cambio de cromos, el técnico rojillo modificó el sistema, Oier retrasó su posición para conformar una defensa de cinco con Nacho y Clerc como carrileros y así tener un mediocampo con mucho toque. Pero el diluvio no cesaba sobre el área navarra. El Alcorcón seguía dominando el encuentro, y Osasuna no conseguían sacar el balón jugado, con numerosos fallos en la salida.

El viento se levantó y comenzó a llover sobre Pamplona. Y a los rojillos, que parecen abonados a un cineforum de western donde el sheriff consigue reponerse a todas las adversidades, e incluso con varias balas en su cuerpo consigue atrapar a los malos y salvar al pueblo, pensaron que esta era otra buena ocasión para agrandar la leyenda de El Sadar esta temporada.

Rubén García mandó un balón atrás para reorganizar la jugada. El esférico tras pasar por la zaga llegó a Mérida, que vio el desmarque que el media punta rojillo le estaba lanzado para poner un magnífico pase a la espalada de la defensa del Alcorcón. El 14 de Osasuna entró al área, puso calma para que Xisco lanzara el desmarque y centró para que el ariete de un toque batiera a Raúl.

El Alcorcón no se vino abajo y siguió jugando como venía. Y a los pocos minutos a punto estuvo de adelantarse de nuevo. Una mala salida rojilla fue recuperada por Aly, que inició un ataque frontal sobre la defensa local, Torres llegó para meter la pierna y robar el balón, pero este rebotó sobre Unai García y volvió a caer a los pies del mediocentro visitante, que tiró una pared para colarse en el área y ante la salida de Rubén dudó entre pasar a Juan Muñoz o chutar, el resultado fue un pase largo, o un tiro que rozó el palo y se marchó tocando la red tras el toque del delantero.

El partido no tenía control y cualquiera de los dos podía marcar el siguiente gol. Pero este año en El Sadar Osasuna tiene un plus de fortuna. Clerc cedió a la llegada de Iñigo Pérez, que subía con fuerza y pasó hacia Xisco que bordeaba el área. El delantero no llegó pero el balón siguió en dirección a Roberto Torres, que se encontró con un caramelo para culminar la remontada. El mago de arre conectó un tiro con su pierna izquierda sin controlar el balón, sutil pero con ángulo el chut cogió dirección a la red, lejos del alcance de Raúl.

Los rojillos se ponían por delante en el marcador, aunque el Alcorcón tenía tiempo para reaccionar. El segundo gol fue un golpe muy duro para la moral amarilla, o fue Osasuna quien se encargó de dormir el partido y que en los minutos que restaban no pasara nada.

Entraron Pereira y Casadesús para buscar el empate a la desesperada, pero se marcharon sin recompensa y sin poder demostrar sus cualidades. Fueron los minutos donde los rojillos demostraron que podían merecer esa victoria, y que con dos zarpazos les valía para vencer a un rival que demostró en El Sadar su ambición y calidad, un equipo que tiene que aspirar a luchar por ascender.

Los amarillos lo intentaron hasta el final con más voluntad que claridad, y el pitido final fue una liberación para los rojillos, que se veían con tres puntos más que les ayuda a igualar al Cádiz en la última posición del «play-off». El Alcorcón, por su lado, veía cómo pese a su gran encuentro se marchaba de vacío de Pamplona y alargando su mala racha.

Ficha técnica:

Osasuna: Rubén Martínez; Nacho Vidal, David García, Unai García, Clerc; Oier, Fran Mérida (Miguel Flaño, min.85); Rubén García, Roberto Torres y Kike Barja (Íñigo Pérez, min.67) y Brandon (Xisco, min.67).
Alcorcón: Raúl Lizoain; Laure, Burgos, David Fernández, Aly (Casadesus, min.85); David Mayoral (Peña, min.68), Silvestre (Pereira, min.83), Toribio, Nono; Juan Muñoz y Dorca.
Goles: 0-1, min. 52: Silvestre. 1-1, min. 71: Xisco. 2-1, min: 81. Roberto Torres.
Árbitro: Víctor Areces Franco (Comité asturiano). Mostró tarjeta amarilla al local Fran Mérida y a los visitantes Silvestre, Juan Muñoz, Aly, Nono y Pereira.
Incidencias: partido correspondiente a la decimoctava jornada de la Liga1/2/3 disputado en El Sadar ante 13.437 espectadores. La presidenta de Saray (Asociación Navarra de Cáncer de Mama), Ana Sarasa, ha realizado el saque de honor tras haber recibido esta entidad la Medalla de Oro de Navarra.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...