CA Osasuna 18/19: el osasunismo quiere volver a disfrutar

La plantilla celebra con la hinchada la salvación de Sabadell. Foto vía navarradeportiva.com

Si la palabra que más resonaba en el osasunismo antes de arrancar la temporada pasada era “ilusión”, en el inicio de la actual se habla de “reconexión”.

Durante las dos últimas campañas, el equipo ha perdido parte de la simbiosis con la grada rojilla, debido a los malos resultados y el juego apático que mostraba el equipo sobre el verde. La fuerza, la intensidad, la rasmia que caracterizaban a Osasuna se diluían en esquemas de juego demasiado estáticos, que incluso permitían al aficionado vaticinar al aficionado los movimientos del entrenador dependiendo de cómo transcurrían los acontecimientos.

Buscado esa reconexión con la grada, el club decidió cesar a Diego Martínez, técnico que no convenció a la grada dada su pasividad al frente de la escuadra rojilla. Además, el hecho de ni siquiera entrar en los “play-off” de ascenso pesó en la decisión de la directiva. Después de muchos rumores, se confirmó lo que era un secreto a voces: Jagoba Arrasate se convertía en el nuevo técnico de Osasuna.

Presentación de Jagoba Arrasate como técnico de Osasuna, junto con el director deportivo Braulio Vázquez

Presentación de Jagoba Arrasate como técnico de Osasuna, junto con el director deportivo Braulio Vázquez. Foto vía osasuna.es

La directiva decidió dejar las riendas del club a un hombre que el año pasado metió al CD Numancia en la final de la promoción por el ascenso, haciendo de su equipo un bloque compacto y sin fisuras, aunque con variantes para el juego vertical. Con este movimiento, la directiva ha querido complacer al aficionado rojillo, que exigía a un técnico cuyo juego transmitiera más y contagiara a la grada. Parece ser que este año, el objetivo principal ya no es el ascenso, ya que desde el club se han quitado el papel de favoritos al ascenso.

Equipo que transmita

Sabalza y los suyos han intentado dotar a la plantilla de una imagen más navarra o casera, que recuerde a la del último ascenso y que permita al aficionado identificarse más con los jugadores. Prueba de ello es la contratación del técnico vasco y de otros jugadores con los que se pretende cumplir la demanda del respetable. El fichaje de Imanol García, ex jugador del club y con pasado en Primera, y la vuelta de sus cesiones de David García y Miguel Olavide pretenden devolver a la plantilla ese aura de Tajonar que tanto anhela la hinchada. Sin embargo, ha habido movimientos contradictorios con esta tesis, y que han provocado molestia e incomprensión. La salida de Aitor Buñuel no han sido muy bien recibidas y ha sido motivo de crítica hacia la directiva, en especial al director deportivo Braulio Vázquez. 

Imanol García en su presentación. Foto vía noticiasdenavarra.com

Imanol García en su presentación. Foto vía noticiasdenavarra.com

Aparte de estos movimientos, el club se ha reforzado en ataque y en otras posiciones en las que ha habido salidas. En portería, Rubén Martínez llega, en principio, para cubrir la baja Sergio Herrera, lesionado hasta 2019. Luego, si los acontecimientos siguen su curso, el arquero burgalés volverá a la titularidad.

En defensa, el lateral Nacho Vidal cubre la baja Javi Flaño, que vuelve a abandonar las filas rojillas para recalar en la UD Logroñés. El fichaje del canterano valencianista vinó rodeado de polémica, ya que prácticamente le cerraba las puertas del club al mencionado Aitor Buñuel, que este año compartirá categoría con Flaño, al militar esta campaña en el Racing de Santander.

En el medio campo, Iñigo Pérez ha venido junto con Jagoba Arrasate de tierras sorianas y su objetivo es hacer olvidar a Lucas Torró, uno de los jugadores que mejor sensación dejó la pasada campaña y que se ha marchado al Eintracht de Frankfurt. Además, el mencionado Imanol García intentará hacer lo propio con la marcha de Joaquín Arzura, otro de los futbolistas más valorados entre los aficionados.

Renovando las balas

La línea de ataque es la que más se ha movido durante el verano. Quique González, que no rindió al nivel esperado, salió rumbo a A Coruña. Para reforzar la artillería, el club ha fichado a Juan Villar, uno de los puntales del Tenerife en la 2017/2018 y ha logrado la cesión, con compra obligatoria en caso de ascenso, de Brandon Thomas, procedente del Rennes y ex jugador del RCD Mallorca. Subrayar la vuelta de Miguel Olavide a las filas osasunistas tras su cesión al Sevilla Atlético y la marcha de vuelta a sus clubes de Sebas Coris, Borja Lasso y Rober Ibáñez.

Se espera que pueda llegar algún fichaje más a Tajonar, y en los últimos días suena con fuerza el nombre de Rubén García, extremo del Levante UD que el año pasado jugó en el Sporting, anotando 8 goles y asistiendo otros tantos. No se sabe si el jugador, en caso de llegar, lo hará como propiedad del club pamplonica o del granota, pero la operación se puede cerrar esta misma semana.

Este año, la hinchada rojilla no ha fallado y rebasará por tercer año consecutivo la barrera de los 15.000 socios, rozando el límite impuesto por el club. Un apoyo que no se ha reflejado en el verde durante las dos últimas campañas, y que da aún más valor a la fidelidad de la afición. En la primera, solo hace falta mirar las estadísticas para demostrar la temporada calamitosa que fue, en la pasada, por el apático comportamiento del equipo en el Sadar que terminó costando la lucha por el ascenso. Si todo sale bien, este año se verá recompensadas esas decepciones con una visita al quiosco de la Plaza del Castillo.

Jon Larratxea

Estudiante de Periodismo en la UPV/EHU. Contando las horas para volver al quiosco de la Plaza del Castillo. IG: @jon99larratxea

También te podría gustar...