Barça B 0 – 2 CA Osasuna: Los rojillos recuperan el gol, la victoria y la esperanza

vía: laliga.es

Los rojillos visitaban el Miniestadi con la ilusión de sacar los tres puntos y recuperar las buenas sensaciones que vivieron en algún tramo de la primera vuelta. Así sucedió, gracias a los goles de Rober Ibáñez y Quique González, que devuelven a Osasuna a la zona noble de la tabla.

Con el inicio del partido, la posesión fue para el filial blaugrana, fácil de adivinar con las filosofías de ambos conjuntos. Sin embargo, los pamplonicas tuvieron las primeras ocasiones.

El gol no se hizo esperar. Una gran jugada rojilla llevó el balón a los pies de Mérida, este encontró a Clerc en profundidad para que este centrase un gran balón entre la defensa y portero culés. El primer jugador visitante en cruzarse con el balón fue Quique, pero su pólvora iba a seguir mojada unos minutos, por lo que no conectó con el balón que le pasó entre las piernas. Rober Ibáñez entraba sólo desde la segunda línea y tras perdonar su compañero, él no estaba dispuesto a hacer lo mismo, puso el pie y empujó el balón con sencillez al fondo de la red. Osasuna se adelantaba en menos de diez minutos en la ciudad Condal.

Con el gol, el partido entró en una dinámica de intercambio de golpes. Unai y Lillo salvaban a su equipo, y Herrera se veía obligado a actuar más de lo que a su entrenador le gustaría. La línea de tres tras Quique desbordaba y se asociaba con gusto. Aunque el partido no estaba dominado por los rojillos, el resultado acompañaba y los detalles iban sumando en post de la victoria final de los visitantes.

En la reanudación Osasuna salió a sentenciar, Mérida buscaba al punta y se encontraban, Lasso probaba desde media distancia, pero la puntilla no llegaba.

El nerviosismo en la grada, tras la tele y en el banquillo creció cuando los locales apretaron el acelerador y dispusieron de ocasiones claras para hacer las tablas. Primero Aleña con un disparo al larguero, y luego Palencia en un chut que hizo trabajar a Herrera buscaban con esmero la puerta rojilla.

Diego Martínez movió ficha. Dio entrada a Arzura por Lasso, y minutos después quitó a Rober Ibáñez por Xisco. Con este último en el campo, el devenir del partido cambió. La ambición del delantero reactivó a su equipo y el segundo gol no tardó en llegar.

Mérida sacó una falta lejana y centrada al área, buscando una segunda jugada. Ortolá salió para atrapar el balón, pero no lo hizo con la contundencia ni claridad que era necesaria ante el incordio de Xisco. El balón quedó suelto para que Torró asistiera a Quique, quien remató de cabeza y cerrar el encuentro.

La ventaja obtenida con el segundo gol parecía insalvable para un filial que acusaba las bajas, y que daba entrada a Riqui Puig, otra joven perla, con tan sólo 18 años. Gerard se resignaba ante un rival superior en experiencia y que había sido superior a su equipo en las áreas.

Poco más se dio en los minutos que restaban para el final. Torró remató alto un corner en la jugada de peligro más reseñable. Los tres de añadido sirvieron para que la afición rojilla que hoy se desplazó al Miniestadi prolongara su alegría.

Osasuna, que en el partido anterior recuperó sensaciones, hoy recuperó la senda de la victoria, el gol y la esperanza de volver a disputar el año que viene «la mejor liga del mundo». Aun queda muchos partidos por delante y cada uno se antoja vital, sobre todo por la igualdad que se vive en la clasificación, con 7 equipo en sólo 3 puntos y 9 (11 si añadimos a Rayo y Huesca), para sólo 3 puestos para el ascenso.

Los locales, por su lado, siguen fuera de los puestos del descenso y restan otra jornada para logar su objetivo. Y aunque hoy no hayan conseguido sumar punto alguno, seguro que su entrenador está satisfecho con el partido realizado.

En la próxima jornada los culés viajarán a Sevilla para el duelo de filiales con un equipo nervionense necesitado, pero motivado tras la importante victoria de hoy ante el Zaragoza. Mientras que los rojillos recibirán al Tenerife, en lo que será otra final por el ascenso pero con el apoyo de la totalidad de su afición que espera con ansias una victoria de locales, cosa que últimamente se les está resistiendo.

Ficha técnica:

Barcelona B: Ortolá; Palencia, David Costas, Martínez, Cucurella; Rivera (Inigo Ruiz de Galarreta, m. 78), Vitinho (Riqui Puig m. 82), Marqués (Ballou, m. 65); Aleñá, Nahuel y Carles Pérez.

Osasuna: Sergio Herrera; Lillo, Aridane, Unai García, Clerc; Torró; Rober Ibáñez (Xisco, m. 70), Borja Lasso (Arzura, m. 66), Mérida (Roberto Torres, m. 78), Barja; y Quique.

Goles: 0-1, Rober Ibáñez (m. 9). 0.2, Quique González (m. 75).

Árbitro: Sagués Oscoz (comité vasco). Mostró cartulina amarilla a Rivera, David Costas, Carles Aleñá , Cucurella, Rober Ibáñez, Clerc, Kike Barja y Arzura.

Incidencias: partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Segunda División, disputado en el Miniestadi ante 5.592 aficionados.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...