Arrasate y sus líneas de mejora

vía: osasuna.es

Osasuna disponía de dos jornadas seguidas en casa para apretar el acelerador, solventar las dudas de los primeros encuentros y unirse al tren delantero de la clasificación. Sin embargo, el club ha dejado muchas dudas en sus aficionados y la sensación de que, pese a que el equipo va por el buen camino, el laboratorio de Arrasate todavía tiene mucho trabajo por delante para afianzar al equipo en el campo.

Durante ambos encuentros el equipo no ha mostrado una continuidad en el juego, dejando minutos en el limbo en los que los rivales se han hecho dueños de El Sadar y de no ser por la actuación de Rubén (que salva lo mismo que condena) y de la poca precisión o fortuna de los rivales, los resultados hubieran sido muy distintos y el feudo rojillo no sería el baluarte del que nadie consigue sacar los tres puntos.

Del mismo modo,Arrasate ha encontrado su pareja de centrales (Aridane y Unai García), una mezcla de experiencia, carácter y carisma; Clerc y Nacho se asientan en los laterales estableciendo ya una defensa «titular». Además, el rodaje y asentamiento de Oier en el puesto de medio defensivo (el mejor de los rojillos en el último partido), hacen que el entramado defensivo navarro mejore y los rivales tengan que mejorar sus técnicas de poliorcética para asaltar la fortaleza que lidera Rubén.  El dato que refrenda estas sensaciones es que el arquero rojillo no haya recogido el balón de la red en los últimos dos encuentros, y sólo una vez si lo ampliamos a la visita a Tarragona, lo que contrasta con los cinco encajados en las primeras cuatro jornadas.

En el otro lado del asentamiento defensivo se encuentra el único gol que han conseguido marcar en estos encuentros, que además llegó tras un magistral lanzamiento a balón parado de Rubén García. Ésto podría hacer pensar que los rojillos tienen dificultades a la hora de mover la pelota, pero no es así. Es cierto que les cuesta sacar el balón con claridad desde atrás, y que tanto los centrales como el portero no dan la seguridad que deberían con el balón en los pies, pero una vez superada esta barrera, el balón llega a los pies de Íñigo Pérez y Rubén García la circulación es buena. Sin embargo, falta profundidad y verticalidad, no acaban de llegar balones francos a los delanteros y los extremos no acaban de desbordar a su marcador.

En estos aspectos el técnico vizcaíno parece estar trabajando con intensidad en Tajonar. En la combinación de extremos puros con la entrada de hombres de más calidad y toque como Roberto Torres y Fran Mérida puede estar la clave para desarmar las defensas rivales. No obstante, Arrasate no puede perder de vista el ámbito psicológico. En el último partido, tras el penalti señalado en favor del Numancia, los rojillos se vinieron abajo y dejaron el mango del partido en el equipo soriano. Es cierto que llevamos poco partidos y se está planteando un proyecto a futuro, pero estos detalles hay que ir puliéndolos, ya que en muchos tramos de la temporada pueden ser tan decisivos como un buen ataque o una buena defensa.

El equipo técnico tiene varias líneas de trabajo abiertas y muy poco tiempo para llevar a cabo ese trabajo. Las mejoras tienen que verse desde el próximo encuentro, o eso es lo que piden los aficionados más exigentes. Por suerte, el siguiente partido será contra el Zaragoza. Y aunque se dispute en lunes, ya sabemos que en este negocio se piensa poco en la pasión, la ambición y las ganas de ganar a un rival histórico rojillos pondrá un punto de más en las piernas de los jugadores. La semana va pasando y tanto jugadores como hinchas osasunistas ya no piensan en el descanso del fin de semana, sino en el lunes, y el duelo de las nueve de la noche que enfrentará a dos equipos que han empezado con dudas y que quieren cerrarlas pronto.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...