A falta de internacionales, las perlas de Tajonar

Cuando Jan Urban parecía haber dado con la clave del éxito, volvieron los internacionales a Osasuna. El equipo navarro llegó a cosechar siete partidos consecutivos sin perder, tres de ellos con los jugadores suplentes. Con la llegada de los internacionales a tierras navarras, Osasuna ha salido derrotado en los dos encuentros que se han jugado desde entonces (frente a Zaragoza y Llagostera). Pero en estos dos últimos ha habido un detalle a tener en cuenta: la marcha de De las Cuevas a tierras italianas.

El conjunto rojillo ha tenido que hacer frente a las cinco bajas por compromisos internacionales. Sin Nekounam, Ansarifard, Loe, Cadamuro y Cedrick, el técnico polaco ha demostrado que con los jugadores de casa se puede formar un once luchador. De los siete encuentros puntuando, tres han sido con onces formados en una gran parte con chavales de Tajonar.

Un doble pivote que rompe esquemas

Con un once prácticamente idéntico en las tres ocasiones Jan Urban ha sabido plantear el partido y hacérselo llegar a las jóvenes promesas. La principal novedad en estos tres encuentros fue el doble pivote que Mikel Merino y Miguel Olavide formaron. Merino había sido titular en ocasiones anteriores y gracias a ellas ha conseguido ficha profesional en el primer equipo. La titularidad de Olavide llegó con la ausencia de Raoul Loe. A éste la titularidad le ha servido para ser convocado con la selección española sub-19 en su última concentración.

Además de su juventud, llama la atención la calidad que desborda la cosecha del 96 ofreciendo velocidad a la salida del balón e ideas diferentes. El ideal del centrocampista de músculo y pulmón que viene a la mente queda anulado con estos dos chavales. Zurdos que tiran de toque, que todavía pierden muchos balones. Pero su inexperiencia y su juventud no quieren decir que no hagan partidos muy completos con pases y detalles que no dejan de sorprender, y a su vez de preocupar. Y es que equipos con recursos económicos no dudaran en engancharlos a sus filas.

Berenguer, el cambio fijo

Los cambios que efectuó el técnico del conjunto navarro en estos tres partidos también fueron similares. Los elegidos fueron José García, Berenguer y Onwu.

En las tres ocasiones Berenguer ha sido el cambio seguro, ya sea por Olavide como el día que visitaron al Recreativo o por Kodro (Sabadell y Barcelona B). Jan Urban también lo eligió en el encuentro del sábado pasado en el que se enfrentaron al Llagostera, en esta ocasión por Cedrick. Al joven canterano parecen dársele bien las segundas mitades, y es que ha demostrado que rinde y da el aire fresco que otros jugadores no consiguen. Esta jornada, Berenguer fue uno de los pocos que repartió positivismo entre los aficionados rojillos.

José García, otro de los cambios, es uno de los chavales que se gana el puesto partido tras partido. Con detalles de gran calidad y dinamismo ha demostrado saber desenvolverse en posiciones que no son la suya. El joven navarro en su última rueda de prensa recalcó que la derrota frente al Zaragoza, en este caso, no dependió del número de jugadores que había de la casa: “La derrota no tiene que ver con que jueguen los de casa o los de fuera. El grupo entero está en la misma dirección y todos queremos hacerlo bien”.

Sin De las Cuevas

Dos partidos se han disputado desde que De las Cuevas marchó a tierras italianas. El polaco todavía no ha dado con la llave correcta y ha probado diferentes alternativas.

Contra el Zaragoza Urban probó a Merino en el lugar del jugador alicantino, pero no dio resultado. Tras el partido el míster admitió que a la joven promesa no se le vio cómoda de mediapunta. Jugando con los cambios llegó el turno de José García. El pamplonés se sintió a gusto ya que jugó en su posición habitual, pero no sirvió para darle la vuelta al marcador. Por último, frente al Llagostera, Jan Urban decidió apostar por Miguel Olavide. El jugador, todavía sin experiencia, no duró mucho en el terreno de juego y fue sustituido por José García.

Verónica Satrustegi

Navarra y rojilla, ¿qué más se puede pedir?

También te podría gustar...