3 refuerzos defensivos en Osasuna para atacar mejor

Fueron unas últimas horas vibrantes las que llevaron al cierre del periodo de fichajes invernal. Osasuna buscaba reforzar la portería y el medio del campo. Ya que con la llegada de Vujadinovic, unos días antes, la defensa se daba por cerrada. A la espera de Sirigu y sin saber si alguno de los porteros saldría, muchos aficionados temían que sucediera como hace un par de años en el caso de De Gea y Keylor Navas. Esto no sucedió, y el portero italiano firmó con el equipo rojillo lo que resta de temporada.

El caso de Raoul Loé es más complejo. El jugador ya ha sido inscrito en La Liga como jugador de Osasuna, pero están a la espera de que lleguen a lo largo del día de hoy los papeles desde Qatar para cerrar el trámite. Un caso parecido al que ya vivió el equipo pamplonés el año pasado con Urko Vera.

Son tres jugadores defensivos: un portero, un central y un mediocentro defensivo. Fichajes que van destinados a cubrir el principal defecto que este año tiene Osasuna: encajar goles. Vasiljevic confía en ellos para darle más empaque y equilibrio al equipo y así poder conseguir más victorias (por no decir alguna). Y es que el conjunto rojillo se ve obligado este año a marcar 2 o 3 goles para ganar un partido. Incluso marcando más de un gol, los partidos se les escapan culpa de esa debilidad defensiva.

Raoul Loé

El último en llegar, y todavía por cumplimentar la documentación de su llegada a La Liga. Este mediocentro defensivo, canterano rojillo e internacional por Camerún, llega como petición de Vasiljevic. Un jugador de envergadura, duro en el centro de la cancha pero escaso a la hora de tocar el balón y hacer jugar al equipo. A su favor cuenta el pasado rojillo y su alta estatura para solucionar el problema del juego aéreo que tiene Osasuna, siendo el equipo que más goles recibe de cabeza. Viene para llenar el hueco que dejó Merino tras su marcha el año pasado y que este año ninguno de los tres entrenadores han sabido cómo paliar.

Salvatore Sirigu

El guardamenta italiano, cedido durante la primera parte de la temporada en Sevilla, llega a Osasuna para hacerse con la portería, recuperar sensaciones y que los aficionados rojillos no tiemblen de miedo cada vez que el equipo rival merodee el área. Tras un vaivén en las propuestas para la portería rojilla, cambiando de porteros jóvenes a veteranos, de diversos clubes y ligas, al final, el club de El Sadar ya tiene el portero que buscaba. Un portero de Champions para aportar seguridad a la portería y organizar a su defensa. Un refuerzo necesario tras las malas actuaciones que venían realizando los porteros osasunistas. Sirigu, llega a Osasuna, con ganas y con ilusión para volver a disputar unos minutos de los que no ha podido disfrutar en Sevilla.

Nikola Vujadinovic

Fue el primero en llegar en este mercado invernal, y un refuerzo que ha ilusionado a los aficionados. Un central duro, que ya pasó por Osasuna hace dos años cuando se evitó el descenso a Segunda B. Siendo él, además, pieza importante desde el eje de la zaga y con su poderío aéreo, llegando a marcar dos goles. Es un central valiente y expeditivo, que viene a aportar solidez a la endeble línea defensiva rojilla. Un defensa que habituaba a jugar con el pelo recogido y no fue hasta la llegada de Martín, según cuentan, cuando este le dijo: «el pelo suelto, que asustas más». 

El defensa ya se ha ejercitado con los compañeros y está a disposición del míster. Sin embargo, la falta de ritmo y la llegada desde China donde apenas jugaba, corren en contra suya, por lo que tendrá que trabajar contrarreloj para llegar al partido de este fin de semana.

Osasuna buscará con estos refuerzos mejorar defensivamente, y a partir de ahí una mejor organización del equipo y un mejor aprovechamiento de los goles: que con un gol pueda servir para ganar el partido. Ésta parece ser la línea que busca el equipo rojillo para continuar con su escalada a la salvación. Son tres jugadores contrastados, dos de ellos ya conocen el club y el tercero se ha mostrado ilusionado, que aportarán carácter y veteranía para superar esta difícil situación y alcanzar el objetivo del club.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...