No caben todos

Tras la tempestad llega la calma, y tras la épica victoria lograda el pasado sábado frente al Sevilla, se impone una reflexión sobre el estilo de juego del Málaga y sobre las opciones que la plantilla, muy reformada y reforzada en el mercado invernal, ofrece ahora.

Recapitulando movimientos, se registraron las salidas de Chen, que sólo fue utilizado cuando ningún defensa de la primera plantilla estuvo disponible, y que tras la recuperación de Flavio había perdido el poco protagonismo de que dispuso. También se marcharon Fabrice, definitivamente, y Bobley Anderson, cedido, todos ellos al «casi filial» malaguista Zulte Waregem belga.

El primero comenzó con fuerza y siendo titular, pero tras su incidente con el bético Perquis se apagó su estrella, pasando a quedar fuera de las convocatorias y demostrando en los pocos minutos de los que dispuso que estaba muy “verde”. Por su parte Anderson no aprovechó las pocas oportunidades que Schuster le brindó, y fue otra prueba de que las prestaciones de los jugadores que destacan en competiciones menores, no se pueden extrapolar a la Liga española, mucho más exigente.

Y si fueron tres los que salieron, cuatro fueron las altas: el centrocampista ofensivo Pablo Pérez, los extremos Amrabat y Iakovenko y el punta Rescaldani.

De momento parece que las incorporaciones están destinadas a tener más protagonismo que los que dejaron la disciplina albiazul, por lo que parece indiscutible que el plantel ha salido reforzado, aún más si tenemos en cuenta las recuperaciones de hombres como Casado o El Hamdaoui, casi inéditos en la primera vuelta.

El caso es que con la llegada de tantos efectivos para el ataque malaguista se produce un “overbooking” en esta zona del campo. En cuanto a delanteros natos, el míster cuenta con cuatro hombres para cubrir uno o dos puestos, según utilice a un solo ariete o a una pareja atacante: Juanmi, Rescaldani, Santa Cruz y El Hamdaoui. Este número no parece descabellado, más aun teniendo en cuenta las lesiones que esta temporada han sufrido Roque y Mounir.

Donde hay hombres de sobra es en los puestos de banda y media punta. Con la pareja Camacho-Tissone fija en los esquemas del técnico malaguista, son dos o tres los puestos que restan por cubrir, para los que hay hasta diez hombres disponibles: Pablo Pérez, Duda, Eliseu, Morales, Amrabat, Pawlowski, Iakovenko, Samuel, Darder y Portillo.

Contra el Sevilla actuaron como titulares los portugueses Duda y Eliseu, así como el recién llegado Amrabat, entrando en la segunda parte Pablo Pérez y Samuel. Jugando a ser futurólogos, parece que futbolistas como Portillo, Darder o Morales van a perder mucho protagonismo, y Pawlowski lo va a tener “crudo” hasta para entrar en las convocatorias.

Bendito problema el que tendrá Schuster sobre todo si los que salen rinden al nivel que mostraron ante los de Emery, con grandes actuaciones de Duda y Amrabat y buenas aportaciones de Samuel y Pablo Pérez (un gol y una asistencia) saliendo como hombres de refresco. Ojalá que la competencia les lleve a rendir a un gran nivel que ayude al Málaga a cumplir sus objetivos (la permanencia) sin pasar demasiados apuros.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *