RCD Mallorca: Salvar el año del centenario

El Real Club Deportivo Mallorca es 17º con 34 puntos cuando sólo faltan 12 jornadas para acabar la temporada. El año del centenario del conjunto bermellón y el descenso se encuentra sólo a tres puntos. Todo está en juego.

El Mallorca no logra despertarse de la pesadilla. Desde que bajó a Segunda hace tres años, los insulares no han conseguido cuajar una temporada. El club vendió que esta temporada iba a ser diferente. El objetivo de inicio el año del centenario estaba claro, era el ascenso. La campaña de abonados fue “Y tú, ¿subes?”. Nueves meses más tarde, el equipo bermellón está luchando por no descender a 2ºB. La categoría de plata es muy complicada y no basta con ser un “grande”, hay que demostrarlo cada fin de semana. La Segunda División ha puesto al Mallorca en su sitio. Los puntos lo demuestran.

La plantilla que se confeccionó al inicio de la temporada  no daba para más. Los fichajes solventaron uno de los problemas de los insulares las pasadas campañas, cuando la defensa encaja muchos goles.  Las altas mejoraron la zaga bermellona. El problema de esta campaña estaba arriba, donde en la primera vuelta los mallorquinistas anotaron 15 tantos en 21 partidos, una media de 0,7 por partido. Siendo el segundo equipo menos goleador de la categoría.  Se acabó la primera vuelta con 20 puntos. La mala situación provocó la destitución del Chapi Ferrer. Su sustituto fue Pepe Gálvez. El equipo mejoró en juego y agresividad con el técnico mallorquín pero no solucionó sus problemas con el gol.

En invierno la suerte se puso del lado del Mallorca y aparecieron los millones de Sarver y su grupo.  Los norteamericanos compraron el club y realizaron una inyección de capital de 21 millones de €. De la mano del propietario de los Phoenix Suns, llegó Maheta Molango como nuevo Consejero Delegado del Club. Ahora el abogado suizo era quien tomaba las decisiones. Molango trajo jugadores interesantes en el mercado invernal. Ortuño, Óscar Díaz, Lago Junior, Pol Roigé y Adrián Colunga. También llego Fernando Vázquez para sustituir a Gálvez, que también fue destituido por la mala situación del club.  El técnico gallego volvía a Mallorca con el recuerdo de su gran año con Eto’o como jugador bermellón.

Con la compra del club parecía que los problemas se habían acabado, pero no ha sido así. El equipo ha mejorado sus números, aunque no su juego. Con Vázquez, el Mallorca ha sumado más puntos (14 de 27 posibles) pero, aun así, sigue luchando por no bajar. Los insulares siguen siendo muy irregulares. En medio de toda esta situación tan convulsa se está celebrando el centenario del club.

Vázquez parece haber encontrado un sistema que se ajusta a la plantilla. El técnico gallego empezó con un clásico 4-4-2 y ahora ha variado a un 4-1-4-1 con Ortuño arriba que ha demostrado ser el mejor delantero que tiene el equipo. Con el nuevo sistema, entran en el once tres medios y el equipo tiene más equilibrio.

Cada partido es una final para el Mallorca. El equipo insular cuenta con un calendario complicado con los partidos contra los rivales directos lejos de la isla. El próximo fin de semana, los hombres de Vázquez viajan a Almería en un partido que en caso de victoria bermellona daría un poco de tranquilidad al club.

Vázquez tendrá que conseguir que este equipo sea regular, cosa que hasta el día de hoy ningún entrenador ha logrado. El Mallorca no se puede permitir un descenso el año del centenario, sobre todo después de la llegada del capital norteamericano.

También te podría gustar...