R.C. Deportivo 2 – 1 Levante UD: Al decimoquinto…. resucitó

Parece complicado pensar que la suerte pueda ser un factor decisivo en el fútbol. Que después de noventa minutos, varias centenas de pases y miles de pequeñas acciones tan solo un momento sea el decisivo. Sea como fuere el Deportivo de la Coruña parecía peleado con el momento clave de sus choques desde la entrada del año nuevo. Pero hoy por fin su destino cambió. En esta ocasión el cuadro coruñés supo aprovechar los instantes calientes y logró tres puntos que acercan y mucho la salvación, pero que sobretodo deberían servir para recuperar mentalmente a un grupo que parecía abatido e incluso desesperado consigo mismo.

El duelo mostró las dudas habituales de los equipos de zona baja cuando el campeonato encara la recta final. Muchos espacios entre las líneas, dudas a la hora de sacar el balón, exceso de pelotazos y poca claridad en los metros finales. Intensidad y ganas sustituyen a calidad y pausa. Lo que provoca bastante centrocampismo y poco fútbol de ataque, infinidad de centros laterales y poca combinación. Un tablero que iguala a ambos contendientes y del que saca provecho el que consigue generar algo y aprovecharlo. Hoy fue el día de un Dépor que no jugó mejor que otras tardes y que tuvo muchas menos ocasiones que en otras citas, pero que cometió menos errores y supo cerrar el duelo cuando lo necesitó, rompiendo una racha de catorce partidos sin conocer el triunfo.

La primera parte no tuvo historia. Entre centros laterales, pelotazos y pérdidas ambos equipos tuvieron fases de aparente control pero sin generar nada. Hasta que Cani dio muestras de su calidad y en el primer balón raseado en el área rival el esférico llegó a Luis Alberto, que un alarde de sangre fría rompió a su marcador con un recorte de alta escuela y alojó con contundencia el balón en el fondo de las mallas. Gol psicológico cuando se acercaba el descanso y un soplo de aire fresco para una parroquia al borde del colapso.

A pesar de esto la alegría no duró más que un suspiro. No habían pasado ni cinco minutos de la segunda mitad cuando Rossi aprovechó un grave error de los centrales locales para poner las tablas. Era prácticamente el primer acercamiento con cierta intención de su equipo, pero el italiano nos recordó lo gran jugador que es y lo lejos que podría haber llegado de no ser por su infortunio con las lesiones. La tensión volvía a Riazor y ningún equipo parecía dispuesto a perder el escaso botín cosechado, a pesar de que el empate no debería servir a ninguno.

Pero timidamente surgió la reacción blanquiazul, la entrada de Cartabía aportó algo más de profundidad en el juego de ataque y en un centro del argentino llegó la diana definitiva. El remate de Lucas Pérez pegaba en la madera, rebotaba en Diego Mariño y terminaba en las mallas para la euforia de la afición deportivista. El azar que tan esquivo había sido en los últimos tiempos daba una pequeña ayuda para la primera victoria del año al Dépor y un respiro gigante a su afición y a su entrenador. Por su parte el Levante complica todavía más sus opciones de salvación y necesita sumar ya si no quiere verse descolgado de la zona segura demasiado pronto.

Ficha técnica:

Deportivo de la Coruña: Lux; Juanfran, Arribas, F. Navarro, Luisinho; Borges, Mosquera; Cani (Cartabía min.65), Luis Alberto, Fayçal (Oriol Riera, min.82); Lucas Pérez (Bergantiños, min.87).

Levante UD: Mariño; Feddal, Medjani, Juanfran (Cuero, min.86), Lerma; Morales (Rubén, min.80), Verza, Simao, Verdú; Rossi (Casadesús, min.76), Deyverson.

Goles: 1-0: Luis Alberto min.42, 1-1: Rossi min.49; 2-1 Mariño f(p.p) min.84

También te podría gustar...