Levante 0 – 0 Rayo Vallecano: con medio partido no se gana

Levante y Rayo se veían las caras dos semanas después del descafeinado duelo de Copa del Rey, que se saldó con el pase de los de Caparrós. En ese tiempo los valencianos han conseguido auparse en la clasificación, pero el equipo de Paco Jémez sigue penúltimo y, algo también grave, sin pruebas de que aprenda de sus errores. Al menos, en la tarde de sábado que enfrentaba a los dos conjuntos en la decimosegunda jornada de Liga, ninguno perdió.

La de Rochina fue la única cara nueva en el once rayista de ayer, que volvió a sufrir su condena de esta temporada: falta de puntería y endeblez defensiva, un cóctel que lo tiene penúltimo. En realidad, no fue el día de ningún defensor, y por eso se vio una primera parte entretenida. En el Levante, Barral remató dos veces sin apenas oposición dentro del área y poco después estuvo torpón en un mano a mano tras aprovecharse de la bisoñez de Saúl, mucho mejor mediocentro que central, algo que se percibe claramente cada vez que Paco Jémez se ve obligado a retrasar su posición; lo que seguramente tendrá que hacer más veces, puesto que el nuevo central cedido por el Mónaco, Borja López, ha llegado lesionado.

Pero el verdadero protagonista de los locales fue Keylor Navas, en permanente estado de gracia. El costarricense desbarató un disparo de Larrivey (y en el tiro anterior tuvo, además, la suerte de que Baena se topó con el palo), y poco después se estiró como un felino para tocar con la punta de los dedos una falta de Trashorras. Iago Falqué, que por fin fue incisivo como extremo izquierdo, puso un par de buenos centros y llevó la mayor parte del peligro del Rayo en la primera mitad.

En la segunda, Falqué acabó por vaciarse y a Rochina (sin trascendencia alguna como extremo derecho) se le terminó la gasolina, por lo que apenas hubo noticias de los visitantes en el Ciutat de València. Caparrós quiso aprovecharse del penúltimo clasificado y sacó a otro delantero (Babá) para que acompañara a Barral en la punta del ataque, algo común en el técnico utrerano cuando su equipo va perdiendo pero atrevido con un 0-0.

Sin embargo, los que se ganaron el sueldo realmente fueron los Simao, Diop y Baena, es decir, el fútbol de contención. Ni una solo oportunidad clara de gol en 40 minutos, nada que ver con los de la primera mitad, y poco a poco el partido fue pereciendo a pesar de que entraron todos los suplentes atacantes de ambos equipos. Entre ellos, el italiano Longo, último refuerzo rayista, propiedad del Inter de Milán que vive su segunda experiencia en la Liga BBVA tras jugar, también cedido, la temporada pasada en el Espanyol.

El encuentro tuvo un último espasmo de vida a partir del minuto 85, cuando Barral, Bueno y Babá fallaron disparos claros con el beneplácito de las cansadas defensas, pero todo terminó sin goles y con los aficionados echando de menos los primeros cuarenta y cinco minutos, ese medio partido, de sus respectivos equipos.

 

Ficha técnica:

Levante: Keylor Navas; Pedro López, Vyntra, David Navarro, Juanfran; Simao Mate, Pape Diop;  Jordi Xumetra (Rubén, 54’), El Zhar (Pedro Ríos, 80’), Ivanschitz (Babá, 58’); y Barral.

Rayo Vallecano: Rubén; Tito, Zé Castro, Saúl, Arbilla; Baena, Trashorras; Rochina (Bueno, 64’), Jonathan Viera (Longo, 83’), Iago Falqué (Lass, 60’); y Larrivey.

Árbtiro: Iglesias Villanueva (comité gallego). Amarilla para los locales Barral y Simao, y para los visitantes Rochina, Lass y Tito.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 22ª jornada de la Liga BBVA, en el estadio Ciutat de València, con unos 12.300 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Luis Aragonés, exseleccionador español.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *