No todo son malas noticias para el Leganés

Los pepineros ven muy de cerca el abismo de Segunda División y tendrán una nueva final este fin de semana ante un rival directo como es el Deportivo de la Coruña. Llevan sin ganar desde noviembre del año pasado y son el equipo con menos goles a favor. A punto estuvieron de cosechar un valioso empate en el Camp Nou tras realizar el mejor partido del año 2017 y volvieron a anotar un gol, algo que no sucedía desde el año anterior. Pero no todos son malas nuevas, ya que los fichajes empiezan a engrasar un equipo que necesita el respaldo de los resultados para despegar definitivamente.

El domingo pasado, un penalti en el último minuto les privó de un empate ante uno de los innombrables en su primera visita a la Ciudad Condal, pero recuperaron las buenas sensaciones y aumentaron las posibilidades para afrontar lo que resta de temporada.

Los fichajes empiezan a entrar en el equipo con asiduidad e incluso Garitano tiene que dejar fuera de la convocatoria a alguno de los integrantes de la primera plantilla. El central Siovas fue titular, al igual que Erik Morán y El Zhar, por lo que el técnico puede variar el sistema y tiene distintas soluciones a la hora de afrontar o cambiar los partidos. Un ejemplo de esto fue la baja de Rubén Pérez, que no participó por acumulación y no fue tan drástica como pudiese haber sido en la primera vuelta.

Bien es cierto que el Leganés tiene que empezar a sumar de tres en tres desde ya, y este fin de semana tiene una oportunidad única. Podría rebasar en la tabla a los de A Coruña, que sólo tienen un punto más, y así alejar a sus inmediatos perseguidores. Tanto Sporting de Gijón como Granada cuentan con dos puntos menos.

La última victoria se celebró ante Osasuna en noviembre y conllevó la lesión de jugadores clave como el extremo Rober Ibáñez y el defensa Diego Rico. Es la única victoria que ha celebrado Butarque hasta el momento, pero esperamos que no sea la última y que no tarde tanto en llegar como esta primera.

Daniel Garrido

Escribir, escribir y volver a escribir

También te podría gustar...