El Leganés de la temporada 17/18: la defensa

Imagen vía LaLiga

Si por algo se han caracterizado los equipos de Asier Garitano ha sido por su seriedad en la retaguardia. El Lega se ha permitido el lujo de crecer y soñar partiendo de una base innegociable como es la de la seriedad y la meticulosidad en la retaguardia. Esta campaña, en la que la enfermería ha condicionado en numerosas ocasiones la línea defensiva, ha quedado patente que todos y cada uno de los defensores han contado para el técnico en las diferentes circunstancias que se han presentado. Todos los soldados han tenido su sitio en la muralla de Butarque.

Bustinza: reconvertido a incuestionable

Quizás el hombre que mayor progresión ha protagonizado en los últimos meses. Emprendió la temporada como un lateral diestro con rigor suficiente para aportar en el eje de la zaga en caso de necesidad y acabó haciéndose un fijo como central. El vasco ha sabido suplir a la perfección su baja estatura (1’75 cm) con una siempre buena colocación para salir al corte. Puro corazón, le ha quitado el puesto de central a los ‘teóricos’ titulares y se lo ha ganado a pulso.

Diego Rico: un puñal en la zurda

El defensor más utilizado este curso (2.776 minutos). Todo un arma de doble filo en el esquema pepinero. Sus constantes incorporaciones desde el costado izquierdo han resultado vitales en ataque aportando goles, asistencias y, sobre todo, puntos.

Ezequiel Muñoz: frenado por las lesiones

Las molestias diluyeron la participación del argentino en su primer año como jugador pepinero, favoreciendo por otra parte la irrupción del ‘nuevo’ Bustinza. Sin embargo, el central demostró que puede ser una pieza importante si su estado físico le permite tener regularidad.

Mantovani: la despedida del capitán

El ‘5’, jefe del vestuario con el permiso del entrenador, tuvo que aportar desde un papel que no fue el de protagonista. El argentino se despidió del equipo que le vio despuntar tras un lustro en el que se ganó el cariño de compañeros y afición a base de esfuerzo y carisma. Sus ya famosas arengas previas a los partidos quedarán guardadas en la historia de Butarque.

Mauro dos Santos: un suplente muy metido

Con 981 minutos en sus piernas en 14 encuentros, fue el futbolista menos utilizado en la retaguardia, lo que demuestra el espectacular trabajo de Asier Garitano para que todos se sintieran partícipes del grupo sin que ninguno desentonara.

Foto vía LaLiga

Foto vía LaLiga

Raúl García: el parche

El ‘a priori’ competidor de Diego Rico por el puesto de lateral izquierdo, además de ser un suplente de muchas garantías en su posición, también fue parte de los experimentos de Garitano en el eje de la defensa. De hecho, en más de un encuentro pudo verse la insólita pareja de centrales Bustinza-Raúl García. Sin embargo, el nivel del ex del Alavés no fue tan sobresaliente como el de su compañero y terminó relegado a un puesto secundario.

Siovas: el griego y 10 más

No cabe duda de que cuando el heleno está bien físicamente, juega. El heleno disputó 30 choques y, si no fue de la partida en más, fue por cuestiones físicas. En año y medio, se ha convertido en el líder de una defensa que tira continuamente del Lega. Además, sus imponentes 1’91 cm le han convertido en una ficha muy importante en la estrategia a balón parado. De esta forma, pudo incluso despedir la temporada frente al Betis con gol.

Tito: trabajo y constancia

No es el hombre con más oportunidades en la plantilla pepinera, pero cada vez que sale lo deja todo. El lateral palía sus carencias mediante entrega y así se ha ganado la confianza de la afición blanquiazul. Podría adquirir un rol de mayor importancia la próxima campaña tras la casi segura salida de Zaldúa.

Zaldúa: ‘Garitanismo’ en el lateral

Clara muestra del proceso de ‘euskerización’ que ha adoptado el Leganés desde la llegada al banquillo de Asier Garitano. El vasco, que aterrizó en Madrid el pasado verano con el beneplácito del míster bajo el brazo, ha sido una apuesta segura en las alineaciones en los duelos más trascendentales, dando un rendimiento que ha ido de menos a más. El hecho de ser el único defensa en calidad de cedido y de que tendrá que volver a la Real Sociedad en julio, donde nuevamente se encontrará con Garitano, hace que su etapa en tierras madrileñas haya alcanzado su fin casi con total seguridad.

Dani Plaza

Como fui incapaz de dominar la pelota, me puse a escribir sobre ella. Intento de periodista, canterano de la URJC.

También te podría gustar...