SD Huesca: comienzo complicado para acabar líder de Segunda tras el primer tercio de competición

La plantilla celebrano la victoria lograda en el Miniestadi y que son lideres de Segunda por primera vez en la historia del club. foto vía sdhuesca.es

La plantilla celebrando la victoria lograda en el Miniestadi que convertía al Huesca en líder de Segunda por primera vez en la historia del club. Foto vía sdhuesca.es

Tras un verano complicado con la salida de personajes clave durante la temporada 16/17 como Samu Sáiz (Leeds United), Borja Lázaro (Alcorcón), Sergio Herrera (Osasuna) y el propio técnico Anquela (Real Oviedo), tocaba ponerse manos a la obra y levantar un nuevo proyecto, con las mismas aspiraciones. Para ello, el Huesca se hizo con los servicios de un entrenador joven pero experimentado, Joan Francesc Ferrer “Rubi” sería el elegido. También se procedió al fichaje de nuevas caras para intentar amortiguar la salida de los pilares anteriormente mencionados, entre los que podemos destacar; Gallar, Remiro, Ávila y el “Cucho” Hernández

La temporada se anticipaba, como de costumbre, complicada y emocionante. Las ganas de volver a ver a los azulgranas eran inmensas tras saborear el primer ascenso a la categoría de oro del futbol español. Con el aliciente añadido de saber cómo iba a funcionar el equipo tras los numerosos cambios, además del planteamiento que iba a llevar a cabo Rubi para la temporada venidera.

Inicio dubitativo y fiasco copero

El campeonato copero comenzaba en Los Pajaritos ante un Numancia que generalmente no suele aparecer en las quinielas. Derrota (1 – 0) y muy mala imagen de los oscenses en tierras numantinas, el medio del campo apenas funciono y los errores defensivos fueron frecuentes. Demasiadas dudas a la hora de empezar. La segunda jornada se consiguió solventar ante un recién ascendido Lorca por 2 a 0 en casa. La imagen fue muy diferente a la mostrada en la anterior jornada, cierto es que el rival era de menor entidad.

La hora de la verdad llegaría en los siguientes encuentros, delante de grandes rivales (Osasuna y Valladolid). Ante el Osasuna, la ocasión para revertir la situación era inmejorable, El Sadar estaba de cumpleaños, nada menos que su 50 aniversario. Pese a ello, el conjunto aragonés, en un partido muy igualado, rasco un empate en el minuto 87 gracias a un gol de Melero. Partido muy competitivo donde el club navarro llevó la batuta del juego durante la mayoría del encuentro. El esférico no fluía por la línea del mediocampo y la falta de gol empezaba a ser notable. Tras tres jornadas y 4 puntos el sueño de los puestos de promoción se veía bastante lejano y la realidad del descenso era notable. Otro año más de sufrimiento llamaba a la puerta.

El 6 de septiembre, partido copero ante un gigante como es el Pucela. Un golpe sobre la mesa ante un rival de esta entidad sería una gran inyección de moral para las jornadas venideras. Nada más lejos de la realidad, el naufragio fue más que evidente: derrota por 0 goles a 2 en un partido donde el Huesca apenas mostró algo. Rubi no conseguía dar con la tecla y los nervios ya empezaban a ser evidentes tanto en el campo como en la afición. Eliminados de la Copa a las primeras de cambio, el aspecto positivo era que el equipo podía centrarse íntegramente en el torneo liguero, puliendo aquellos aspectos que faltaban por mejorar. La proyección, tras los primeros 4 partidos, no invitaba a soñar gratamente.

Tras el pésimo resultado copero, solo se podía pensar en la Liga. Enfrente un filial sevillista, muy mermado por las bajas y sin ninguna victoria entre manos, día perfecto para revertir la situación. No fue así, empate sin goles y la falta de goles ya se hacía frustrante. Las nuevas incorporaciones como Ávila y el “Cucho” no carburaban, el desorden táctico a nivel ofensivo se evidenciaba partido a partido. El punto fuerte lo encontramos en la línea defensiva, se había conseguido blindar y los errores ya no se producían. Los malos resultados llegaban, en parte, por la falta de ocasiones de gol.

La semana siguiente tendría lugar el punto de inflexión del primer tercio liguero. La derrota ante la Cultural en el Reino de León por 3 goles a 2, en un auténtico partidazo. Cualquiera los dos equipos podía haberse llevado los tres puntos a casa, finalmente fueron los locales. Pero este fue el anticipo de lo que iba a venir las jornadas venideras, con nombres como Melero, “Cucho”, Ferreiro y Aguilera. Desde este momento el planteamiento de Rubi empezaría a coger forma y las rotaciones (que seguirá habiendo) serán menos frecuentes.

Líderes por primera vez en la historia del club

Desde la derrota en León han sido necesarias, nada más y nada menos, que 9 jornadas sin conocer la derrota para ser líderes de la tabla por primera vez en la historia del club. Logrando la victoria en campos muy difíciles y ante rivales históricos. Una de las claves de esta magistral racha es la gran fortaleza del equipo a la hora de jugar en casa, cuatro victorias y un empate. De esas cuatro victorias algunas tan importantes como la conseguida ante el Valladolid (tras el descalabro copero), el Rayo y el derbi aragonés (por primera vez en la historia azulgrana). Rubi ha conseguido formar un bloque a nivel defensivo con Pulido y Jair. El Huesca es uno de los equipos menos goleados de la categoría. Ha logrado, también, dar esa libertad que tanto necesitaba Melero, convirtiéndose en una llave maestra para desatascar partidos (7 tantos lo confirman). Gracias a la labor defensiva de jugadores como Sastre y Aguilera, labor defensiva encomiable.

Rubi durante un partido de esta temporada. Foto vía laliga.es

Rubi durante un partido de esta temporada. Foto vía laliga.es

Ha motivado al “Cucho”, consiguiendo la mejor forma posible del delantero colombiano, que con tan solo 18 años y unos meses en el club ha logrado erigirse como una de las grandes figuras de lo que llevamos de Liga y del campeonato, siendo el pichichi del equipo con 9 dianas. Destacar también las geniales conexiones del colombiano con los extremos, ya sea Vadillo (ahora lesionado), Ferreiro o Ávila. Se están poniendo a tono y eso lo está notando el equipo a nivel ofensivo, como bien se pudo observar ante el filial barcelonista.

Es de suponer que Rubi no varíe en demasía el esquema las siguientes jornadas, por lo menos hasta que siga funcionando. Ha creado un señor equipo que a pesar de no jugar de forma brillante todos los partidos consigue sacarlos a base de garra y esfuerzo físico. Actitud indispensable si se quiere seguir soñando a lo grande. Ser líderes de la clasificación es solo el principio, ahora toca remar.

Álvaro Alesanco Olmedilla

Estudiante de ADE y derecho en CUNEF. Apasionado del fútbol de toda la vida. Con gran predilección por equipos mas modestos con proyectos que invitan a soñar una temporada más.

También te podría gustar...