Real Valladolid 0 – 1 Granada CF: euforia en Granada, lágrimas en Pucela

Lo ha vuelto a lograr. El Granada es más Granada cuando vive al límite, en el momento en que la gloria o el pozo están a solo 90 minutos, el duende rojiblanco aparece. Así fue esta tarde en Pucela, donde los de Alcaraz impusieron un trabajo defensivo impecable y anotaron un tanto con incertidumbre en el 44 para asegurar la cuarta temporada consecutiva en la máxima élite. Todo lo contrario que el descendido Valladolid, dependiente de otros resultados siempre adversos y con el alma en Segunda casi desde el primer instante.

Se notaron los nervios. La final era absoluta y uno de los dos, e incluso ambos, acabaría el partido en Segunda división. El Granada apostó por sus clásicos: Mainz y Nyom, bastiones desde 2ªB, fueron titulares en defensa junto a Roberto, otro de los capitanes, bajo palos en detrimento de Karnezis. El Valladolid encontró peligro en los primeros compases gracias a un balón al espacio que Javi Guerra envió al lateral de la red. Poco después, Nyom estuvo cerca de congelar a la hinchada granadina tras convertir un despeje en un remate hacia su propia portería. Roberto atajó y abrazó al lateral casi con ironía.

Respondió el Granada vía Brahimi. La electricidad argelina acudió en varias ocasiones a rescatar la lenta salida de balón visitante y en uno de los contragolpes por banda derecha sentó a Peña y asistió a El Arabi, que no fue capaz de enganchar la bola cuando se plantaba solo ante Jaime. Tuvo que ser al borde del descanso cuando una falta botada en corto por Fran Rico acabó en un centro de Piti desde la izquierda que tras un alocado barullo finalizó con un gol en propia puerta de Rueda. El suspense no pudo ser mayor, la bola entró lo justo para que Clos Gómez señalase el tanto y estallase la euforia rojiblanca. El Granada, cómo no, en su versión más cardíaca.

El segundo tiempo no se reanudó hasta las 19.30 para enlazar con el detenido Osasuna – Betis. La película giró en torno a un Valladolid entregado arriba, aunque sin la pasión de estar a un tanto de la salvación, y un Granada seguro e inmenso atrás, construido sobre dos férreas líneas juntas y asfixiantes. Aguantó el Granada con todo, igual que en Alcorcón y Elche, asegurándose el éxito de una permanencia que logra con 41 puntos. El Valladolid, con 36, se quema y pierde la categoría tras una temporada cargada de irregularidad y poca contundencia.

Ya en sala de prensa y en plena celebración, Lucas Alcaraz confirmó su marcha del club tras dos temporadas al frente. El granadino da un adiós esperado después de cumplir el objetivo en la última jornada y de festejar junto a los 500 rojiblancos desplazados al José Zorrilla, eufóricos como el resto de la ciudad de la Alhambra. Pucela, mientras tanto, llora y vive la crudeza del fútbol

Ficha Técnica:

Real Valladolid: Jaime, Rukavina, Rueda, Mitrovic, Peña; Álvaro Rubio (Baraja, m. 85), Víctor Pérez, Larsson (Manucho, m. 53), Jeffren (Osorio, m. 53), Óscar y Javi Guerra.

Granada CF: Roberto; Nyom, Ilori, Mainz, Brayan Angulo; Iturra, Fran Rico, Recio; Brahimi (Coeff, m. 86), Piti (Foulquier, m. 67) y El Arabi (Ighalo, m. 80).

Goles: 0-1, m. 43: Rueda en propia puerta.

Árbitro: Clos Gómez. Amarilla al local Óscar y al visitante Piti.

 

 

 

Andrés Porcel

Profesional de la comunicación. Es de los optimistas que piensan que otro periodismo deportivo es posible. Su primera camiseta de fútbol fue la del Bayern. Ha visto ascender al Granada desde Tercera a Primera. La Bundesliga es su modelo.

También te podría gustar...