Granada y el mal de gol

Granada es una ciudad de encanto y misterio. Pasear por los densos bosques que rodean la Alhambra o caminar a través de las angostas calles del Albaicín evoca sensaciones de otro tiempo, acompañadas de leyendas espirituales acerca de extraños caminantes nocturnos, que según cuentan, todavía vagan como almas en pena por las adoquinadas travesías. Pero en la ciudad hay un enigma mucho más profundo y exótico que echó sus raíces hace dos temporadas y media en el Estadio Municipal de Los Cármenes, y que ni el más caro exorcista con un nueve a la espalda ha logrado derribar.

El Granada no marca. Quizá sea culpa de alguna de esas hechiceras que se mueven por los alrededores de la catedral de la ciudad, o de algún otro maleficio desconocido. Todo dio comienzo en la temporada 2011/2012, con Fabri (antes de ser sustituido por Resino), cuando el equipo rojiblanco volvió a saborear la Primera División tras décadas en el más absoluto ostracismo. En aquella campaña Geijo, Ighalo y Uche fueron los referentes en la delantera. Las mayores esperanzas se colocaron en el hispano-suizo, que había guiado el ascenso del Granada con 24 goles en la anterior temporada. Pero no cumplió las expectativas y solo consiguió dos dianas: una ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán (donde el Granada venció 1-2) y otra al contragolpe en Los Cármenes frente al Athletic Club (con empate a dos final). Uche, constantemente cuestionado por la grada, logró tres goles. Terminó el año volviendo al Villarreal, donde ahora triunfa. Al final fue Odion Jude Ighalo quien encabezó la lista de goleadores arriba con siete unidades, los mismos que el defensa Siqueira (habitual lanzador de penaltis). El Granada, eso sí, se salvó, aunque en la última jornada y perdiendo ante el Rayo en un encuentro propio del cine más negro de Coppola.

En la 2012/2013, ya con Anquela al timón hasta su sustitución por Alcaraz,  llegó El Arabi tras un importante desembolso económico cercano a los cinco millones. Un nueve que dos campañas atrás había logrado 17 goles en el Caen francés jugando como mediapunta. Su primer año en Granada se saldó con ocho tantos en Liga y más pitos que aplausos del respetable, algo que todavía hoy arrastra. Floro Flores, que desembarcó con aires de estrella, vio portería una vez ante el Deportivo y se despidió de Granada en el mercado invernal, después de marcharse a esquiar a Sierra Nevada en pleno partido del equipo (en el que lógicamente no estaba convocado). Ighalo complementó a El Arabi con cuatro tantos y Siqueira cerró con seis. En total, 37 goles a favor de los horizontales en toda la temporada – solo el Osasuna hizo menos, con 33 – y una 15ª plaza que sentó bastante mejor al corazón de los granadinos.

Hoy, en plena temporada 2013/2014, el Granada CF sigue embrujado arriba. Ni siquiera Piti, máximo anotador del Rayo en el pasado campeonato, o Riki, que logró 13 goles el curso anterior con el Deportivo; han logrado exorcizar al club. Sus números son paupérrimos – solo 20 dianas en total – tres de ellas de Piti, una de Riki (sin apenas oportunidades), ocho de El Arabi y una de Ighalo. Encima, Siqueira suda ahora la camiseta del Benfica. A la lacerante situación se añade otro problema, no llegan las ocasiones. Si en campañas anteriores el plantel lamentaba su falta de acierto, en la presente añora llegar al área. Talentos como Brahimi lo intentan, aunque con nula pegada. Así las cosas, Alcaraz se juega algo más que salir de la 17ª plaza el próximo domingo en Los Cármenes ante el Betis. Reconquistar Granada nunca fue tan fácil, el equipo rojiblanco ha ganado solo tres partidos en casa (ante Athletic, Málaga y Valladolid), y si no se suman tres puntos se prevé el despido inmediato del técnico granadino, lo que añadiría una víctima más al ya casi secular mal de gol que arrastra el equipo en Primera.

Andrés Porcel

Profesional de la comunicación. Es de los optimistas que piensan que otro periodismo deportivo es posible. Su primera camiseta de fútbol fue la del Bayern. Ha visto ascender al Granada desde Tercera a Primera. La Bundesliga es su modelo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *