Granada CF: La inesperada oportunidad para Riki

La noticia saltaba el 31 de agosto. Cuando faltaban apenas unas horas para el cierre del mercado estival, el Granada confirmaba que Iván Sánchez-Rico, comúnmente conocido como Riki, firmaba un nuevo contrato con el club hasta 2016. El delantero madrileño de 34 años ya estaba ligado hasta esa fecha con el equipo rojiblanco, pero su anterior contrato se rompió para firmar uno nuevo. La clave, el importante recorte en el sueldo del ariete.

Esta nueva relación entre el Granada CF y el ex deportivista terminó con una situación incómoda tanto para el profesional como para la entidad deportiva. Riki llevaba varias semanas apartado de la primera plantilla. El punta estaba descartado y se esperaba a una «novia» que se interesase por su traspaso. Sonó su retorno al Dépor, equipo en el que se ganó a Riazor tras siete temporadas consecutivas como blanquiazul, pero la operación en ningún momento tuvo visos de ser real.

Al final, la disposición de Riki por continuar de rojo y blanco y su trabajo diario convencieron tanto a la directiva del Granada como a Joaquín Caparrós. El técnico utrerano cuenta con el delantero a todos los efectos. Eso sí, atrás queda el sueldo, probablemente superior al millón de euros, con el que contaba Riki. Esta cantidad, quid para lograr ficharle libre la temporada pasada, fue el lastre principal que provocó el ademán inicial de traspaso por parte del club y también la escasez de ofertas, ya que pocos equipos se atreven a sostener semejante caché para fichar a un futbolista con 34 primaveras a cuestas.

Reducidos los emolumentos económicos del madrileño, el Granada da otra oportunidad a Riki cuando todo el mundo esperaba un traspaso. El futbolista será, junto a Roberto, Mainz o Piti, una de las piezas de mayor edad y experiencia en una plantilla cargada de jugadores jóvenes y prometedores. La temporada pasada, el futbolista disputó 27 partidos como horizontal, anotando solo dos goles. Su campaña fue irregular y a menudo funcionó como respuesta de Alcaraz en los segundos tiempos.

Pese a sus 34 años, Riki todavía guarda verticalidad, polivalencia (se desenvuelve bien en punta y en el costado diestro) y remate. Su problema será mantener el ritmo y la forma suficiente para competir en el presente curso con la nutrida delantera rojiblanca, construida por pesos pesados como Jhon Córdoba (21 años), El Arabi (27 años), Darwin Machís (21 años) y el sorprendente Ortuño (23 años); que ha abrumado a Caparrós en pretemporada. Para colmo, la característica confianza del utrerano en los jóvenes le ha llevado a apostar por Isaac Success, un técnico atacante con la mayoría de edad recién cumplida y que ya debutó la semana pasada ante el Elche. Todo un reto para el madrileño, su veteranía es también su gran baza.

Andrés Porcel

Profesional de la comunicación. Es de los optimistas que piensan que otro periodismo deportivo es posible. Su primera camiseta de fútbol fue la del Bayern. Ha visto ascender al Granada desde Tercera a Primera. La Bundesliga es su modelo.

También te podría gustar...