Granada CF 1 – 1 CA Osasuna: Paciencia e impaciencia valen lo mismo

vía: laliga.es

Granada y Osasuna han abierto la jornada del sábado con un encuentro vibrante, del que todavía los aficionados estarán recuperando la respiración. Estos dos equipos han demostrado lo mucho que se jugaban y lo predispuestos que estaban a dejarse hasta el último aliento sobre el césped.

El partido comenzó con un conjunto nazarí dominador, controlando el balón y encerrando atrás a Osasuna, que no dejaba a los locales disponer de ocasiones claras. El club navarro les salía contestón y en salidas rápidas y segundas jugadas conseguían llegar al área de Varas y hacía trabajar a éste. Fue Xisco el que dispuso la ocasión más clara de estos primeros minutos con un gran cabezazo después de un centro de Flaño (en el único balón que tocó con precisión el canterano).

Con el paso de los minutos el partido se igualó, los equipos se repartían el control del esférico aunque sin llegar a intimidar a los porteros. Pero con el cansancio, la presión se disipó, los marcajes dejaron de ser tan férreos y aparecieron los primeros fallos y ocasiones claras. Ahí Kunde se encontraba cómodo, primero enseñó sus cartas con una galopada excepcional que desarmó la defensa rojilla y después, tras una despeje pésimo de Herrera probó suerte desde lejos pero su disparo se estrelló con el larguero. En este tramo, Osasuna encontró su veta para crear peligro en las faltas laterales, en las que Mérida lució su clase para, con un centro cerrado que se fue envenenando, sorprender a Varas y casi hacer un golazo para su equipo.

La vuelta del descanso siempre es un momento crítico, aplicar las correcciones del míster y entrar rápidamente en juego son, en muchas ocasiones, las claves para llevarse los tres puntos. Esta es una tarea pendiente que muchos aficionados rojillos le achacan a su equipo. Hoy no fue así. Osasuna volvió del vestuario intenso, mordiente y con la presión alta. Esto, unido a una mala salida por alto de Varas, propició el gol de Xisco. El delantero, siempre con la caña preparada, se encontró con un balón que el portero del Granada no pudo atrapar para empujarlo al fondo de la red.

Los pamplonicas se adelantaban en Los Cármenes y la impaciencia se empezaba a apoderar de la grada y el banquillo local. Varas se llevó la reprimenda de su afición en forma de pitada, cosa extraña tras la gran temporada que está haciendo y que en medio de un encuentro vital y tras un fallo sólo servía para poner aún más nervioso al portero.

Morilla movió ficha, sacó a Pedro y Joselu buscando un gol rápido para calmar cuanto antes la situación. Así fue. Antes de los cambios el conjunto nazarí ya se había hecho con el control del partido y los cambios le dieron el plus necesario para llevar el balón a la red. Este plus necesario era la calidad técnica de Pedro, que primero avisó en una falta lateral, para después en la continuación de esa jugada poner un centro medido para que Montoro, que llegaba solo, diera dirección al balón y batiera a Sergio Herrera.

Diego Martínez, más pausado, movió ficha tras el gol. Algunos podrán achacarle no haberlo hecho antes, viendo que su equipo se echaba atrás a defender. Aunque seguramente sean los mismo que le hubieran acusado de defensivo por hacer ese cambio. Y es que el entrenador rojillo dio entrada a Aridane por Barja, que hoy no tenía el desborde habitual. Así, los navarros pasaron a jugar con tres centrales y Clerc y Flaño como carrileros.

De nuevo, Osasuna volvió a la carga. Fue Xisco quien dispuso de una gran ocasión para batir a Varas, pero su tiro con la pierna zurda y su colocación, ligeramente escorada, hicieron que el portero tuviera una actuación más sencilla para despejar el balón. Sin embargo, la siguiente ocasión fue para el Granada: Kunde volvía a impresionar a los aficionados con un potentísimo disparo desde lejos que obligó a Herrera a volar para desviar el esférico.

En el intercambio de golpes que se dieron ambos equipos a los puntos ganarían los rojillos, que parecían más enteros físicos. Una gran jugada de Clerc que se plantó sólo ante Varas pero que salvó in extremis un defensa y al final atrapó sin problemas el portero, una volea en el rechace de una falta que conectó David por alto, y un remate en un centro de corner de Unai cuando el partido se disponía a entrar en el descuento fueron las más claras de los pamplonicas. Sin embargo, fue el Granada quien dispuso de la última, tras varios intentos de colgar el área rojilla, uno de ellos se filtró entre la maraña de jugadores, Rey Manaj controló y su tiro lo interceptó Unai García que se tiró con todo para tapar el máximo espacio posible.

El final llegó con éstos jugadores sentados sobre el césped recuperando el aliento y con la cabeza gacha, sabedores de haber dejado pasar una final sin sumar los tres puntos, y dejando a un rival directo vivo.

La paciencia rojilla reiterando al entrenador en el cargo, en un gesto de confianza en su trabajo y en las posibilidades aún vivas del equipo para ascender se vieron neutralizadas por la impaciencia del Granada, que cambió de entrenador aún estando en puestos de «play-off» y que en el tramo con el resultado adverso se hicieron visibles tanto en la grada como en el banquillo.

El empate no contenta a ninguno de los equipos y sólo el resultado de los próximos ocho encuentros lo harán o no bueno. Ambos conjuntos salen de Los Cármenes con la cabeza alta por el trabajo y esfuerzo realizado, pero con la sensación de haber dejado escapar una gran oportunidad de dar un claro paso en sus aspiraciones de Primera.

Ficha técnica:

Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Germán (Pedro, min.60), Alex Martínez; Alberto Martín, Montoro (Baena, min.80); Sergio Peña (Joselu, min.60), Kunde, Antonio Puertas; y Manaj

Osasuna: Sergio Herrera;Javier Flaño, Oier, Unai García, Clerc; Fran Mérida, Arzura, Lasso (Torres, min.87), Kike Barja (Aridane, min.69); Xisco y Quique (David, min.74).

Goles: 0-1: Xisco (min.48). 1-1: Montoro (min.65).

Árbitro: López Toca (Colegiado cántabro). Mostró cartulina amarilla al local Germán y a los visitantes Borja Lasso y Unai García.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 34 de la Liga 1/2/3 disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 11.500 espectadores. Antes del inicio del choque se guardó un minuto de silencio por el  fallecimiento de los exjugadores del Granada José Luis Hernández y Laureano Martín.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...