Montilivi, tierra hostil para el Lugo

Desde hace tres temporadas, Girona y Lugo vienen gestando una particular rivalidad. Esto es fruto de los malos resultados que cosechan los amurallados ante el conjunto catalán, pero sobre todo del último enfrentamiento entre ambos, que motiva que el duelo de este domingo (17:00) en Montilivi esté marcado en rojo en el calendario. El estadio gerundense no es un lugar cómodo para el Lugo.

Tres temporadas, seis partidos y un balance claramente favorable al equipo que dirige desde el banquillo Pablo Machín: cinco victorias y un empate. El Lugo nunca ha ganado al Girona, una piedra en la que siempre acostumbra a tropezar. Los desplazamientos a Montilivi se le dieron especialmente mal a los rojiblancos durante la etapa de Quique Setién. En su primera visita, hace tres cursos, el Girona de Rubi, actual técnico del Levante, goleó por 4 – 0: marcaron Bordas por partida doble, Marcos Tébar y Jofre. Al año siguiente, el marcador final fue aún más abultado. Ya con Pablo Machín como entrenador, los gerundenses metieron media docena de tantos al Lugo: Ortuño, Migue, Iván López, Bordas, Víctor Marco en propia puerta y Timor fueron los autores.

Jugadores del Girona celebran un gol durante el 6 - 0 al Lugo de hace dos temporadas Foto vía laliga.es

Jugadores del Girona celebran un gol durante el 6 – 0 al Lugo de hace dos temporadas
Foto vía laliga.es

Hasta la campaña pasada, el Girona acumulaba un aplastante tanteo global de 10 – 0 en sus partidos como local contra el Lugo. En el Anxo Carro, la situación no mejoraba para los gallegos. En las tres visitas catalanas, idéntico resultado: 1 – 2. Acuña y Luso firmaron la victoria con gol del honor conseguido por Iago Díaz, en la temporada 2012/2013. A la siguiente, Timor y Felipe Sanchón remontaron la diana inicial de Rennella. Y en la última, Sandaza y Granell batieron a José Juan antes de que Lolo Plá redujese distancias.

El rival al que menos le gusta medirse al Lugo es el Girona, y los números están ahí para demostrarlo. Sin embargo, su único resultado positivo ante los de Pablo Machín lo logró en campo ajeno, con los locales necesitando el triunfo para subir de manera directa a la Liga BBVA. Fue en la última jornada del pasado campeonato. Sandaza adelantó a un Girona que dependía de sí mismo y tocaba el ascenso con los dedos frente a un rival que no se jugaba nada y que siempre había salido goleado de Montilivi. En la segunda mitad, el Lugo dominó y encontró el empate en el tiempo de descuento gracias a un cabezazo del argentino Caballero. Este hecho condenó al Girona al play off y llevó a Primera al Sporting, que había ganado por 0 – 3 al Betis en el Benito Villamarín.

El Girona tocó el ascenso a Primera, pero lo perdió en el tiempo de descuento para la desolación de sus jugadores y aficionados Foto vía laliga.es

El Girona rozó el ascenso a Primera, pero lo perdió en el tiempo de descuento para la desolación de sus jugadores y aficionados
Foto vía laliga.es

Tras el tanto de la discordia, se dio una situación rocambolesca. El encuentro tuvo que suspenderse debido a un ‘botellazo’ lanzado por alguien de la grada a uno de los asistentes, que había anulado de manera correcta un gol de Lejeune en los últimos instantes. Fue dantesco ver a Quique Setién sentarse para hablar ante los medios y levantándose casi al momento para disputar los escasos cuarenta segundos que quedaban.

El caso es que el Girona no ascendió aquella tarde ni tampoco en el play off, donde le eliminó el Zaragoza, y comenzó una retahíla de acusaciones dirigidas al Lugo. Extramotivación, primas desde Gijón… Típico de las jornadas decisivas de cada Liga. Un rencor que los amurallados temen volver a vivir este domingo, razón por la cual pernoctarán en Barcelona y no en Girona. Por las abultadas derrotas y por el recuerdo de una tarde dramática, Montilivi seguirá siendo un territorio hostil para el Lugo.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...