Sevilla 3 – 0 Getafe: Los de Emery arrollan al son de Rakitic

Sólo hubo un equipo sobre el césped del Pizjuán. Iba de blanco y una franja roja vertical atravesaba su zamarra. A los de azul se les esperaba, pero casi ni se les vió. Y al igual que en las derrotas decretadas en los despachos por incomparecencia, el marcador acabó 3-0.

Empezó el Sevilla con garra, apretando los dientes y presionando la salida de balón del Getafe. Los de Luis García Plaza fueron incapaces de trenzar una sola jugada en todo el partido. El balón, la fuerza y las ocasiones corrieron totalmente por cuenta de los locales. Lo hicieron las dos primeras, a base de cabezazos que se marcharon por encima de la meta de Moyá.

La ambición del Sevilla fue siempre superior a la parsimonia azulona. Comandados por un sensacional Rakitic, las ocasiones fluían desde el centro y las bandas para Bacca y Gameiro. El francés, fallón durante todo el encuentro, no consiguió sentirse cómodo sobre el césped del Pizjuán. Era el único que fallaba notas en la orquesta hispalense dirigida por ‘Iván el Terrible’.

Cada jugador sevillista hacía su función y el croata comandaba los movimientos apareciendo por todo el campo. Con una superioridad tan evidente, el gol no tardó en llegar. Lo hizo de la mano de Vitolo, que aprovechó un pase de Bacca para batir con un disparo raso a Moyá en el minuto 34.

Misma tónica tras el descanso

Tímida, muy tímida, fue la reacción de los azulones después de volver de vestuarios. Sólo Pedro León asustó un poco a Beto con disparos lejanos. Fue lo más destacado del Getafe en ataque durante todo el partido.

Por su parte, el Sevilla continuó con la misma tensión que durante la primera mitad. El empuje de los Emery se tradujo en el 2-0 gracias a un gol de Bacca en el 55. Una falta botada por Rakitic y cabeceada por Fazio sirvió para que el colombiano aumentara la distancia entre ambos equipos en el marcador. Redondeó la goleada el capitán sevillista. Rakitic completó su gran partido con un tanto en el minuto 77 que dejó ‘tocado y hundido’ a los de Luis García.

Los sevillistas quedan sextos en la tabla con 29 puntos, pensado en acabar la primera vuelta en puestos UEFA. Los azulones continúan con una de sus maldiciones de Año Nuevo: sólo han ganado una vez el primer partido del año desde 2002. Sus 23 puntos le dejan noveno. Peores sensaciones que las que ofrece mirar a la tabla deja la mala imagen mostrada en el Pizjuán.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *