Girona 1 – 1 Getafe: Ciprian acudió al rescate

Las palabras de Luis García en la previa fueron premonitorias. “Ojalá ganemos en Girona, pero si no ocurre eso, lo que quiero es solventar la eliminatoria en casa con nuestra gente”, confesaba el técnico en la rueda de prensa anterior a que el equipo partiera hacia tierras catalanas. El empate a 1 (Timor, 16’; Ciprian, 38’) deja el enfrentamiento en el escenario que había planteado el entrenador azulón: todo abierto para el choque del próximo día 17 en el Coliseum.

Juego sin brillo y dudas atrás

La ida de estos dieciseisavos de Copa no ha sido especialmente brillante para el Getafe. El equipo saltó al césped gerundense con ganas de hacerse con el balón e imponer su superioridad, sin embargo, fueron los locales quienes dominaron la primera media hora de partido.

La primera gran ocasión pondría ya el 1-0 en el marcador. Un mal despeje de Alexis dejó un balón suelto en la frontal. Roberto Lago metió la pierna y provocó una falta al borde del área muy peligrosa. Timor, un especialista a balón parado, puso la pelota en la escuadra de la portería de Codina. Un zurdazo imparable que obligaba al Getafe a remar contra corriente.

Tras el gol, el cuadro azulón intentó estirarse, pero al adelantar el centro del campo dejó más espacios atrás. Un incisivo Ramalho, percutió durante todo el partido por la banda izquierda y creó muchos problemas a Roberto Lago. Por su parte, Timor se había hecho con la manija del partido.

Sin embargo, un centro desde la banda izquierda y un mal despeje del guardameta local propiciaron la genialidad de la jornada copera. Ciprian, de chilena, aprovechó el rechace y ponía la igualada en el marcador. Un gol para enmarcar del delantero rumano, que aspira a convertirse en el 9 de referencia que necesitan los de Luis García.

Segunda mitad con la misma tónica

Con el empate, el Getafe tuvo más el balón, pero sus ataques llevaron poco peligro a la meta defendida por Palatsi. Ya en la segunda mitad, la historia se repitió. Dominio del cuadro azulón pero con escasa presencia arriba. El Girona, por su parte, lo intentó sin éxito a través de la potencia de Ramalho en la banda derecha.

Los azulones ganaron algo de frescura con la entrada de Diego Castro, Colunga y Pedro León, pero el marcador ya no se movió. De nuevo sin un fútbol brillante, el Getafe consiguió un resultado positivo.

El martes 17 de diciembre, en el Coliseum, Luis García verá cumplida su premonición. El Getafe se jugará “ante su gente” el pase a octavos de final. Allí parece que ya espera el Barcelona.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *