Villarreal 3 – 1 Espanyol: Soldado y Bakambu remontan para dejar los tres puntos en El Madrigal

El Villarreal ganó por 3 a 1 al Espanyol en el Madrigal, en un partido que fue perdiendo hasta el minuto 66. Los blanquiazules pagaron el abandono de las líneas ofensivas en los compases finales, lo que permitió al Villarreal salir en tromba a buscar la remontada en la última media hora.

Los visitantes salieron más enchufados que su rival, y aprovecharon su ligero dominio con un gol de  Caicedo en el minuto 5 tras un buen pase del ex del Villarreal Gerard Moreno. El ecuatoriano ganó la espalda a Pina, que ocupaba la posición de Víctor Ruiz mientras era atendido en la banda, para plantarse solo frente al guardameta, al que logró encarar para anotar el primer gol de la tarde.

Pese a encontrarse con ventaja en el marcador desde el inicio, el cuadro blanquiazul mantuvo adelantada su línea defensiva y su presión dificultaba la circulación de balón por parte de los ‘groguets’, que no acertaban en la construcción de las jugadas. De hecho, en los primeros minutos los pericos tenían más presencia en el área que el ‘Submarino Amarillo’.

Durante la mayor parte de los minutos, el balón rodaba por el medio campo sin apenas aproximaciones a las áreas. Hacia el final del primer acto, los locales comenzaron a divisar con más frecuencia el área visitante. Castillejo y Soldado estuvieron especialmente activos antes del descanso y consiguieron inquietar a la zaga rival, si bien Pau se marchó al vestuario sin necesidad de protagonizar intervenciones de mérito.

La segunda mitad comenzó con un gran ritmo. Cuando todavía no se habían cumplido dos minutos tras la reanudación ya se habían acercado al área rival los dos equipos.

El Villarreal tocaba en la medular, pero cada vez que se acercaba a las posiciones de peligro topaba con una zaga espanyolista muy bien posicionada. Viendo la falta de peligro en ataque, Marcelino ordenó desde la grada (debía cumplir sanción tras ser expulsado la pasada jornada) la entrada de Samuel García y Bakambu en sustitución de Samu Castillejo y Baptistao, éste último desaparecido a lo largo del partido.

Justo antes del cambio de fichas en el Villarreal, el Espanyol tuvo la oportunidad de anotar el segundo. Se cumplía justo una hora de juego cuando Gerard Moreno recibía un pase extraordinario de Víctor Álvarez para realizar un buen control y chutar desde el área pequeña, escorado a la derecha, si bien Aréola despejó a córner. Precisamente a la salida del saque de esquina el propio Víctor Álvarez mandaba el balón al larguero en lo que hubiera sido un golazo.

Sin embargo, el golazo llegaría a la portería contraria apenas cinco minutos después. Soldado remató a la media vuelta y de bolea un balón llovido para poner el empate en el marcador. El gol sentó tan bien a los locales como mal a los visitantes, que perdieron su orden defensivo y, pese a encerrarse en su campo, empezaron a conceder espacios.

Cañas entraría en sustitución de Caicedo en el minuto 72, dando así Sergio González por finalizadas las tareas ofensivas de su equipo. El Espanyol no volvería a acercarse al área rival, con Gerard Moreno, ya cansado, abandonado a su suerte en la delantera.

Ya en el minuto 82, Trigueros se encontraba con un rebote en posición inmejorable de disparo para anotar el segundo. Parece que el talaverano no esperaba ese balón, pues se durmió en el cara a cara ante Pau, dando tiempo a Álvaro para evitar el gol con una entrada providencial por detrás sin cometer penalti. No obstante, el rechace cayó a Samuel, que erró una ocasión clarísima de gol.

Pero el premio a la insistencia de los locales, o el castigo a la dejadez ofensiva de los pericos, llegaría a falta de cuatro minutos para el final del tiempo reglamentario. Bakambu aprovechaba un despiste de la defensa visitante para quedarse solo frente al guardameta, que quizá se precipitó demasiado en la salida. El delantero ‘groguet’ superó al portero y anotó el 2-1. Fue un buen gol, pues el galo tenía poco ángulo de disparo y Raíllo había llegado para cubrir el palo.

Al verse por debajo en el marcador, el Espanyol buscó tímidamente la portería de Aréola, pero no logró ni siquiera disparar. Más bien al contrario, Trigueros aprovecharía un fallo en el despeje de Raíllo para poner un pase franco a Bakambu, que sólo tuvo que empujarla para hacer el 3-1 definitivo en el 93.

Así, el Espanyol perdió un partido que tenía controlado hasta la hora de partido. Los pericos acusaron la falta de ambición en ataque en unos compases finales en los que renunciaron a todo lo que no fuera defender. Por su parte, el Villarreal aprovechó la nula presencia ofensiva de su rival para volcarse al ataque. Pese a no estar muy acertados, lograron convertir tres de las múltiples ocasiones de las que disfrutaron para ganar en el estreno liguero en El Madrigal.

Ficha técnica:

Villarreal CF: Aréola; Mario, Eric Bailly, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Pina (Jonathan Dos Santos ’75), Trigueros, Nahuel; Samu Castillejo (Samu García ’63), Soldado, Leo Baptistao (Bakambu ’63).

RCD Espanyol: Pau; Duarte, Raíllo, Álvaro González, Arbilla; Víctor Sánchez, Javi López, Víctor Álvarez (Burgui), Montañés (Hernán Pérez); Gerard Moreno, Caicedo (Cañas ’67).

Árbitro: Velasco Carvallo (Colegio Madrileño), amonestó con tarjeta amarilla a Eric Bailly (’84) por parte del Villarreal, y a Pau (’18), Javi López  (’26), Montañés (’29), Caicedo (’34), Raíllo (’47) y a Arbilla (’54) por parte del Espanyol.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de Liga disputado en El Madrigal (17.650 espectadores)

También te podría gustar...