¿Y si una mala confección de la plantilla lastrase al nuevo Espanyol?

El Espanyol puso punto final a la primera vuelta de la presente temporada en una novena posición que le permite respirar tranquilo. Tras un inicio dubitativo, las llegadas se afianzaron en la institución y el cuadro barcelonés fue recuperando puestos en la tabla. No obstante, para que el objetivo marcado por la directiva de alcanzar la Champios League en un plazo de tres años pueda cumplirse, los pericos deberán buscar un salto de calidad que les ayude a saltar de la zona tranquila a los puestos europeos. Una de las claves para alcanzar esta mejoría puede ser una mejor configuración de la plantilla en pretemporada.

Desde que el magnate chino Chen Yansheng desembarcase en Barcelona cargado de dinero para invertir en el Espanyol, la parroquia blanquiazul volvió a soñar con nuevos tiempos dorados para su club. El nuevo presidente cumplió sus promesas y en apenas un año aportó 150 millones de euros, la mayoría de ellos destinados a reducir la importante deuda que tenía la institución con Hacienda.

Sin embargo, quedó una cantidad nada despreciable para llevar a cabo una remodelación de plantilla que no se veía desde años ha. Así, los blanquiazules invirtieron durante el pasado mercado estival 16 millones de euros con los que llegaron hasta 10 incorporaciones: David López, Álvaro Vázquez, Roberto, Jurado, Javi Fuego, Baptistao, Demichelis y Reyes pasaron a ser propiedad del club; mientras que Diego López, Diego Reyes y Piatti llegaron cedidos, todos excepto el portero gallego con opción de compra.

Analizando con detenimiento el perfil de los fichajes, vemos que han llegado cuatro jugadores ofensivos, dos de los cuales son delanteros naturales. Por otra parte, entre los futbolistas de cariz defensivo se cuentan dos mediocampistas defensivos y dos centrales, uno de los cuales ya ha abandonado Barcelona. Dos porteros completan los refuerzos pericos.

Llama la atención la llegada de tantos jugadores de ataque a un equipo que la temporada pasada no rindió especialmente mal de cara a portería. Sin embargo, la plantilla acusó su falta de efectivos atrás siendo el cuadro más goleado de la competición doméstica. Además, las salidas de Álvaro González y Anaitz Arbilla, titulares en el centro de la zaga y en el lateral derecho respectivamente, obligaban a una importante remodelación de la línea defensiva, pero solo llegaron dos centrales.

De esta manera, la zaga perica encaraba la presente campaña con un solo lateral derecho, tres centrales y dos laterales izquierdos. Además, jugadores como Javi López y Martín Demichelis no han convencido a Quique Sánchez Flores y han sido condenados al ostracismo, obligando al técnico madrileño a reinventar el rol de jugadores como David López o Víctor Sánchez, que pasaron del pivote defensivo al centro de la zaga en el caso del primero y al lateral derecho en el del segundo.

Llamativo es también el hecho de invertir tres ‘kilos’ en un portero que apenas ha disputado dos partidos de Copa y dos de Liga, uno de ellos saliendo desde el banquillo. Roberto fue el primer fichaje de los pericos y apuntaba a titular indiscutible hasta que, en las últimas horas de mercado estival, llegó Diego López a Cornellà. El meta gallego ha sido el meta indiscutible desde su llegada.

En cuanto al período de fichajes invernal, el cuadro blanquiazul no parece dispuesto a moverse. Desde varios estamentos del club se ha lanzado el mensaje de que la llegada de nuevos jugadores dependerá de la salida de algún integrante de la plantilla. El jugador con más números para abandonar el RCDE Stadium es Felipe Caicedo, y desde la directiva ya se ha confesado que de salir el ecuatoriano se baraja la opción de Sergio García, otro delantero.

A principio de temporada la sombra de la frágil defensa de la campaña anterior volvía a sobrevolar Cornellà. En los seis primeros partidos, los blanquiazules habían encajado 14 goles. No obstante, con el paso de las jornadas la defensa fue afianzándose y Diego López llegó a batir un récord de imbatibilidad en el club, con 586 minutos sin recoger el balón de su portería. Pero llegaron las bajas, y los malos resultados no tardaron en llegar. Desde la derrota por 4-1 ante el eterno rival, el Espanyol no ha logrado recuperar su mejor versión hasta el último partido, frente a un Granada que por el momento no ha demostrado tener el nivel necesario para ser competitivo en la primera liga de nuestro país.

Pese a que no se pueda negar la habilidad de Quique Sánchez Flores para mover sus fichas, siempre quedará la duda de qué nivel podría llegar a alcanzar el equipo con una plantilla más compensada en cuanto a efectivos ofensivos y defensivos. Cuando los pericos disponen de todas sus piezas, el cuadro suele funcionar satisfactoriamente, si bien una baja en la zaga puede poner en entredicho todo el entramado defensivo. Así sucedió en el primer partido del año, cuando el Espanyol no fue capaz de pasar del empate en casa frente a un Deportivo que también mostró serias carencias en su juego. Los preocupantes síntomas vistos frente al conjunto gallego se multiplicaron en Mestalla, donde se vio la peor versión de la temporada. El Valencia pasó por encima del cuadro barcelonés, que fue incapaz de proponer absolutamente nada sobre el césped.

Por todos estos motivos, algunos nos preguntamos el sentido de fichajes como Martín Demichelis, defensa que ha salido del club tan solo cinco meses después de llegar, con un bagaje de dos partidos y 98 minutos como perico sobre el césped. Otro caso llamativo es el de Álvaro Vázquez, que volvió a la que fue su casa durante tantos años por 4 millones de euros cuando ya había tres delanteros de garantías en nómina. El punta catalán también ha tenido un papel residual en lo que va de año, con tan solo cuatro partidos jugados en lo que va de temporada. Si a este desembolso le sumamos los tres millones abonados al Olympiacos por Roberto, llegamos a la conclusión de que el Espanyol ha gastado siete millones de euros en jugadores suplentes, una cantidad desmesurada para un equipo con un presupuesto ajustado, más aún teniendo en cuenta la escasez de futbolistas de perfil defensivo. No obstante, también debe tenerse en cuenta el acierto en otros fichajes, como el de David López, que ha rendido a un gran nivel en sus actuaciones con la elástica perica.

También te podría gustar...