Sevilla FC 1 – 1 RCD Espanyol: Espectáculo en la primera parte sin vencedor final

El primer partido de la Liga 17/18 se presentaba con la reedición de la primera jornada de la temporada anterior, que dejó en el recuerdo una noche estival repleta de goles en un partido loco donde se estrenaban dos entrenadores con sus equipos. Este año el Espanyol sigue con Quique, pero los sevillistas inician un nuevo proyecto con Berizzo, que teniendo los duelos de la previa de Champions, realizaba alguna rotación respecto al equipo titular. Partido igualadísimo y precioso ofensivamente en la primera parte, donde llegaron los dos goles, y una segunda mitad con un local superior que no materializaba alguna de las ocasiones y que el Espanyol supo cerrar su portería.

El encuentro empezaba ajetreado. Baptistao recogía un balón en campo local y empezaba una conducción rapidísima entre los defensores sevillistas que le situaba solo ante Soria, que tras realizar dos paradones para evitar el gol, se lesionaba de gravedad en la mano y debía abandonar el terreno de juego en el minuto 3 de encuentro dando entrada a Sergio Rico. El equipo visitante salía más enchufado al inicio y Gerard Moreno disponía de otra ocasión pronto con un pase largo de Piatti, pero que el delantero chutaba desviado con su pierna mala.

El Sevilla debía despertar, y lo hizo con una jugada por banda derecha en el minuto 20, con un centro buenísimo de Navas que remataba Nolito de cabeza, pero Pau López conseguía despejar de forma espectacular. El partido se ponía precioso, con dos equipos que con sus armas trataban de crear peligro de forma constante. El espectáculo seguía con un ritmo altisimo, y Piatti volvía a asistir a Baptistao, que hacía sacar una mano espectacular a Sergio Rico y después Kjaer evitar el primero del brasileño.

A pesar de que las mejores ocasiones eran visitantes los locales lograrían golpear primero en el 26. Tras un córner botado el primer palo, Lenglet lograba rematar a portería para que Pau pareciera que había logrado atajar el balón… pero el juez de línea decidía subir el gol al marcador. Tras varias repeticiones es discutible que pueda haber sido gol, pero lo que es indudable es que es más que necesario empezar a usar algún tipo de tecnología para ayudar a los colegiados porque en este tipo de jugadas deciden por intuición, y eso es sinónimo de poco juicio. Tras el gol llegaba el descanso para el refrigerio.

 

La línea defensiva de Quique quedaba tocado tras el gol y cometía dos errores que Muriel no podría aprovechar. El primero tras el poco entendimiento entre David y Pau, que el delantero no conseguía batir por encima al portero, y dos minutos después Naldo trataba de ceder de cabeza al portero, pero dejaba el balón franco para el colombiano, que no podía superar a un Pau que salía valiente a los pies del delantero.

Envidiosa la defensa sevillista de los regalos pericos, N’Zonzi decidía regalar el balón a Leo tras sacar una falta en medio campo, pero desde ahí el brasileño empezaba una conducción preciosa para llegar al área de Rico y batirlo con un chute por el centro cuando ya caía el portero. Los visitantes lograban empatar el partido con un Baptistao enchufadísimo.

Los dos equipos volvían a la situación inicial, un Sevilla con ganas de tener el balón y un Espanyol bien puesto para esperar y lanzar las contras cuando hubiera ocasión. De esta manera llegaba un chut lejano de Diop sin demasiado peligro y una ocasión para lo de Nervión con un Sarabia muy incisivo por la izquierda, aprovechando que Nolito cae al centro, pero que no lograba conectar con sus compañeros con sus centros.

Finalizaba la primera parte con un bonito espectáculo para el espectador y con los dos entrenadores contentos por el trabajo realizado por sus jugadores.

Los de Quique salían enchufados en la segunda mitad, que en los primeros 5 minutos lograban tener dos ocasiones claras en los pies y cabeza de Gerard Moreno, una tras centro de Baptistao y otra tras el córner. El Sánchez Pizjuán estaba nervioso por ver como los visitantes dominaban, y Berizzo decidía dar entrada a Banega para controlar más el centro del terreno de juego dando salida a Borja Lasso. Viendo que el Sevilla volvía a dominar el medio, Quique decidía modificar el 11 y dar aire fresco en el centro del campo dando entrada a Granero por Piatti, dando más consistencia por dentro y más control de balón.

Banega acababa de dar lo que necesitaba su equipo, control de balón y profundidad, por lo que los de Barcelona empezaban a sufrir. Pero los visitantes en ese momento empezaron a apretar algo más arriba, para intentar que el crack argentino no tocara tanto el balón, y volvían a cometer errores en la salida de balón los locales. Y cuando los pericos parecían tener de nuevo el partido controlado, tras una falta lateral, los de Nervión lograban enlazar una contra preciosa, en la que participaron todos los atacantes, pero que no conseguían rematar a puerta.

Tras un chute flojo lejano de Baptistao, el Sevilla decidía poner una marcha más, y los visitantes se echaban demasiado atrás, dando alas a que Ganso, Navas y Banega tuvieran el dominio del juego, y creando así la ocasión más clara de la segunda parte con un chute de Muriel al palo que el rebote recogía Pau para evitar el peligro. El Sevilla estaba siendo superior durante este tramo, y Quique daba entrada al paraguayo Hernán Pérez en lugar de Jurado para dar velocidad y chispa al ataque perico.

El partido seguía igual, con un Sevilla más metido, que lograba crear ocasiones más o menos claras. La que más venía tras un córner sacado de forma rápida por Nolito, que cedía dentro del área a Sarabia para que hiciera el pase de la muerte que Muriel chutaba a puerta pero Pau López lograba despejar con gran acierto.

Tras una falta en medio campo sin demasiado peligro, Banega decidía protestar más de la cuenta una vez con su correspondiente amarilla, pero volvía a replicar y el colegiado no le permitía eso y le sacaba la roja directa. El que se había erigido como el mejor jugador sevillista se iba del campo demasiado pronto y podía dar alas a los visitantes a ir a por el partido.

Los pericos pasaban a tener la pelota, sin demasiada profundidad, pero lograban un córner en el que parecía que iba a señalar penalti, pero se saldaba con amarilla para Nolito, ya que el colegiado aducía que había sido antes del lanzamiento de esquina. El partido se transformaba en constantes parones, con un Sevilla que veía con buenos ojos el 1-1 tras estar con uno menos y un Espanyol que tras el arreón local de la segunda parte, prefería no arriesgar el empate que tanto había costado lograr.

Preciosa primera parte, con fútbol total por parte de los dos equipos, y una segunda parte con un Sevilla superior tras la entrada de Banega, pero que tras su autoexpulsión hacía que se igualara de nuevo y se acabara el partido.

Ficha técnica:

Sevilla CF: David Soria (Sergio Rico 2′), Corchia, Kjaer, Lenglet, Sarabia, N’Zonzi, Navas, Borja Lasso (Banega 53′), Ganso, Nolito, Muriel.

RCD Espanyol: Pau López, Javi López, Naldo, David López, Aarón Martín, Jurado (Hernán Pérez 75′), Diop, Javi Fuego, Piatti (Granero 56′), Baptistao, Gerard Moreno.

Goles: Lenglet 26′, Baptistao 35′,

Amonestaciones: Diop 15′, Baptistao 54′, Aaron 75′, Banega 83′ y TR 83′, Nolito 89′, David López 89′,

Incidencias: 30487 espectadores. Minuto de silencio para homenajear a las víctimas del atentado en Barcelona del jueves 17.

Santiago Domínguez

Doctorando en Tecnología Educativa en Educación. Graduado en Educación Primaria con alma de periodista deportivo. Apasionado del fútbol y del RCDE a partes iguales.

También te podría gustar...