¡Pericos, hoy es algo más!

Se podría hacer una previa típica de este partido, pero la verdad es que los que la vamos a leer nos importa más bien poco quién juegue, qué jugadores convoca el rival y cómo se presenta el partido. El partido de hoy es algo más, mucho más.

Hoy es la única vez al año que no nos sentimos despreciados ante ellos. Hoy, los rivales de la ciudad son los extraños, son los que son menos, son los que no son bien recibidos. Por una vez al año vienen a nuestro hogar y ellos son la minoría.

Hoy es el día en que todos recordamos esos partidos en que les hemos sacado los colores, esos partidos que guardamos en nuestra retina como oro en paño, para coger fuerzas para imaginar que hoy volverá a ser ese día en el que el poderoso hinca la rodilla ante el débil. Esos días en los que David vence al gigante Goliat.

Hoy es algo más ya que es el único día que quizá los rivales temen ser derrotados. A pesar de que saben que son infinitamente mejores en lo futbolístico, tienen en la cabeza que el campo de ese equipo es difícil, y que si la grada ruge como debe hacerlo se empieza el partido con un handicap.

Los jugadores saben que hoy es algo más. Las redes sociales y los foros pericos se ponen al rojo vivo desde dos semanas antes y siempre en el calendario está marcado en rojo. Los protagonistas del encuentro saben que no se les pide ganar (ojalá en un futuro, con algunos asuntillos de derechos de TV, se pueda intentar), se les pide ORGULLO. Hoy no es un partido más, es el partido, y eso merece que los jugadores estén algo más que al 100%, ya que hay que defender un escudo, hay que defender unos colores, hay que defender a toda una institución que ha tenido que soportar las humillaciones del club al que se enfrenta hoy. Queremos salir del campo con la cabeza alta porque nuestros jugadores se han vaciado y han conseguido hacer sufrir al todopoderoso, como diría Leonidas: «demostrar que hasta un dios puede sangrar». Quizá no se gane, pero demostrar que nosotros, un puñado de locos, podemos hacerles sufrir.

Pericos, déjense sus gargantas y animen hoy desde el templo blanquiazul, porque hoy no es un partido cualquiera, hoy es algo más.

 

Santiago Domínguez

Doctorando en Tecnología Educativa en Educación. Graduado en Educación Primaria con alma de periodista deportivo. Apasionado del fútbol y del RCDE a partes iguales.

También te podría gustar...