La plantilla espanyolista, ¿cerrada?

Tras las recientes  incorporaciones de los exzaragocistas Álvaro y Montañés, el conjunto blanquiazul parece que da por cerradas las altas de la temporada 2014/15. Con estos dos fichajes, queda una plantilla bastante completa, con dos jugadores por posición, y bastante bien reforzada teniendo en cuenta la economía del club. Perarnau domina el mercado de Segunda y de agentes libres con solvencia, y sabe sacar provecho de las «gangas» del mercado.

Pero a pesar de que la plantilla se da por cerrada, la noticia de última hora de la no inscripción a la liga por las deudas con hacienda han saltado las alarmas: Parece necesario vender a alguien para obtener dinero y amortizar algo más de la deuda con el ente público. Pero si sale algún jugador importante, ¿no sería necesario incorporar a alguien más para paliar su baja? Por ejemplo, si la salida es la de Kiko Casilla, ¿ve el cuerpo técnico que la portería estará bien cubierta todo el año sin ningún portero con experiencia? El arma de doble filo de la venta es peligroso, ya que un traspaso apresurado, a parte de generar menos dinero del que realmente vale el jugador, podría dejar coja una plantilla que actualmente está bastante equilibrada.

Según el presidente Collet, no hay ningún tipo de peligro, y lo único que se está haciendo es negociar de nuevo los plazos de pago, pero el perico de a pie, que no conoce los detalles realmente, está asustado esperando que confirmen que el club puede empezar la Liga sin ningún tipo de problema.

Los deberes deportivos parecen que están hechos, pero los económicos hacen peligrar los que realmente importan al aficionado. Cuanto antes se solventen, antes los aficionados disfrutarán no solo del fútbol, sino de la tranquilidad de no tener que sufrir por si se jugará en Primera o no la siguiente temporada.

Santiago Domínguez

Doctorando en Tecnología Educativa en Educación. Graduado en Educación Primaria con alma de periodista deportivo. Apasionado del fútbol y del RCDE a partes iguales.

También te podría gustar...