La montaña rusa perica progresa adecuadamente en 2016

La historia del Real Club Deportivo Espanyol siempre ha estado marcada por los altibajos emocionales. El club está marcado por los continuos vaivenes en todos los ámbitos, algo inherente a la vida perica. Incluso entre los propios aficionados necesitan estar en constante cambio para sentir que su club está vivo.

Este 2016 ha sido un año de transición; con la llegada de Chen Yanseng al club se ha logrado cambiar el rumbo y ahora, tanto deportiva como económicamente, parece que el Espanyol es un club sano y que aspira a cotas muy altas, cosa impensable hace tan solo 12 meses.

Tras el final de la temporada pasada, de claro bajón, se consiguió motivar a la afición con la llegada del entrenador Quique Sánchez Flores y con la renovación de la plantilla. La pretemporada ilusionó muchísimo a los pericos, pero al llegar la competición se tropezó con un inicio bastante flojo, por lo que la emoción anterior pasó a ser de nuevo bajón. Con el paso de las semanas y el buen hacer de jugadores y cuerpo técnico, se revirtió la situación y se vio que el equipo empezaba a carburar.

Sabiendo que la plantilla no es la 100% deseada, ya que hay ciertas carencias en varias posiciones, se ha conseguido armar un equipo sólido atrás, sacrificando a dos hombres del centro del campo para reforzar la zaga, y ser estiletes arriba con la velocidad a la contra de los hombres de ataque. Se termina el año con la confianza de que este equipo es la base del que la temporada que viene puede ser uno mucho mejor, ya que se conseguirá cubrir las posiciones que andan más débiles.

Pero el año, a pesar de que parecía que iba a acabar muy bien, no podía ser así, y con la resaca del derbi, con Quique debiendo pedir perdón por sus declaraciones, y la dura eliminación en Copa por parte del Alcorcón, se ha conseguido el 2016 acabe con un sabor de boca un tanto amargo.

Pero a pesar de estas dos últimas semanas, se ha de ver que el club en todos los ámbitos está yendo a mejor y que si sigue la progresión que lleva hasta ahora, dentro de poco se lograrán grandes hitos.

Por un 2016 que termina con muchos cambios a mejor, esperando que el 2017 que entra siga con la progresión que se espera.

Santiago Domínguez

Doctorando en Tecnología Educativa en Educación. Graduado en Educación Primaria con alma de periodista deportivo. Apasionado del fútbol y del RCDE a partes iguales.

También te podría gustar...