La ambición perica: peras al olmo

Cada uno tendrá sus motivos para ser de un club de fútbol. Cada uno vive como quiere el amor a sus colores, pero creo que los que somos del R.C.D. Espanyol no lo somos por resultados, no lo somos por las victorias, no lo somos por los títulos. Si alguno se ha hecho de este club por ganar grandes trofeos, por golear cada semana, o por hacer grandes y multimillonarios fichajes, sinceramente no sé de dónde ha sacado la idea y debería buscarse otro club, ya que lo único que recibirá aquí es todo lo contrario a lo que está buscando.

En un club acostumbrado a ganar, a tener cada año un título nuevo en sus vitrinas, a golear cada jornada de forma indecente a sus rivales, se puede llegar a entender que sus aficionados tengan unas pretensiones altas, y que si un día su equipo pierde se ofusquen y piensen que es el fin del mundo. Si no ando demasiado errado ese no es nuestro caso. Nuestro club pese a ser grande en muchas cosas nunca se ha caracterizado por tener un museo plagado de copas, ni de ser un equipo que meta infinidad de goles, ni por tener plantillas con grandes estrellas. Habrá temporadas mejores o peores, plantillas mejores o peores, pero nuestra historia está ahí y es la que nos marca el camino, queramos o no.

Todo club quiere crecer, como toda entidad, empresa o persona. Mejorar es inherente al ser humano. Todos pretendemos ir hacia la perfección y alcanzar nuestras metas de la mejor manera posible. Pero para ello lo que hay que hacer es saber cuál es la situación en la que nos encontramos y a partir de allí marcar los pasos a seguir para alcanzar lo máximo. ¿Por qué hay que saber la situación actual? Pues para marcar unos objetivos realistas. ¿Saben la frase hecha de “no pidan peras al olmo”? Pues si somos un olmo jamás podremos dar peras. Si somos un naranjo, busquemos naranjas, no peras, ni manzanas, y mucho menos la macedonia entera. Aspiremos a lo que podemos alcanzar y de esta manera tal vez lo consigamos y tal vez no, pero si pedimos algo imposible seguro que no lo lograremos.

¿Ser ambicioso es pedir ganar la Liga o ganar la Champions? Eso no es ser ambicioso, eso es ser un iluso. Desde mi modesto punto de vista, ahora mismo la máxima ambición a la que este club puede aspirar es a sobrevivir. Para aspirar a clasificarse a una competición europea de una forma obligatoria es necesaria una inversión. ¿Es posible invertir en la plantilla? No. Pues ahí tienen la respuesta a nuestras pretensiones. Deportivamente hablando el único objetivo es no pasar apuros e intentar quedar lo más arriba posible pero sin exigir nada a una plantilla “low cost”, como la propia directiva describió.

Ahora bien, hay otras exigencias en un club de fútbol, no solo las deportivas. Lo que los aficionados debemos exigir es que nuestra directiva sea ejemplar. Que si hay problemas económicos no sea por sus tejemanejes. Tenemos que exigir que hagan un plan económico viable y que permita que poco a poco se pueda invertir más en la plantilla y que en un futuro se pueda cambiar el objetivo, y que la meta pueda ser, más que ganar títulos, poder disputarlos.

Por desgracia ahora el fútbol es un negocio, y si la empresa no va bien, es mucho más difícil que entre la pelota en el campo. Por tanto lo que hay que hacer es exigir en los despachos que se mejoren las cosas porque si ahí mejoran seguro que mejorará la plantilla, y entonces que se podrá exigir a la plantilla cotas más altas que las actuales.

Pericos, unámonos en no exigir a una plantilla limitada por lo económico. Apoyémoslos porque ya hacen suficiente con lo que hay. Unámonos en pedir a la directiva que trabajen bien, que piensen que el club está en sus manos y que si ellos consiguen sus objetivos lo que mejorará después será lo deportivo.

Santiago Domínguez

Doctorando en Tecnología Educativa en Educación. Graduado en Educación Primaria con alma de periodista deportivo. Apasionado del fútbol y del RCDE a partes iguales.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *