FC Barcelona 4 – 1 RCD Espanyol: Messi volvió al rescate en un partido bronco

El Barcelona dejó prácticamente sentenciada la eliminatoria de octavos de final de Copa del Rey al ganar por 4-1 a un Espanyol que empezó adelantándose por medio de Caicedo. Messi dio la vuelta al partido con los dos primeros goles de los locales. Los pericos bajaron ostensiblemente el nivel en una segunda parte en la que fueron expulsados Hernán Pérez y Diop. Luis Suárez provocó un incidente entre futbolistas de ambos equipos en el túnel de vestuarios.

Cambiaron radicalmente los planteamientos de ambos equipos respecto al derbi liguero del pasado fin de semana, y el Barcelona se lanzó a por el partido desde un inicio. Del otro lado, los blanquiazules aguantaban las acometidas con orden evitando llegadas claras de los locales. De hecho, cuando el Espanyol se adelantó todavía no habían recibido ningún tiro a puerta. Corría el minuto nueve cuando Marco Asensio robaba un peligroso balón a Dani Alves para iniciar una galopada en dirección a la meta contraria. Ya en la frontal, el centrocampista cedido por el Real Madrid cedía al balón a Caicedo, que se zafaba de Mascherano con un gran control para quedarse solo frente a Ter Stegen. El ecuatoriano no perdonó y chutó al palo izquierdo de la puerta rival para adelantar al Espanyol.

Como era de esperar, el Barça aumentó el ritmo en busca de un empate que no tardaría en llegar. Messi avisó, pero falló dentro del área una ocasión de las que no suele perdonar. No perdonó en la siguiente jugada, cuando el argentino recibía un buen pase que le dejaba solo ante Pau López para poner el 1-1 en el marcador a los 13 minutos de partido.

El cuadro perico no se desinfló con el gol recibido y mantuvo el orden defensivo, tratando de buscar el área rival en alguna ocasión aislada. Sin embargo, era el Barcelona el que asediaba el área rival, sin llegar a generar excesivo peligro. Martínez Munuera cometió el primer error del partido al no señalar un penalti de Javi López sobre Neymar en el minuto 24 y Pau López tuvo que intervenir en varias ocasiones. El Espanyol había logrado llevar el partido a su terreno y para frenar los envites de los locales ni siquiera precisaba del juego duro, tan criticado por la prensa duopolística estos días. Hasta que volvió a aparecer Messi. El argentino lanzó una falta desde su casa para marcar un golazo de categoría. Probablemente Pau López pudo hacer algo más, si bien es cierto que el balón se coló tras chocar contra el larguero en un gran lanzamiento del ’10’. Luis Suárez, haciendo gala de la deportividad a que nos tiene acostumbrados, fue a celebrar el gol a la cara del guardameta rival, en una provocación que traería cola para el resto del partido. Minutos antes, Joan Jordán entró por Caicedo, que tuvo que abandonar el césped con molestias.

Tras el descanso, Salva Sevilla sustituía a Marco Asensio, que se resintió del tobillo por una torcedura en la jugada del gol. Los locales salieron a ampliar la renta y lo consiguieron a los pocos minutos de la reanudación. Messi ponía un balón al corazón del área pequeña que Pau no acertaba a despejar. El balón quedaría suelto para que Piqué solo tuviera que empujarla para hacer el tercero. Neymar estuvo a punto de anotar el cuarto, pero el guardameta perico logró desviar el balón con una gran parada. Pese a los posibles fallos de Pau López, el catalán salió reforzado tras el encuentro por diversas paradas de auténtico mérito.

A partir del tercer gol local acabó el fútbol y empezó la guerra. El cancerbero visitante, presa de la desesperación, pisó a Messi en el tobillo intencionadamente. Pese a las provocaciones, la actitud de Pau no es excusable y debió ser expulsado. No obstante, el portero no se fue del todo del partido, llegando a evitar varios goles, como una falta botada por Neymar repelida a córner con una parada brillante. En el minuto 72, Hernán Pérez acabaría de finiquitar las esperanzas pericas al cometer una falta sobre Jordi Alba que le costaría la segunda tarjeta amarilla. Cuatro minutos después, Martínez Munuera sucumbió a la presión mediática promovida por algunos periodistas cercanos al expulsar a Diop por insultar a Luis Suárez, que provocó al senegalés previamente. El uruguayo no recibió ni siquiera la tarjeta amarilla. Y no era la primera. Ni la segunda. Entre expulsión y expulsión, Pau volvió a evitar el gol rival y Piqué recibió tarjeta por golpear con el brazo a un defensa mientras protegía el cuero.

En los compases finales del partido, Luis Suárez desperdició tres ocasiones claras. Ya en el minuto 88, Neymar pondría el 4-1 definitivo en el marcador con un golazo de categoría. El brasileño jugó con Messi dentro del área, que le devolvió el balón por encima de un defensa para que el ’11’ anotase el cuarto con una preciosa volea.

Así, el Barcelona dejó encarrilada la eliminatoria tras remontar el tempranero gol de Caicedo. Mención aparte merece un Martínez Munuera que fue incapaz de controlar un partido que se preveía caliente. Si bien González González pudo pecar de permisivo en el derbi liguero, el segundo asalto demostró que sacar tarjetas indiscriminadamente no es solución si no se hace con un mínimo de criterio. Luis Suárez acabó el partido pese a celebrar un gol en la cara de Pau López y recordarle los tres goles que había recibido hasta el momento, además de provocar a Diop en lo que supondría su expulsión. Los blanquiazules vieron ocho tarjetas por tres de los locales.

Sin embargo, los rifirrafes no acabaron aquí. Según refleja el acta del encuentro, Luis Suárez protagonizó un lamentable incidente tras el final del partido. Martínez Munuera denunció en acta que Luis Suárez se dirigió a ellos [jugadores del Espanyol] repitiendo en varias ocasiones lo siguiente: “Aquí os estoy esperando, venid acá; Sos un desecho”. Provocando con esto un enfrentamiento entre jugadores de ambos clubes, debiendo intervenir el personal de seguridad allí presente, así como los cuerpos técnicos de ambos equipos. Fuentes cercanas al Espanyol aseguran que posteriormente entrarían Piqué (que volvió a faltar al respeto a la afición rival frente a los micrófonos) y Mascherano en la disputa.

Ficha técnica:

FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, (Aleix Vidal ’66), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Arda Turan (Rakitic ’66), Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar

RCD Espanyol: Pau López; Javi López, Enzo Rocco, Raíllo, Víctor Álvarez; Abraham (Burgui ’60), Diop, Asensio (Salva Sevilla ’45), Gerard Moreno, Hernán Pérez; Caicedo (Joan Jordán ’41)

Árbitro: Martínez Munuera (Colegio Comunidad Valenciana), amonestó con tarjeta amarilla a Neymar (’34), Suárez (’45) y Messi (’78) por parte del Barcelona; mientras que por parte del Espanyol mostró amarilla a Abraham (’11), Gerard Moreno (’20), Pau López (’45), Pape Diop (’52) y Enzo Rocco; y expulsó por doble amarilla a Hernán Pérez (’59 y ’72) y a Pape Diop con roja directa (’76).

También te podría gustar...