RCD Espanyol 2 – 1 Rayo Vallecano: Tres puntos sufridos que se quedan en Cornellá

Espanyol y Rayo Vallecano regalaron un bonito choque como colofón final de la jornada 28. El primer periodo fue para los locales y la segunda parte deparó un intercambio de golpes que pudo saldarse con cualquier signo. Paradójicamente cuando mejor pintaban las cosas para los locales llegó la igualada con un buen gol de Bebé; y cuando la remontada rayista parecía un posibilidad real, marcó otro gran tanto el paraguayo Hernán Pérez. Los caprichos del balón.

El partido arrancó en Cornellá sin un dominador claro,  con muchas imprecisiones e intensidad en medio. Había más que tres puntos en juego. Pronto se rompió la igualada: en el minuto 12 Abraham se anticipó en el primer poste a un centro raso desde el costado de Asensio y el balón se coló por debajo de Yoel, que pudo hacer más por evitar el tanto.

Con el marcador a favor, el Espanyol acabó de asentar su apuesta. Galca juntó muchos hombres  por dentro para cortar la circulación rayista y la apuesta no pudo salirle mejor: la defensa local secó de manera clara el ataque rival juntando sus líneas y apretando por dentro. Los de Jémez no lograron tirar a puerta hasta el minuto 57.

El Rayo estaba mostrándose impreciso en la circulación, fallón atrás y muy espeso. Manucho no intervenía y Trashorras no podía conectar con ningún futbolista que asentara la posesión cerca del área rival. El partido estaba jugándose en el escenario que interesaba a los pericos.

El guión tras el paso por vestuarios fue el mismo: repliegue local para matar el partido a la contra. El segundo de la noche parecía cerca y Jémez pasó al ataque: saco a Özbiliz –debutante en la Liga– y pasó a defensa de tres; las puertas para correr se abrieron para los pericos y los pases en zona de tres cuartos empezaron a llegar para los visitantes. Se rompía el encuentro y se sucedían las ocasiones claras en ambas porterías. Perdonó Burgui, la sacó Quini en línea de gol tras un buen recurso de Asensio en el área pequeña y falló Gerard un mano a mano; todo en apenas 10 minutos. El acoso del Espanyol era total.

Y tras errar tres ocasiones manifiestas, llegó el gol del empate: obra de Bebé. El portugués culminó con un zapatazo a pierna cambiada una buena combinación con Özbiliz –gran partido del armenio–en la banda izquierda. Cambió el escenario y fue el Rayo quien empujo con más ahínco con el electrónico en tablas. Un voleón de Bebé desde fuera del área pudo poner por delante a los suyos en el 75, pero el desempate fue de Hernán Pérez que cazó un balón suelto dentro del área y de volea potente adelantó al Espanyol. Faltaban 13 minutos para el final. Los vallecanos buscaron el gol del empate, pero no llegó; ni siquiera tras la expulsión en los minutos finales de Víctor Sánchez.

Ficha técnica:

Espanyol: Pau López; Javi López, Álvaro, Óscar Duarte, Rubén Duarte; Diop; Asensio, Abraham (Enzo Roco, 75’), Víctor Sánchez, Burgui (Hernán Pérez, 62’) y Gerard (Caicedo, 69’).

Rayo Vallecano: Yoel; Tito, Crespo (Quine, 53’), Llorente, Nacho (Özbiliz, 55’);  Baena, Trashorras; Bebé, J.Montiel (Javi Guerra, 65’), Embarba y Manucho.

Goles: Abraham (12’), Bebé (67’) y Hernán Pérez (77’).

Árbitro: Fernández Bornalán (Comité de Árbitros de Andalucía). Amonestó a los locales Javi López (81’), Diop (89’) y Álvaro (91’); y a los visitantes Crespo (15’), Embarba (31) y Baena (70’). Expulsó a Víctor Sánchez por doble amarilla (24’ y 89’).

Iker Baños

Estudiante de Periodismo en la UPV y amante del fútbol. Siente devoción por el fútbol con acento argentino.

También te podría gustar...